Haz lo que NO sabes hacer

2

haz lo que no sabes hacer

Yo tenía un borrador listo. Escrito en mis trayectos de metro en las últimas páginas de una libreta. En la portada de la libreta dice: “Si no existiese el último minuto, nunca se terminaría nada”. Cuando me disponía a pasar mis notas al editor de WordPress, darle una vuelta al texto, editarlo… me he dado cuenta de que NO es eso lo que me apetece contarte.

En realidad, lo que me urge es hablarte del libro que estoy leyendo. Me habló de él la madre de un amigo de mi hijo. Supongo que yo le estaría mandado señales inequívocas de querer largarme a dar la vuelta al mundo en bici porque, de repente, me espeta: “Pues yo tengo un libro de unos que hicieron eso. Se fueron a viajar un año en bici y regresaron en un tuc-tuc 4 años más tarde.” La introducción me pareció fascinante y sí, le pedí que porfa me lo pasase.

Un libro que te dice “haz lo que no sabes hacer”

do what you can't

Unos días más tarde encontré una bolsita en el cajón del ropero de mi hijo. En su interior: el libro con una nota amarilla que lo explicaba todo: “Aquí está. Lo encontré.” El libraco me acompaña en mis trayectos suburbanos. Pesa un porrón. Tiene muchas páginas y la letra pequeña pero, ¡claro!, contiene un mundo y desprende bastante humor. Porque hay que tener humor para empezar el periplo atravesando Islandia y quedándose encallado en una tormenta de nieve y viento…

Acabo de empezarlo, como quien dice, y ya me ha lanzado el primer mensaje potente. Resuena en mi cabeza cual ritmo trance. Los tipos no tenían siquiera una bici en propiedad antes de tomar la decisión de recorrer el mundo sobre dos ruedas pero es que… no saber hacer algo ¡no es razón para no hacerlo! En todo caso, y muy al contrario, es LA RAZÓN más potente de todas.

¿Qué hay mas emocionante y más refrescante que enfrentarse a un reto por primera vez y a lo bestia? Armarte de toda la torpeza y las dudas del mundo y, sin miedo al ridículo ni al fracaso, lanzarte a la acción. Nada te curte más que un par de ostias bien dadas… Pero no de las que te daba un progenitor de los de antaño, sino un par de ostias de esas que te da la vida. De esas que te muestran que perder está al orden del día, que fracasar no es malo… sino deseable, que lo que no te mata te hace fuerte y que… o te sale bien o aprendes. ¡No pierdes nada! Con todos estos pensamientos en mente me topo con…

Un vídeo que te dice “haz lo que no sabes hacer”

De Casey Neistat, que es de lo más motivador:

(Abajo la transcripción del vídeo. ¡Por favor, no dejes de verlo!)

Y dice Casey:

“A todos aquellos que le han dicho alguna vez a alguien con un sueño que “no podía”. Este vídeo es para vosotros:
Baja la cabeza. Sigue las reglas. Haz lo que se te dice. No te arriesgues. Espera que llegue tu turno. Pide permiso. Aprende a llegar a acuerdos… ¡Estos consejos son terribles!

Si tuviese que escribir una autobiografía, un libro sobre mi vida, un título que funcionaría perfectamente sería Do what you can´t. Porque esa idea contiene todo lo que he hecho.

Como cuando quise mudarme a Nueva York y mi padre me dijo: “No puedes, ni siquiera tienes dinero”. O cuando dije que quería hacer películas: “No puedes, no has estudiado cine”. Quiero tener un show en televisión: “No puedes, Casey, no eres lo suficientemente guapo”.

Voy a ir mas lejos: si algo caracteriza a esta generación de creadores de contenido en Youtube es que…

hacemos lo que no sabemos/podemos hacer

“No puedes rodar pelis de acción.” Pero reúnes a tus amigos que hacen parcour, los vistes de personaje de videojuego y les pides que salten unos cuantos edificios y… ¡SÍ PODEMOS! ¿Verdad, Evan?

No puedes tener un programa de debate pero, oye, tienes una cámara en tu ordenador y SÍ PUEDES. Y lo siguiente que sabes es que estás entrevistando ¡al presidente!

“No puedes volar por Nueva York en una alfombra mágica.” Pero agarras tu skateboard y un par de tubos de PVC, llamas a Jesse ¡Y SÍ PUEDES!

Tú no necesitas equipo, no necesitas camiones, ni grúa. No necesitas cámaras super caras. Cuando eres un creador no necesitas a alguien que te diga al oído lo que puedes y lo que no puedes hacer. Lo que puedes o no puedes decir.

Nos llaman Gamers, Influencers, famosos de Internet… pero sabemos algo que ellos no saben: Puedes empezar un vídeo-blog o un canal de maquillaje, puedes viajar por el mundo con un piano tocando en lugares bonitos para la gente que se interesa… Un creador solo necesita su teléfono móvil, una conexión a internet y una buena idea. Una historia que quieras compartir. Algo que necesites decir y el resto… es historia.

Si lo haces bien, esto puedes llegar a ser tu trabajo, hacer amigos en lugares en los que jamás has estado, encuentros, colaboraciones, una vida que se mueve tan rápido que ni siquiera podrás procesar lo que sucede.

Así que, a mis colegas creadores les digo: Seguid creando, seguid trabajando. Y nunca olvidéis que no tenéis que escuchar a nadie porque, en este nuevo mundo nadie tiene ni idea de nada. Los que atacan, lo que dudan… están todos tomando champán en la cubierta del Titanic y ¡nosotros somos el maldito iceberg!”

HAZ LO QUE NO SABES HACER

¿No te entran unas ganas enooooormes de hacer algo que nunca antes te hayas atrevido a hacer?

Haz lo que NO sabes hacer. Ya descubrirás por el camino cómo hacerlo cada día mejor. Esa es la gran aventura.

Imágenes: 1. Cuadernos CEDON, 2. Pixabay.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre