Mimarnos en tiempos de cuarentenas

0

Además de hacer ejercicio, de preparar bizcochos, de ordenar la casa y de jugar con mis hijos, estos días de cuarentena en casa también me han servido para parar y para pensar algunas cosas. Hoy vengo en plan reflexivo, hoy quiero pensar en lo que supone mimarnos, querernos a nosotras mismas en estos tiempos, en tiempos de cuarentena.

He llegado a la conclusión, sinceramente que cuidarse en tiempos del coronavirus es casi un acto de reivindicación personal, sí, así como suena.

Hace unos días oía a Cristina Pardo en un programa de televisión comentar que ella se sigue depilando como si fuera a salir a la calle mañana mismo. Tengo una amiga que cuando tiene una videollamada de trabajo no sólo se maquilla un poco sino que también se pone colonia. Obviamente las dos no hacen esos pequeños gestos por los demás, lo hacen por ellas mismas, los hacen para ellas.

Yo llevo un par de semanas pintándome las uñas. Porque sí, porque quiero, porque me apetece y porque tengo tiempo para hacerlo.

Tengo tiempo y me he dado cuenta de que me quiero. Es que es también el momento de hacer cosas por voluntad propia, nadie más allá de mi familia va a ver mis uñas pintadas pero eso no es lo importante, eso no es lo que me importa ni lo que me motiva para hacer ese pequeño gesto.

Mimarnos porque sí

mimarnos en cuarentena

Cuidarnos porque sí, porque realmente nos apetece. Mimarnos porque tenemos tiempo y el tiempo en una sociedad como la nuestra es un regalo que no siempre tenemos al alcance de la mano como lo tenemos ahora mismo.

Puede que salgamos con una economía maltrecha cuando podamos volver a las calles. Es más que probable que toque apretarse el cinturón a nivel global pero también podemos y quizás debamos obligarnos a salir de casa cuando se pueda, queriéndonos más en el mejor sentido que tiene este concepto, esta necesidad. No como hedonismo vacío sino como respeto, respeto a nosotras mismas que no siempre nos tenemos porque nos falta tiempo.

Y por eso ¡pintémonos las uñas si nos apetece para estar en casa! pongámonos colonia si nos hace sentir mejor para esa video llamada, sigamos manteniendo nuestra depilación al día si eso nos hace sentirnos mejor, adoptemos o desterremos el sujetador estos días si nos resulta cómodo lo primero o lo segundo.

Pero sobre todo querámonos mucho más de lo que lo hemos hecho hasta ahora. Aprendamos que lo que nos estábamos perdiendo, lo que nos estábamos negando ya no lo vamos a recuperar pero a partir de ahora nos lo vamos a permitir.

Cuidémonos a nosotras con el mismo celo con el que cuidamos de los nuestros, de los que queremos y a los que nos quieren. Seamos personas antes de clientes, consumidoras o votantes.

Mirémonos en el espejo para sonreírnos y no para buscar nuestros defectos.

¡Vivamos! Pintémonos las uñas, los ojos, los labios o no lo hagamos si eso es lo que de verdad nosotras queremos. Quizás esto de la cuarentena y el confinamiento nos deje vernos y reivindicarnos de una forma que muchas ya habíamos olvidado.