domingo, junio 26, 2022
InicioFrikismoY tú, ¿eres kawaii?

Y tú, ¿eres kawaii?

Seguro que en más de una ocasión te has topado con el término kawaii sin saber muy bien a qué se refería esta expresión y, si no lo has hecho, te sorprenderá saber que el mundo que te rodea está llenito de cosas kawaii sin que tu te hayas dado cuenta. ¿De qué estamos hablando?

Kawaii es un adjetivo japonés sin traducción concreta en español pero que podemos identificar con lo lindo, lo tierno, lo bonito. En una palabra, kawaii es “lo adorable”. Pero, más que un concepto aislado, un atributo, kawaii es, en sí mismo, un estilo de vida y, a estas alturas, una seña de identidad nacional en Japón estrictamente ligada a la cultura visual de este país asiático.

kawai
imagen de la fotógrafa japonesa Julie Watai

El término Kawaii no es nuevo. Nació en la era Taisho, entre los años 1912 y 1926, para referirse a alguien tímido o vergonzoso, pero también a alguien vulnerable, pequeño, adorable, encantador… asociado, sobre todo, a bebés y animales. Es a partir de la década de los 70 cuando el término adquirió el significado actual centrado en estas últimas acepciones y experimentó un auténtico boom.

Lo hizo de la mano de personajes de dibujos animados impresos en todo tipo de artículos de papelería o de la proliferación de los peluches y caricaturas de forma de animales; todo ello alentado por la industria musical, la cultura idol y un consumismo atroz. De moda, lo kawaii se convirtió en tendencia y de ahí en una forma de vida con una manera de vestir, hablar y actuar propios con predominio de los colores pastel y la estética infantil.

hello kitty kawaii

En su fulgurante despegue tuvo mucho que ver Hello Kitty. La archiconocida gatita había nacido algunos años antes, a mediados de los 70, pero fue a comienzos de los 80 cuando sus diseñadores decidieron modernizarla y hacerla más atractiva para el gran público dotándola de rasgos kawaii. El éxito fue rotundo hasta convertirla en un auténtico icono mundial y principal referente de la cultura kawaii.

El movimiento vivió altibajos hasta su globalización definitiva a mediados de los 90. La atracción del público japonés de nuevo hacia los personajes y la ampliación de su público objetivo más allá de las adolescentes resultaron el espaldarazo definitivo para un estilo que lo impregnó todo: moda, entretenimiento, publicidad… pero también servicios públicos e  instituciones. De hecho, muchos organismos oficiales como prefecturas o municipios tienen su propia mascota kawaii como un elemento más de promoción turística.

En una sociedad tradicionalmente tan hermética y unos roles -especialmente en lo que a la mujer se refiere- tan definidos como la japonesa, puede asociarse el boom kawaii de los 80 como un intento de muchas mujeres de romper con esas normas preestablecidas más allá de su papel como amas de casa y esposas. La adopción de comportamientos y vestimentas infantiles parecía un intento de aferrarse a la adolescencia, sino embargo, no deja de ser una pantalla que, al fin y al cabo, no hace más que maquillar esas sumisión respecto al hombre, pero pondera igualmente estereotipos de género como la dependencia, la fragilidad, la vulnerabilidad como cualidades “adorables”. Juzgad vosotros mismos, pero la “liberación” no parece tal.

Pero, más allá de su historia o de hipótesis sociológicas más o menos plausibles que expliquen su expansión, lo kawaii se ha convertido en tendencia más allá de las fronteras del país nipón. Niños y adolescentes han caído rendidos ante tanta ternura, pero también ante una cultura visual que hay que reconocer es atractiva y asequible para el consumidor.

Pasar la realidad a través de un filtro kawaii es divertido para los peques y por experiencia os digo que resulta una práctica artística al alcance incluso de quienes no tenemos demasiado “arte” para eso del dibujo. Como madre de dos niñas preadolescentes locas por todo lo cuqui, en casa lo kawaii está al orden del día. Tenemos todo tipo de artículos de papelería kawaii, todo tipo de accesorios para el pelo kawaii, todo tipo de complementos kawaii… y he de reconocer que no solo a ellas les gustan. Muero por estos bolis de conejito tan monérrimos.

kawaii

Hay muchas tiendas donde comprar productos kawaii pero, como sabéis que yo soy muy apañada en lo que a la economía doméstica se refiere, también os diré que algunos de esos productos los podéis encontrar también en AliExpress -que como ya os conté alguna vez, a mí me saca de más de un apuro- muchísimo más barato. Hay absolutamente de tooooodoooo. Los artículos de papelería son tendencia, pero hay utensilios de cocina, peluches, prendas de ropa, muñecos… ¡hasta cortauñas!

Pero, sin duda, una de nuestras grandes adquisiciones ha sido el libro “Cómo dibujar kawaii”, de José Antonio Pérez “Jupe”. Su canal, 365bocetos, cuenta con más de 90.000 seguidores, con los que desde 2012 comparte periódicamente sus bocetos. Algunos de ellos han sido reunidos en esta obra que en casa ha resultado todo un éxito y nos ha proporcionado horas y horas de diversión, pues ensaña de una forma extremadamente fácil y divertida a hacer todo tipo de diseños kawaii. Si no sabéis qué regalar en el próximo cumple, os aseguro que a poco que le guste dibujar al cumpleañero daréis en el clavo.

Fotos: Shutterstock, Julie Watei, RTVE

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo