jueves, mayo 19, 2022
InicioMujer Actual5 trucos para no volverte loca cuando vas a esquiar con niños

5 trucos para no volverte loca cuando vas a esquiar con niños

Déjame decirte que eres una valiente. Tú esquías desde hace años, unos 30 más o menos. Enseñaste a tu chico a esquiar cuando erais jóvenes. Pareja sin hijos, tiempo libre, excusa perfecta para hacer deporte juntos, besos en el telesilla… Lo de ahora, querida valiente de las cumbres nevadas, es otra historia. Lo de ahora, llevar a tus retoños a las pistas de esquí y no volverte loca requiere de una planificación tal que ya la quisiera el ejército.

esqui ninos

Truco 1. Prepara las maletas

¿Has dicho que vais a esquiar, verdad? Pues eso, centrémonos en el objetivo. No hace falta meter otros tres pantalones y camisas, vestido cuqui, lazos, zapatos, un abrigo de paño y otros diez porsiaca (por si acaso esto, por si acaso lo otro). Vas a un sitio en el que hace frío, pasarás la mayor parte del día al aire libre y con la ropa de esquiar, que es reutilizable en su mayoría, será suficiente. Un pantalón más, camiseta y sudadera, la maleta perfecta. Las botas de montaña pueden servir para subir a la estación y para caminar por el pueblito nevado. Eso si, echa guantes, gorro y bufanda de lana, que con los de esquiar los niños parecen espantapajaros. Lo normal es que cuando bajéis de la estación, estéis todos tan cansados que pululeis por el apartamento o la habitación del hotel con la ropa térmica, los calcetines calentitos y de ahí, al pijama y poco más. Hazme caso, lo justo y necesario.

Truco 2. Instalando a la familia

Vamos a reflexionar antes de meternos en cualquier sitio. Ya no sois dos tortolitos que se conformaban con una habitación de un hostal con tal de irse de casa el fin de semana. Sois cuatro (o tres, o cinco…) y hay que cumplir unos mínimos. Veamos:

  • Un hotel cercano a la estación, aunque en un pueblo con vida para la tarde. Y me refiero a un parque de juegos, algún café o restaurante donde estén cómodos, una churrería…
  • Un transfer a las pistas: es lo más cómodo. Que te lleven hasta el mismo telecabina. Furgoneta o autobús. Y no tengas que preocuparte de aparcar a 300 metros y cruzar un helado aparcamiento con tres churumbeles y 8 tablas de esquí al hombro
  • Una habitación amplia. Y quiero decir familiar, no una habitación para 2 en la que meten otras 2 camas. Sí, cuesta más pasta, pero lo agradecerás. No es posible tener unas vacaciones medio dignas si cada vez que te mueves por la habitación tienes que sortear botas, cascos, abrigos, zapatillas, pantalones…
  • Radiadores. Porque la ropa está mojada y hay que secarla. Y el secador del baño se recalienta frecuentemente. Hazme caso, pregunta en el hotel si la habitación tiene radiador o calefacción por aire y tenlo previsto
  • Un calentador de agua/leche. Parecerá una tontería, pero te servirá para: preparar leche caliente para ellos, infusión para tí, calentar un caldito reconstituyente… Pon uno en tu maleta si es necesario

Truco 3. Subimos a esquiar

Alejandra Prat acarrea esquís
Alejandra Prat acarrea esquís, cazadoras, cascos y al niño. Así somos. Foto de Hola

Es el momentazo madre esquidora. Aquí es donde hay que demostrar que somos las reinas de la logística, que lo tenemos todo controlado. Así que haz recuento mental antes de salir de casa: guantes, cascos, bluffs, los niños han meado, lleváis los forfaits, agua, chocolatinas. ¡Vamos allá! Brmmmm, brmmmm… (esto es el coche/bus o lo que sea). Una vez en la estación, demuestra lo que vales, my darling. Tú puedes con la mochila, con las tablas del pequeño, con tus tablas, puedes ajustar botas, cerrar cascos, echarte los bastones al hombro y hasta parecer digna con esas torturas en tus pies. No es momento de maldecir a la camiseta térmica, la sudadera térmica y la cazadora que transpira. Sí, son las 9:15 de la mañana y está agotada. La niña no quiere ponerse los esquíes, tiene frío en las manos y se queja porque le aprieta el casco. El niño se ha puesto una tabla y se ha caído, mientras la otra baja resbalando por la cuesta directa al restaurante. Pero tu puedes, has desayunado paciencia y puedes con esto. Y en un rato, estarán con el monitor. Vale, estamos preparados. Decidís hacer una bajada todos juntos y…

Truco 4. Mamá, me hago pis

¿En serio? ¿Ahora? Eso supone deshacerlo todo… Te quitas tus tablas, aflojas tus botas (¿las hacen para acabar con los pies como una gheisa?). Le quitas las tablas, el casco, las gafas de ventisca, aflojas la bufanda, sueltas botones y rezas para llegar a tiempo bajando pantalones, mallas térmicas y bragas. ¡Vamos, vamos, vamos! Enséñales a andar con seguridad sobre el hielo, la nieve y los suelos mojados de los baños de las estaciones de esquí. En momentos de apuro (y este lo es) necesitarás correr sobre superficies inestables.

No vais a estar tan divino en pleno zafarrancho ni de coña... Foto de Hola
No vais a estar tan divino en pleno zafarrancho ni de coña… Foto de Hola

Truco 5. Las fotos y los vídeos

Esto va en serio. Da ejemplo a tus pequeños y no vayas esquiando hacia atrás solamente para poder grabar un vídeo de sus primeras bajadas. Ten cuidado con parar en medio de una pista para hacer fotos, no dejáis de ser un obstáculo y es peligroso. Pueden chocar contra los pequeños, llevárselos por delante… Mejor en lugares seguros, apartados del tráfico de la pista y en zonas donde la velocidad no puede ser elevada. Esquiar es divertido si se hace con seguridad y prudencia, no arriesgues por sacar buenas fotos.

Y tras el día de esquí, el karma te compensará con unos niños agotados… ¡Felices descensos!

Fotos de la revista Hola y de Pixabay

Ruth de R.
Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. Me ha encantado! muy buenos consejos!
    Mi hija mayor adora esquiar pero a la peque no la hemos convencido todavíapara ponerse los esquís…a ver si este invierno lo logramos jeje

  2. Yo es que me estreso sólo de leerte. Mi marido es un loco del esquí, y con las pistas tan geniales que hay aquí en cuanto puede sale corriendo a la nieve. Pero con los niños pufffff! La mayor no tanto, ya esquía quiticagas de bien y se va con su padre a las pistas de adultos pero el enano… Madre mía las paso canutas. Espero que cuando crezca mejore la cosa porque yo ahora no quiero ni ver la nieve! XD

  3. Ayyysssss si ya lo dice tu paco…”si fuera obligatorio haríamos manifestaciones en contra”…
    Se te ha olvidado un punto…”Siempre que puedas llévate a la tía molona para compartir los trámites “?
    Seguro que en unos años le hemos cogido tanto gusto a la logística del ski que la foto de Máxima&co a nuestro lado se queda pequeña…?

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no