jueves, junio 30, 2022
InicioMaternidadEl día que me puse el DIU y cerré el chiringuito

El día que me puse el DIU y cerré el chiringuito

El DIU, ese artilugio infernal, que nos colocan a las mujeres en nuestro útero para evitar quedarnos embarazadas es uno de los métodos anticonceptivos más utilizado en las mujeres mayores de 35 años y que normalmente ya son madres. ¿Te lo has planteado alguna vez?

Pero ¿qué es un DIU?

Diu

Los dispositivos intrauterinos (DIU) son altamente eficaces, de larga duración, y además son totalmente reversibles. Generalmente, al no tener un precio muy asequible, las mujeres jóvenes optan por otras alternativas como la píldora; pero por la duración del mismo, al final resultan más baratos.

¿Qué tipos de DIU hay?

Hay dos tipos de DIU: el de cobre, que es el más habitual, y el hormonal, que empieza a ganar terreno en estos últimos años.

¿En qué se diferencian?

diu

Los DIU con hormonas evitan el embarazo al liberar una cantidad pequeña hormonal de progestina llamada levonorgestrel cada día. La progestina actúa localmente en el útero para prevenir el embarazo. El nivel de hormonas en el cuerpo es mucho más bajo que el que utiliza otros tipos de anticonceptivos.

Los DIU de cobre tienen un filamento de cobre enrollado alrededor de la T. No contiene hormonas de ningún tipo, lo que lo convierte en el único método anticonceptivo efectivo sin hormonas del mercado.

Cada uno de los diferentes tipos de DIU pueden tener algún que otro inconveniente, aunque lo mejor siempre es que consultes con tu ginecólogo cuál debe ser el más conveniente para ti.

Además, para la colocación del DIU es imprescindible que acudas a tu médico, por lo que es un buen momento para que decidas qué método anticonceptivo puedes usar y cuál es el mejor para tí.

Incovenientes de cada uno de ellos

DIU

El DIU hormonal, al ir liberando hormonas, puede provocar sangrados durante los seis primeros meses, aunque dicen que a partir del sexto, el sangrado se reduce tanto que hay veces que puede llegar a desaparecer. (Yo aún lo estoy esperando, pero seguiré informando). Además, de lo que conlleva ir liberando hormonas; aunque también es cierto, que de los métodos hormonales, es con el que menos cantidad puedes encontrar.

En cambio, el de cobre, tiene el efecto contrario, y es que hace que el sangrado sea más abundante.

Así que tras decidir que no quería tener más hijos y que mis sangrados menstruales me provocaban una anemia que llegó a tener la consideración de muy seria, llegó el momento de sentarme con mi ginecóloga y plantearle que sí, que ya había llegado el momento: “no podía tener más hijos” y no quería tenerlos.

No os voy a engañar, si me había resistido tanto tiempo, pese a que por prescripción médica me lo recomendaban, era por la “esperanza” de poder traer otro niño al mundo. Pero bueno, ya decidido y asumido, había llegado el momento de ir a ponerme el DIU.

No os voy a contar el susto que me llevé cuando vi el tamaño de la caja -solo hacia que colocármela en el abdomen e iba desde el pubis hasta la garganta (imaginaos las risas que nos echamos)-. Porque, además, en la propia caja se indicaba el tamaño real del mismo.

Y es en ese momento cuando te preguntas si era necesaria una caja tan, tan grande, para albergar un cacharrito tan pequeño.

Y nada, dicho y hecho, el día que me indicaron fui a que me lo colocaran. Os ahorraré la propia inserción (para no entrar en detalles carniceros), pero no fue muy agradable.

Eso si, después de unos meses ajustando los abundantes sangrados (de noviembre a abril), parece que estos empiezan a remitir, y ya son casi cosa del pasado.

Imágenes: Pixabay, Bedsider>

Mª José Sarrión
Mª José Sarriónhttp://www.alcobadeblanca.com
María José Sarrion, profesional de los RRHH y blogger de La Alcoba de Blanca desde hace más de 4 años. Necesito como respirar contar lo que me pasa por la cabeza. Soy mujer y madre de 2 niñas, que han sacado facetas nuevas en mí. Multiapasionada, creativa e inquieta. Y con ganas de hablar de otros temas distintos a la maternidad. Porque como decía una buena amiga “hay vida más allá de la maternidad”.
RELATED ARTICLES

10 COMENTARIOS

  1. Yo te puedo decir me experiencia.
    Me puse el diu hace tantos años que ni lo recuerdo, pero más de 20 seguro. (supongo que los de ahora no serán iguales).
    Lo llevé un año sin problemas y encantada. Pero al año me empecé a encontrar muy mal y me lo quitaron. Lo que no se dió cuenta el ginecólogo es de que estaba embarazada de un extrauterino, lo cual me llevó al hospital varias veces, hasta que en el quirófano se dieron cuenta. Resultado: que casi me voy al otro barrio. Menos mal que solo fue un susto y lo puedo contar.

  2. Parece que lo he escrito yo, tal cual. Y si, ahora ya pasados unos cuantos meses parece que las “hemorragias” son cosa del pasado. Que risas también al ver la caja, yo flipaba en la farmacia.

  3. Yo llevo puesto un DIU de cobre, sin hormonas, porque llevaba muchos años con anticonceptivas y ya estaba harta de hormonas. En mi caso, como mis reglas no eran muy abundantes, el ginecólogo no me lo desaconsejó. Y he de decir que las reglas no se han vuelto más abundantes con el DIU, lo que me pasa es que mancho más días antes de empezar con el sangrado pero las reglas siguen siendo muy lights.

  4. Personalmente elegí el DIU de cobre ya que mi experiencia con los métodos anticonceptivos hormonales no ha sido buena. Por el momento no he tenido ningún problema, más allá de que el período dura más días y los primeros el sangrado es algo más abundante.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión