jueves, mayo 19, 2022
InicioMujer Actual12 Consejos para evitar el estrés

12 Consejos para evitar el estrés

Ya estamos metidas de lleno de nuevo en la rutina y los maratones mañaneros, las gymkhanas para llegar a todas las extraescolares, la complicada conciliación laboral y todas las cosas que tenemos en la cabeza en nuestro día a día, hacen que nuestro nivel de estrés aumente considerablemente afectando a nuestra vida e incluso a nuestra salud. Tomarnos las cosas con más calma es básico y por eso he recogido algunos consejos para evitar el estrés que, al menos a mí, me vienen de lujo.

evitar el estrés
Mujer estresada (shutterstock)

1. Cambia la rutina

La rutina es una de las cosas que más daño nos hace, acaba con parejas y nos saca de nuestras casillas. Ya lo dijo Paulo Coelho “Si usted piensa que la aventura es peligrosa, entonces prueba la rutina. Es letal”. Haz pequeñas cosas que cambien tu día a día, pero no hagas semana tras semana lo mismo, acabará contigo.

2. Organízate

La organización es básica para reducir nuestro nivel de estrés, pero saber organizarse bien no es nada fácil, hay quien sabe gestionar su tiempo perfectamente y los que somos más amigos de los ladrones de tiempo y las horas nos cunden menos. Lo primero que debes hacer es apuntar todo lo que tienes que hacer, si lo sacas de tu cabeza y lo pones por escrito, ya estarás quitándote un importante peso de encima.

Mujer haciendo ejercicio
Mujer haciendo ejercicio (Shutterstock)

3. Haz ejercicio

El ejercicio es uno de los mejores desestresantes que hay, las endorfinas que se liberan al hacer ejercicio mejoran nuestro estado de ánimo. Hay muchas maneras de hacer ejercicio, puedes ir la gimnasio, el running tan de moda hoy en día, la natación, deportes más sociales como el pádel o el tenis…. Intenta ejercitarte al menos 3 días a la semana, le vendrá bien a tu cuerpo y a tu mente.

4. Escucha música

La música es otra cosa que afecta muy positivamente a nuestro estado de ánimo. Puedes escuchar tus canciones favoritas, un estilo de música que te de energía y que te haga sentir bien sólo con oírla. Incluso, puedes escuchar música relajante que ayudará a tu mente a desconectar.

Familia
Familia en la playa (Shutterstock)

5. Disfruta de tiempo en familia o con amigos

Estar con la gente que quieres, que te hace sentir bien y te proporciona felicidad te ayudará a desconectar, además, te hará darte cuenta de las cosas que son realmente importantes lo que hará que te olvides un poco del estrés.

6. Conecta con la naturaleza

Haz actividades al aire libre, ve a dar un paseo por el monte, haz senderismo o simplemente, camina por el parque que hay al lado de tu casa. Observa tu entorno, los árboles, las plantas, los animales que te encuentras por el camino… es algo que te relajará y te mostrará lo bella que es la vida. A veces las prisas del día a día hacen que nos olvidemos de mirar a nuestro alrededor.

7. Recompénsate

Esta es una de las que más me gusta. Cuando tienes un día lleno de tensión, al final del día te mereces algo que te ayude a relajar la mente y desconectar totalmente. Prémiate con algo que te guste y relaje, un baño de burbujas, ir al cine o, simplemente, tumbarte en el sofá a disfrutar de un buen libro.

8. Lee por el placer de hacerlo

Si hay algo que te pueda sacar totalmente de tu vida y transportarte a otros lugares es la lectura. Da igual que sea una novela, un libro de autoayuda o lo que tu quieras. Lee algo que te guste y que te apetezca, simplemente, por el placer de hacerlo. Te ayudará a desconectar y olvidarte de todo.

9. La regla de los 2 minutos

Esta es una regla que se suele proponer a la gente que está buscando como ser más productivo y gestionar mejor su tiempo, sin embargo, yo la traigo aquí porque a mi me ayuda mucho a reducir mi estrés. Consiste en que cuando tengas una tarea que hacer que te lleve menos de dos minutos, hazla, directamente. No la apuntes en ningún sitio ni mires si es urgente o importante, simplemente, hazla, sobre la marcha. Con esto evitas tenerla en tu cabeza generándote preocupaciones y, por lo tanto, estrés.

10. Cuida tu alimentación

La alimentación también puede ser nuestra aliada a la hora de luchar contra el estrés, así como hay alimentos que nos hacen sentir muy pesados y mal por el simple hecho de comerlos, hay otros que son considerados muy beneficiosos para acabar con el estrés. La quinoa, el humo cocido, la manzana o el aguacate son algunos de ellos.

11. Duerme lo necesario

Esta estimado que necesitamos dormir entre seis y ocho horas, hay personas que con seis ya están perfectas y otras que necesitan sus ocho horas pero, lo que está claro, es que una persona que no descansa bien no podrá rendir como es debido al día siguiente y eso es una pescadilla que se muerde la cola. Si no logras conciliar el sueño debido al estrés ten en cuenta que el ejercicio te ayudará a descansar mejor, pero también puedes poner en práctica otras cosas como tomar una infusión relajante antes de acostarte o no ver la tele que estimula el cerebro.

12. Utiliza la risa

Ya lo decía Charles Chaplin “un día sin una sonrisa, es un día perdido”. La risa nos hace sentirnos bien, mejora nuestro estado de ánimo, por eso, debemos permitirnos e intentar reírnos. Ve una comedía, lee un libro que te haga gracia, una serie graciosa o, simplemente, escucha un buen chiste. Pon en práctica lo que quieras pero no dejes pasar un día sin haber reído, tu mente lo agradecerá.

Estos son algunos consejos que vienen muy bien para intentar evitar el estrés o, al menos, reducirlo al mínimo. ¿A ti que es lo que mejor te funciona?

Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

  1. Si no fuera por la risa ¡pediría que me sacrificaran a la de ya! Entre el niño que cada día parece que duerma peor, esa cantidad de mini tareas cumuladas (oye, la regla de los 2 minutos la voy a imprimir, a ver si nos la tatuamos todos en la frente), sin tiempo para hacer deporte y prácticamente para nada que no sea trabajo y tareas del hogar ¡estresada es poco! Hasta creo que se me está cayendo el pelo y respiro peor que antes. ¡Y todo por el estrés!

    • Jajaja madre mía, me da algo solo de leerte! A mi lo de los dos minutos me funciona muy bien, por eso no he podido evitar compartirla. Yo cada día tengo más claro que no me puedo dejar llevar por el estrés porque me afecta mucho a la salud, por eso, estoy siguiendo estos consejos y poco a poco veo resultados 🙂

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión