miércoles, mayo 25, 2022
InicioMujer ActualTips para cuidar la espalda que toda madre debe seguir

Tips para cuidar la espalda que toda madre debe seguir

Si hay algo que han tenido en común mis tres maternidades y la de muchas de mis amigas son los dolores de espalda. El peso de nuestros retoños, las posturas al dar el pecho o al “dormir” con ellos, agacharnos todo el día para recoger juguetes, atar cordones, cambiar pañales… en definitiva, nuestra espalda es una de las grandes damnificadas en esto de la maternidad.

Dolor de espalda

Con todas las novedades que tenemos en ese momento no le prestamos la atención que deberíamos, sin embargo, hay varias cosas que podemos hacer para que nuestra espalda no se resienta tanto. Estos son algunos consejos.

Tips para cuidar la espalda

Cuida tus hábitos

Cuando nos convertimos en madres estamos mas centradas en satisfacer las necesidades de nuestros hijos que en cuidarnos y, cuanto antes le demos lo que necesitan, mejor. Esto hace que muchas veces caigas en la tentación cambiarle el pañal en la cama, por ejemplo, en lugar de hacerlo en el cambiador. Un hecho que parece inofensivo pero que repetido varias veces es muy perjudicial para la espalda, ten en cuenta que la cama no tiene la altura necesaria y esto para que estés más doblada de lo que debes.

Haz ejercicio

Son varios los ejercicios que puedes hacer para fortalecer tu espalda pero lo principal es moverte diariamente y no caer en el sedentarísmo.

Yoga

Sal a caminar un rato todos los días; apúntate a clases de Yoga o Pilates ejercicios donde se presta especial atención a la espalda o, si tienes alguna piscina cerca, vete a nadar. La natación es un deporte perfecto para fortalecer los músculos de esa zona, principalmente si nadas a crol o espalda.

Otra opción si no tienes mucho tiempo, es ir a un profesional para que te prepare algún cuadro de estiramientos para realizar en casa a tu ritmo, o en su defecto, en internet puedes encontrar varias opciones. Busca el momento que mejor te vaya y crea un rutina, ya que la constancia es básica para conseguir fortalecer nuestra espalda y evitar los dolores.

Corrige las malas posturas

Durante los primeros años de la maternidad son muchas las ocasiones a lo largo del día en las que tienes que estar muy pendiente de tu postura y corregirla.

A la hora de agacharte y coger a tu hijo en brazos debes flexionar las rodillas para que te ayuden a levantar el peso y no lo cargues todo con la espalda. Otro momento en el que debes tener especial cuidado es la hora del baño, lo ideal es arrodillarte sobre una almohadilla para que estés más cómoda y te eleve un poco, si te quedas de pie te verás obligada a doblar demasiado el tronco y esto repercutirá directamente en tu espalda.

Control peso

Controla tu peso

Cae de cajón pero el sobrepeso no es el mejor aliado precisamente de nuestra espalda. Los músculos de la espalda sufrirán mayor tensión cuanto más peso tengas y esto afectará sin duda a que tengas más o menos dolor. Seguir una buena alimentación y controlar tu peso te ayudará a cuidar tu espalda.

Cuida tu espalda al dormir

Aunque no lo parezca mientras duermes también puedes mimar a tu espalda. Es importante que tu sueño sea reparador pero también, que la espalda descanse como debe ser. Debes cuidar que el colchón esté en buenas condiciones y tu postura, una buena opción es dormir de lado con un cojín entre las rodillas, de esta manera relajarás la espalda y se colocará la cadera.

Evita el reposo en la cama

Si ya sufres dolor de espalda es importante que trates de hacer vida normal, eso sí, sin coger pesos (lo que incluye en la medida de lo posible a tus pequeños) y sin hacer movimientos bruscos. El reposo simplemente se suele indicar en un primer momento si el dolor es muy intenso, si no es así, lo ideal es moverse y practicar un ejercicio moderado.

Estrés

Di no al estrés

Otro gran enemigo de la espalda es el estrés, principalmente porque hace que se tensen los músculos del cuello que finalmente harán que se cargue toda la espalda. Aprende a relajarte, practica técnicas de relajación o pon en práctica alguno de los consejos que comentamos hace tiempo para evitar el estrés.

El calor una buena opción

La mayoría de los dolores de espalda tienen un componente muscular por lo que aplicar un poco de calor diariamente puede ser una buena opción. Puedes ayudarte de una manta o almohada eléctrica, de una bolsa de agua o incluso, de una ducha relajante poniendo el agua en esa zona a más temperatura. Eso sí, cuidado con abusar del calor y sobre todo, con ponerlo demasiado alto para no quemarte.

Estos son algunos tips para cuidar la espalda que toda madre debe conocer, sin embargo, lo principal es que nos concienciemos de la importancia de cuidarnos a nosotras mismas una vez que nuestros hijos llegan a nuestras vidas. Si nosotros no estamos bien, no podremos cuidarlos como es debido. ¿Te ha dado la lata tu espalda tras la maternidad?

Imágenes: Pixabay

Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo