Aprender a salir del bache o cómo no acabar loca de atar

1

Salir del bache, es cuestión de actitud. La vida no siempre es fácil, o por lo menos para algunos no es como nos lo habíamos planteado. Las situaciones vienen y van, nos caemos y nos levantamos, pero hay veces que las fuerzas nos abandonan, no quedamos como un globo, deshinchados y tirados por el suelo.

salir del bache

Pero como si del mismo material que el globo estuviéramos hechos, sólo nos hace falta que nos den un poco de aire, o lo que viene siendo que nos hinchen, para volver a lucir brillantes y en el aire.

Cuando vemos los globos, que se escapan y se van volando sin rumbo hacia el cielo, recuperamos la alegría y las ganas de seguir peleando. Y es que, cuando caemos, no podemos quedarnos en el suelo, debemos y tenemos la obligación de levantarnos una y otra vez.

salir del bache

¿Qué podemos hacer para salir del bache?

En primer lugar, debemos pasar y sufrir el duelo. No pasa nada por llorar, patalear y desahogarnos. Es más, no es que no pase nada, sino que es muy necesario hacerlo. Cada uno, necesita su tiempo, para unos será más y para otros será un poco menos. Las personas tendemos a darle vueltas a los problemas, a pensar el por qué de las cosas, a racionalizar o intentar entender. Pero la gran mayoría de veces, esas preguntas no se responden.

Tener a alguien en quien apoyarte. Es importantísimo, poder hablar, o por lo menos saber que podrías hacerlo. Sin que te pregunten, sin que te presionen, saber que tienes ese hombro en el que te puedes apoyar, y que muchas veces después de un silencio, necesitas empezar a hablar. No hay nada, como que llamen al timbre, y ver esa persona con la que te sientes mucho más tranquilo.

salir del bache

Pelear. Y es que, para poder seguir creciendo, y superar fases, no basta con meter la cabeza en un agujero y hacer como si no fuera con nosotros. Es necesario pelear, luchar y defender nuestros intereses, no podemos conformarnos. Y es que de esta manera, cada día seguimos teniendo una nueva ilusión por la que levantarnos.

Analiza la situación, para que o vuelva a suceder. Muchas veces, nos suceden las cosas, damos carpetazo y avanzamos. Los hay que se dedican a relamerse las heridas, otros le dan vueltas sin parar a las situaciones de una manera destructiva, sin sacar nada en claro. La mejor opción es la que te haga evolucionar, para cada uno será una diferente, pero sin duda, hacer un análisis de la situación ayudará a no incurrir en el mismo error. Y es que como bien decía el refrán de los errores se aprende.

Arréglate todos los días. Algo tan superficial es clave para no hundirte. El hecho de hacer el esfuerzo, aunque no tengas ganas, de ducharte, maquillarte o peinarte contribuirá a que te veas mejor, y por esa misma razón, empezarás a sonreír y a ver las cosas de manera optimista. No es necesario maquillarte como una puerta, un poco de colorete, rimmel, una rayita o un peinado natural pero que dé la sensación de haberte pasado un rato del espejo hará que sigas con tus rutinas diarias.

Salir del bache es cuestión de actitud, y cuando menos te lo esperes, llegará tu momento, ese que estaba a la vuelta de la esquina y que no pensabas que llegaría. Así que, ya sabes, las cosas no llegan solas, trabaja, cúrratelo y como en el ciclo de la vida, cada día sale el sol y empieza una nueva etapa. Y no es que sea cuestión de ver las cosas al estilo Mr Wonderful, sino de decirte cada día:

Nena, tú vales mucho.

1 COMENTARIO

  1. Si tiene solucion no te preocupes si no la tiene no te preocupes : solo ocupate y no dejes ni nacer en tu mente los venenos de la desgana ira odio pena etc , aunque todo el mundo tiene su proceso etc

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.