viernes, enero 28, 2022
InicioFrikismoEl rito de las despedidas de soltero. Un acercamiento cariñoso y sincero

El rito de las despedidas de soltero. Un acercamiento cariñoso y sincero

Por Ata Arróspide

Una ciudad española cualquiera, media tarde, en horario comercial. Un hombre adulto entra en un céntrico comercio. La dependienta le da los buenos días, el cliente responde:

– Buenos días, ¿tienen el disfraz de polla?

La historia empieza así y una historia que empieza sólo puede acabar en boda.

disfraz-de-pollo-despedidas-de-soltero
Quien dice polla dice pollo… ¡Ah, que no era de éstas…!

Voy a hablar, sí amigas, de las resurgidas despedidas de soltero. Y aún a riesgo de que me acuséis de heteromachistapatriarcal, voy a hacer como la prensa deportiva en las pasadas Olimpiadas, hablando únicamente de las despedidas de hombres, porque solo las gestas masculinas representan la cima de los valores de las despedidas de soltero: ridiculus, molestus, idiotus.

Retomemos la historia del principio: nuestro protagonista ya tiene su traje de polla. Y junto con un grupo de intelectuales amigos suyos, harán la maleta dejando fuera la vergüenza y viajarán a mi ciudad por cuatro duros, con todos los mocos pagados.

La ventaja de venir a mi ciudad en vez de quedarse en la suya, es que podrán pasearse borrachos perdidos a las 5 de la tarde por una calle comercial y hacer el ridículo delante de mis niños. Por fin podrán ser los imbéciles que siempre quisieron ser sin sentir la presión social del qué dirán; liberados del corsé opresor de las apariencias y la doble moral, podrán sacar al tontolculo que llevan dentro sin ser juzgados.

Será un fin de semana de autoafirmación y plenitud borrega.

disfraces
¿Por qué llevar un disfraz normal pudiendo hacer el ridículo?

Supongo que más tarde, por la noche, cuando se hayan bebido hasta el agua de los garrafones, este grupo de librepensadores se irá de putas  señoritas que fuman. ¿A qué más pueden aspirar espíritus libres y soñadores como ellos?

Entre medias, y pese a ser todos personas educadas y de sólidos valores cívicos, es probable se les escape algún grito de más, hagan algún chiste con gracia de menos, y dejen un rastro de mierda y vómito a su paso, como lírico testigo de su ilustre visita.

Las horas pasarán y finalmente la borrachera dará paso a la resaca, igual que el día da paso a la noche y el verano da paso al otoño. Ya sólo falta ponerle el romántico punto final a este relato.

Y es precisamente el amoroso colofón lo que no logro encajar en esta bonita historia que empezó un día cualquiera en una tienda de disfraces de pollas de una ciudad española cualquiera:

“¡¡¿Realmente hay una mujer que quiere casarse con este imbécil?!!”

FIN

Hangover
Como en Resacón en las Vegas pero sin tener ninguna gracia

No quiero terminar el post sin aclarar mi postura, por si alguien estaba pensando que no me gustan las despedidas de soltero. ¡Al contrario! todos los cambios vitales importantes tienen su rito de cabecera, ya sea comiendo obleas vestido de marinerito o metiendo las manos en guantes de hormigas venenosas, y los ritos forman parte de la poética del ser humano, son ese tipo de cosas sin sentido que le dan sentido a la vida.

Pero las despedidas de soltero tal y como han resurgido son ritos falsos. Son de pega. Aquí no hay mística, poética ni estética. Son una farsa en la que no hay cambio de vida, no hay un paso a la madurez, no hay un cambio de rol en la tribu. Las manadas de gansos que invaden mi ciudad disfrazados de polla no son adolescentes a punto de volar fuera del nido familiar para formar la suya propia, sino tipos bien entrados en la treintena, que peinan canas en los huevos y que sólo vienen a emborracharse barato y hacer el gilipollas.

No amigas, esto no es un rito. Esto es basura.

Foto: Flickr / Wikipedia / Fotograma de Resacón en las Vegas

Colaboraciones MMM
Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos. Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. Como ya te dije, aquí es peor. Además de ir vestidos de dios sabe qué se dedican a pasearse con charangas calle pa arriba, calle pa abajo. Imagino a los pobres que vivan en la zona queriéndose cortar las venas a cachitos…

  2. Querido Ata:

    Lo de las despedidas de soltero es un ejercicio arcaico y vergonzante. Las de soltera con sus pollitas en la cabeza también lo son. Una cosa es irte de farra y otra desbarrar así. Por tanto, no puedo más que darte la razón.

    Por último, te invito a volver más a menudo, hombre. Así nos da para citarte en los eventos..

    Un beso.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
María José Sarrión on Cómo ir calentita sin perder estilo
María José Sarrión on Cómo ir calentita sin perder estilo
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?