miércoles, mayo 18, 2022
InicioFrikismoExtensiones de pelo en la nariz ¿Estamos tontas o qué?

Extensiones de pelo en la nariz ¿Estamos tontas o qué?

El pelo está de moda. Eso sí, en los sitios más insospechados y ridículos. No vaya a ser que se ponga de moda en las piernas, el bigote o en los sobacos y nos faciliten la vida a las mujeres. No, no, no… de lo que se trata es de rizar el rizo -nunca mejor dicho- y que la pelambrera se instale en los lugares más inusitados. Creímos que lo habíamos visto todo con las zapatillas peludas de Zara, ¡pero no! La raza humana no deja de sorprendernos. Ahora, lo que está de moda son las extensiones de pelo en la nariz.

Y vosotras, con razón, diréis ¡¡¡¡¡¡¿cómo?!!!!!! -no llegarían todos los signos de admiración del mundo para representar nuestro estupor-. Sí, sí, lo que está de moda es lucir pelos saliendo de la nariz. Y yo supongo que a vosotras, como a mí, que cuando me sale un pelo cabroncete en la barbilla o asoma de más un filamento por mi nariz nos aplicamos con fruición en su aniquilación, os habrá dado vueltas la cabeza al leerlo y ver cómo lucen “orgullosas” muchas influencers con su nuevo look.

Pero ¡oye! que no se trata de unos pelitos, no. Se trata de una cabellera en toda regla. Juzgad por vosotras mismas.

Y os preguntaréis ¿y de quién habrá sido la gloriosa idea esta vez? La verdad es que, a diferencia de otras cuestionables modas, de las que nadie se atribuye su paternidad, en este caso podemos señalar con el dedo acusador a la responsable: la bloguera británica Sophie Hannah Richardson, que es la chica que habéis visto en el vídeo.

En honor a la verdad hay que advertir que todo obedece a una broma de la criatura que, eso sí, advierte que había oído hablar con anterioridad de esta moda -que reconoce ridícula-, pero que no encontró ningún tutorial de cómo ponerla en práctica. Así que decidió hacer de ello su siguiente reto. Cogió unas pestañas postizas y ¡tachán-tachán! Ya habéis visto su obra maestra.

El problema es que cuando una tiene más de 90.000 seguidores solo en Facebook -esperad a que los alcancemos en Mujeres y Madres Magazine, que vais a flipar con la de modas que vamos a instaurar- y algunos de ellos con la capacidad crítica y de análisis de un mosquito, es fácil que lo de la ironía se te vaya de las manos.

extensiones de pelo en la nariz
Ya veis que es una moda que no entiende de edad, raza ni sexo

La broma ha crecido tan rápido en instagram como a mí los pelos del bigote y cientos de fotos circulan ya por la red con los hashtags #nosehair y #nosehairextension. Ninguna tiene desperdicio. Ni las blogueras e influencers que posan todas divas con los mostachos en la napia, ni los y las anónimas que ha parodiado la nueva tendencia. Yo, sin duda, me quedo con todas aquellas que no han sabido captar la ironía y, o bien se han lanzado a imitarla con dudoso éxito, o bien han puesto el grito en el cielo porque “¿dónde vamos a ir a parar?”

extensiones de pelo en la nariz
Menos mal que la gente se lo toma con humor…

A mí, de buenas a primeras, me da una grimilla que ni os lo imagináis ver esos pelillos asomando por los orificios nasales. Son como de película de terror, como si el humo negro de Lost las poseyera y rezumase por su nariz. Están “It”, “La cosa”, “The eye” y… “The nose hair”, que me imagino como una versión postmoderna y cool de “Alien”, con el bichejo enraizado en el cerebro -ya sabéis lo malísismos que son los pelos cuando se encarnan- y tu dándote por bien jodida fastidiada.

La segunda vez que miras, con un poco más de detalle, casi hasta le ves su punto de glamour. Una revisión del mito de la mujer barbuda pero con un punto snob y sofisticado. Hay que ser la puñetera ama del universo para lucir top con el colgajo ese ¡y sin estornudar en el intento!

extensiones de pelo en la nariz
No me digáis que no es sofisticada la cosa

Polvo en la nariz está claro que no les va a entrar. Ni polvo ni creo yo que incluso oxigeno. De hecho, se me ocurren mil situaciones bochornosas que todas padeceríamos si esta moda llega a arraigar. ¿Cómo sonarse? ¿Qué hacer cuando te cae la pinganilla? ¿Podremos oler la comida sin que el apósito se desprenda con el calor? Del sexo oral ya ni hablamos…

Yo ya sabéis que soy mucho de testar productos, así que si alguna firma de productos estéticos me lee, me ofrezco voluntaria para buscarle nuevos usos a las pestañas postizas y dar un auténtico pelotazo. Porque, ¿no sería un auténtico must lucirlas alrededor de los pezones? A ¡no! ¡mierda! ¡Que eso ya nos pasa a más de una!

PD: Era broma, no tengo ni un solo pelo en el pezón. ¿Verdad, cariño?

Fotos: instagram

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo