sábado, junio 25, 2022
InicioSin categoríaLas canciones pegadizas ¿por qué se meten en nuestra cabeza?

Las canciones pegadizas ¿por qué se meten en nuestra cabeza?

music-14906_640

¿Alguna vez se te ha quedado metida en la cabeza una canción y no podías dejar de cantarla? Ahora que se acerca la canción del verano seguro que te pasará pronto…

A veces esto ocurre con canciones que te gustan pero otras veces te pasa con canciones que odias, canciones tontas que les llamo yo que te taladran la cabeza durante horas.


pegadiza1

pegadiza3

Eso lo que los ingleses llaman el earworm o gusano de oreja.

pegadiza

Para un músico imagino que será genial conseguir que su canción suene en las cabezas de todo el mundo y de hecho se han hecho varios estudios para ver qué es lo que hace que una canción ses pegadiza y así repetirlo una y mil veces hasta que el gusano nos salga por la otra oreja 🙂

Unos investigadores del Darmouth College de New Hampshire descubrieron que las canciones pegadizas se instalan en el córtex auditivo del nuestro cerebro, que es una parte del cerebro que contiene la memoria sonora.

De hecho, es por este córtex por el que aprendemos muchas cosas gracias a canciones (e imagino que por ese motivo nuestros padres aprendían las tablas de multiplicar cantando).

pegadiza2

Otro estudio, esta vez de la Universidad Western de Washington intentó ver por qué algunas canciones son tan pegadizas mientras que otras no lo son tanto.

Sus resultados fueron bastante llamativos porque parece que no depende tanto de la estructura musical del tema como de los procesos cerebrales que nosotros realizamos y además, contrariamente a la creencia de que sólo las canciones malas son las que suenan una y otra vez en nuestra cabeza, lo que se encontró es que las canciones que gustan a la gente son las que quedan en su mente con más frecuencia.

Otra cosa que se ha visto es que si no sabemos el final de la canción porque no la hemos escuchado completa, tenemos muchas más probabilidades de que la canción suene constantemente en nuestra cabeza porque nuestro cerebro necesita terminar lo que está incompleto, según otra investigación de la Universidad de Buenos Aires.

La revista Muy Interesante publicó recientemente otro estudio con cuatro características que hacen que las canciones sean más pegadizas:

  1. Cuanto más tiempo el cantante sostiene las palabras más fácil es que cantemos con él
  2. Cuantos más sonidos vocales tenga el tema más pegadizo será el tema
  3. Las voces agudas son más pegadizas
  4. El sexo del cantante, porque la música despierta nuestros instintos más primitivos

Hace poco se hizo una encuesta en internet para hacer un ránking de las canciones más pegadizas de la historia y ¿sabes qué canción ganó el primer puesto?

Pues si. Las Spice Girls han ganado el premio a la Canción más pegadiza de la historia.

¿Y para ti cuál es la canción más pegadiza?

Pilar Martínez
Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

10 COMENTARIOS

  1. yo odio cuando me pasa esto de que no puedo sacarme una canción de las que no me gusta de la cabeza e incluso acabar cantándola..
    No sabía que había estudios sobre esto, y me ha sorprendido que digan que las que nos gustan son con las que más nos pasa ya que yo tenía la sensación que eran las malas las que no me podía sacar de la cabeza.

    • A mi también me sorprendió mucho porque a veces se me han pegado canciones que detesto, pero imagino que por probabilidades, la mayoría de las veces serán canciones que te gustan

  2. Pffff!!!! no sé, pero el año pasado se me pegó esa canción de Enrique Iglesias y es que no podía dejar de cantarla y sobre todo de bailarla. Hablo de la canción Bailando
    ¿Lo peor? Que aborrezco a este hombre!!! Pero sí, es verdad es que se te pegan y no te las quitas de encima

    • jajaja a lo mejor el chico no te gusta pero la canción si 😛
      Dicen que para quitarte una canción de estas lo que hay que hacer escuchar otra canción pegadiza jaja

  3. Ostras, las Spice, de pequeña me pasaba el día con sus canciones jejejejeje
    Ami a veces me pasa que se me queda alguna canción en mente y lo peor es que de las que mas odio o de las más tontas de la historia… No se si los conocéis pero Los Gandules son un grupo que hacen versiones muy tontas de canciones originales y os aseguro que se os pegaría mas de una! Jajajaja eso si, te meas escuchándoles

  4. Pues no sé cómo fue esta, Pilar, porque estando el auto radio canta, no te separes, se nos queda a la altura del betún!

  5. Lo peor no es que se quede el gusano de oreja..lo peor es irte a la cama a las seis de la mañana con un pedal de impresión y la canción que has escuchado en el pen-último bar…eso si que es pegadizo….eso si que da dolor de cabeza…pero ay..hace tanto que no me pasa que hasta lo extraño. ..

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión