Ese chocolate que nos vuelve locas

0

Quizás vosotras seáis más de salado que de dulce a la hora de daros un capricho pero seguro que, como nos pasa a nosotras, tenéis algún bocado dulce que os resulta irresistible. Aunque probablemente lo que os sobran son tentaciones, hoy os vamos a contar cuáles son nuestros chocolates preferidos, a esos a los que no nos podemos resistir

Negro con pistachos (María L. Fernández)

Estábamos mi marido y yo bastante enganchados al chocolate Suchard Roc de almendras y avellanas cuando entró en nuestras vidas un manjar absolutamente irresistible: el chocolate negro con pistachos J.D. Gross, del Lidl. Seguro que no os descubro nada si os digo que, por lo general, todos los chocolates de esta marca son tan exquisitos como asequibles, pero es que la combinación de chocolate negro y pequeñas pepitas de pistacho es para morirse. Si ya queréis daros un capricho más sibarita, no dejéis de probar los chocolates Godiva. Oh my god!

TODOS (así en mayúsculas) (Sara)

¿Elegir? ¿Para qué? Podría buscar en mi memoria alguno en particular pero la verdad es que soy una mercenaria del chocolate. Para mí un postre no es postre si no tiene chocolate y me chifla en cualquiera de sus formas. Así que me niego a elegir. El que no queráis ¡para mí! 

80% de cacao con lascas de sal (Pilar)

chocolate

A ver, que como dice Sara, a mí dame chocolate así sin apellidos y es más que probable que me hagas feliz, pero que no sea chocolate blanco de ninguna de las maneras y si tiene leche, pues que sea bueno, que hay cada cosa que es insultante.

Pero ya para hacerme feliz de verdad de la buena, el chocolate negro, con un 80% de cacao (más o menos si es un 70% no me enfado) y con lascas de sal puede ser uno de los mayores placeres gastronómicos que se han inventado.

Si a eso le añades una copa de un buen reserva seguro que la noche promete.

En repostería (Sonia)

chocolate repostería

No soy de tableta de chocolate. No me gusta el chocolate con demasiada pureza. Estoy marcada por las onzas de chocolate con leche que me ponía mi madre de merienda en el bocata del cole. Por eso, si hablamos de chocolate, lo que más me gusta es en repostería: un buen pastel de chocolate, una deliciosa trufa o, lo más de lo más, un coulant de chocolate con corazón cremoso. Ñam.

El chocolate con leche (María Jardón)

Para esto soy muy tradicional, para mi el mejor es el chocolate con leche de toda la vida. Nada de almendras, ni con naranja, ni con menta… sencillamente con leche. Es una adicción, tengo que tomarme una onza diaria después de comer, si no es como si me faltara algo.