miércoles, mayo 25, 2022
InicioFrikismoParafilias: hablamos de fetichismo sexual y otras cuestiones

Parafilias: hablamos de fetichismo sexual y otras cuestiones

En el sexo, mientras sea consentido, vale todo. Todos tenemos claro (o deberíamos) que NO es NO y que el consentimiento puede revocarse en cualquier momento, pero más allá de eso no existen muchas reglas. Una de las cosas que más suele llamar la atención son las parafilias que, como dice la wikipedia son “patrones del comportamiento sexual de las personas, en las que la fuente predominante del placer sexual no se encuentra en la relación sexual como tal, sino en alguna otra actividad u objeto. Las definiciones más usuales recogen comportamientos como la coprofilia, el exhibicionismo, el frotismo, el masoquismo, la necrofilia, el sadismo, el voyeurismo y la zoofilia.”

fetichismo. Parafilias

Personalmente, para mí la parte del consentimiento es la fundamental: si a ti te pone, yo qué sé, que te hagan pis encima y tu pareja está de acuerdo, mira, adelante. No seré yo la que tenga absolutamente nada que objetar aunque no lo comparta. Pero para mí necrofilia, zoofilia, pedofilia (ésta ESPECIALMENTE, me parece algo deleznable) no son aceptables por la sencilla razón de que el consentimiento no existe ni puede existir.

En la película de Paco León estrenada en 2016 Kiki el amor se hace se exploraban precisamente algunas de las formas de obtener placer que pueden clasificarse como parafilias (entre ellas la dacrifilia, elifilia, somnofilia y harpaxofilia). A mí me intrigaba la película, pero he de reconocer que me parecía más interesante la IDEA de la película que el film en sí.

Kiki el amor se hace
Foto: momento del rodaje de Kiki el amor se hace

Algunas de las parafilias y fetichismos sexuales más curiosos

  • Parcialismo: Es la atracción hacia una parte del cuerpo no genital. Puede ser en general o solo en determinadas situaciones. Por ejemplo hay a quien le excita muchísimo ver un pie enfundado en un tacón de aguja pisando el acelerador de un coche.
  • Retifismo: Fijación por los zapatos. Esta es la parafilia concreta referida a los zapatos.
  • Infantilismo parafílico: No recuerdo en qué película fue pero recuerdo quedarme picuetísima cuando descubrí que había gente a la que le ponía ponerse pañales ellos y actuar como si fueran bebés. Por lo que parece es más común entre hombres que mujeres.
    diaper dance
  • Hibristofilia: Enamorarse de criminales, incluso los que están condenados por crímenes horribles. Existen distintos grados y es más común entre mujeres. Las hay por ejemplo que se colaron desde la distancia por Jeremy Meeks, el preso más guapo del mundo, pero otras llevan su hibristofilia más allá e incluso han llegado a casarse con ellos. Otra versión leve es la de enamorarse de malotes, aún sabiendo que pueden hacerte daño.
  • Agalmatofilia: La sufren personas que sienten atracción sexual o sentimental por muñecas o incluso estatuas.
  • Claustrofilia: Es justo lo contrario a la claustrofobia. Hay a quien le excita tener sexo en lugares tremendamente pequeños… y es una fijación bastante común de hecho. Los baños suelen ser unos de sus lugares favoritos.
sexo en el baño
El baño puede ser más pequeño y estar más cochino
  • Odaxelgania: Es la excitación con los mordiscos. Algunos se excitan cuando se los dan y otros dándolos. Está considerada una versión light del sadismo ¡cuidado con la fuerza con la que muerdes!
  • Hematofilia o hematolagnia: Tantas series de vampiros han hecho que esta filia gane en popularidad. Consiste en utilizar de diversos modos o incluso en algunos casos ingerir sangre durante el sexo. También algunos tienen pensamientos eróticos sobre la sangre y se ponen cachondos sólo de imaginarla.
  • Ursusagalamatofilia: Hay a quien le pone vestirse de animalitos de peluche. En Estados Unidos parece ser que es bastante común (lo furry triunfa) y en Japón también, de hecho hay un tipo de anime basado en esta filia.
Hay gente pa to
  • Acrotomofilia: Hay a quienes les ponen las amputaciones o aparatos ortopédicos. No se trata de amar a una persona con ellas sino de excitarse con la amputación en sí. Devotees son los que oscilan entre admiración y deseo sexual y wannabes son los que envidian las lesiones ajenas.
  • Salirofilia: Es muy común que la gente quiera estar limpia antes de tener relaciones sexuales. Sin embargo hay quienes prefieren todo lo contrario: les encanta ensuciarse o ensuciar a su pareja durante el sexo. Puede involucrar hacer que se corra el maquillaje, romper ropa o despeinar.
  • Coprofilia: Es la excitación por las heces. Quienes la practican pueden disfrutar haciendo caca encima de sus parejas o al contrario.
Marlon Brando sucio
La roña épica es otra cosa
  • Dacryfilia o dacrilagnia: Hay personas a quienes llorar o hacer llorar a su pareja les excita. Mientras la pareja esté de acuerdo…
  • Somnofilia: Excitación por las personas dormidas. Es el fetiche de la Bella Durmiente y no tenemos nada que objetar siempre y cuando exista un consentimiento previo y se haya hablado de ello con anterioridad. Hacerlo sin esto es violación, lisa y llanamente.
  • Mecanofilia: A este grupo le excitan las cosas mecánicas, las máquinas y los gadgets de todo tipo. Así, los utilizan como centro de la experiencia sexual
inspector gadget
Así que yo soy mecanofílico, ¿eh?
  • Autoandrofilia: Es propia tanto de lesbianas o bisexuales como de heterosexuales. Consiste en excitarse al vestirse de hombre o imaginarse que es uno durante el acto sexual o sus preliminales.
  • Formicofilia: para algunos los insectos, lejos de darles asco, pueden excitarle. Se puede obtener placer sexual a través de insectos caminando por el cuerpo. Sí. Lo que lees.
  • Hierofilia: Sentir excitación por los objetos religiosos.
madonna like a prayer
Que se lo digan a Madonna

¿Has descubierto alguna parafilia que desconocías? ¿Cuáles son las parafilias que más te cuesta comprender? Si tienes interés por conocer las parafilias que relacionan comida y sexo te recomendamos que te pases por este artículo de Spices Cave de lo más sugerente.

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.