martes, mayo 17, 2022
InicioFrikismoSipi, nopi... la revolución de los cromos

Sipi, nopi… la revolución de los cromos

Coleccionar cromos es, sin duda, una de esas actividades que inevitablemente asociamos a la infancia. Esas “estampitas” que pegábamos con esmero tratando de no pasarnos con el Supergén, esos tacos de cromos atados con una goma, esos recreos al ritmo hipnótico del “sipi,nopi”, esa emoción de acudir al quiosco con 25 pesetas en la mano y abrir con cuidado los sobres confiando en que no nos tocase ningún “repe”…

Seguro que con la maternidad/paternidad los cromos han vuelto a vuestras vidas. Y seguro también que, como nuestros padres entonces, cuando uno de vuestros hijos e hijas aparece con un álbum debajo del brazo, de esos que dan a la salida del cole, os entra un sudor frío pensando cuánto os costará -de dinerillo hablo, no de esfuerzo- completarlo. Os voy a contar un secreto. Coleccionar cromos ya no es lo que era. Gracias a las nuevas tecnologías e internet resulta más cómodo, fácil y asequible. Puede que se pierda parte del encanto de ver desfilar ante los ojos infantiles una sucesión de “estampitas” en busca de la idónea pero, a cambio, ya no hay colección que se resista.

Yo, en cuanto a cromos, toco de oído. En casa, el que se encarga del coleccionismo en general es el padre de las criaturas. Como os conté alguna vez tiene una vena friki solo a la altura de la mía propia, así que el afán por los cromos de sus hijas le ha dado la vida.

Así que hoy lo he invitado a tomar la palabra para que comparta con vosotros toda su sabiduría y que, como a él, no quede colección sin completar en vuestras casas. Os dejo con Raúl:

“Cuando era un chaval adoraba los cromos. Mi primer álbum me lo regalaron a las puertas del cole en 1982. Era un compendio de los mejores jugadores de la Liga. La estampita más buscada era la de Maradona. Se contaba que llegaron a ofrecer 1.000 cromos a cambio por ella. Aquello no parecía real porque, en realidad, el jugador más buscado de aquel álbum se llamaba Peñín y jugaba en la UD Salamanca. En verano llegó el Mundial 82, el de Naranjito. Y aquel álbum de pastas verdes fue todo un descubrimiento. Además de poder acceder a montón de datos (los nombres de clubes, ciudades, idiomas…) el álbum de Panini supuso para mí un flechazo definitivo.

cromos

Con los años, los cromos pasaron a un segundo plano y de ahí al desván. Muchos álbumes se quedaron sin completar y otros permanecieron guardados. Hasta que llegó la siguiente generación y, de nuevo, a la puerta del cole, aparecieron los álbumes para completar. Peppa Pig, Animales, Violetta… cambiaban los protagonistas, pero la esencia era la misma.

Sin embargo, 30 años después de aquellos comienzos, hoy en día coleccionar resulta mucho más fácil. Además de poder intercambiar en el colegio, los álbumes se completan en un tiempo mucho menor. Solo hay que rastrear la red. Así comencé yo. Primero a través de Panini, el mayor fabricante de cromos del planeta (existen otros como Topps, Upper Deck) que posee una zona de intercambio a través de su web y redes sociales. Son los coleccionistas los que se organizan para contactar y realizar los intercambios.

Sin embargo, fuera de la red oficial, hay varias páginas de referencia. A nivel español la mayor es cromosrepes.com. En esta web con la sola inscripción ya puedes entrar a formar parte de un club en el que miles de usuarios participan de millares de colecciones.

A través de un intuitivo sistema, puedes elegir la colección, indicar los cromos que te faltan y tus “repes”. Con una sencilla búsqueda de aquellos cromos que necesitan te saldrán al instante todas las posibilidades de intercambio.

Mientras seas un novato -esta etapa se supera cuando completes diez cambios con éxito-, tendrás dificultades para encontrar a algún “amigo” que se arriesgue a intercambiar contigo -los cromos son un bien preciado y por el mundo adelante hay mucho irresponsable-. Pero, a partir de ahí, todo serán facilidades.

La plataforma funciona como motor de búsqueda de cromos y como herramienta para que los usuarios contacten pero, a partir de ahí, el intercambio propiamente dicho se arregla entre los protagonistas. 

Yo habitualmente utilizo el correo postal, el de toda la vida. Una vez cruzadas las direcciones, es el momento de envolver adecuadamente los cromos y enviarlos. Una vez recibidos, se evalúa al usuario que te ha enviado el paquete. De este modo, si valoras positivamente y eres evaluado, tu reputación aumentará y te saldrán más intercambios.

No siempre intercambias cromos, en ocasiones, si mi interlocutor no tenía nada que me interesase, he llegado a intercambiar sellos para financiar mis envíos. Como veis, es otro mundo que, por otra parte, también permite recuperar el correo postal más allá de la propaganda electoral y las cartas del banco 😉

A nivel europeo existen otros puntos de referencia semejantes (Laststicker, Collectors, Paninimania) y todos funcionan del mismo modo: contacto previo, negociación, acuerdo, envío y recepción del material”.

Bueno, y aquí nuestra experiencia familiar con el intercambio de cromos. Espero que os haya inspirado y que, a partir de ahora no dejéis de completar ninguna de vuestras colecciones.

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo