lunes, mayo 16, 2022
InicioFrikismoManual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie

Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie

zombiesVale, es imposible que ocurra pero con la zombimanía que nos inunda y la cantidad de series, películas, cómics, libros sobre muertos vivientes ¿no me digas que nunca has pensado qué harías para sobrevivir en caso de apocalipsis zombi?

Yo si desde luego y desde que soy adicta a The Walking Dead mucho más. Y no soy la única porque Merak es de las mías y en cuanto supo que estaba escribiendo sobre esto, quiso participar con sus ideas.

Así que hoy nos sentimos generosas y vamos a compartir contigo nuestro manual de supervivencia para madres 😉

Porque me reconocerás que es mucho más difícil evitar que un zombi te coma el cerebro si eres madre y debes poner a salvo a tu prole que estando tú sola por el mundo.

Así que aunque seamos bastante frikis, piensa que te interesa seguir leyendo porque seremos tu seguro de vida en caso de apocalipsis.

Consigue una furgoneta

Quien dice una furgoneta, dice una autocaranava o un coche todoterreno con un maletero grande.

La furgoneta te ayudará a desplazar a toda la familia y a todos los trastos que vas a necesitar. Además te servirá de hotel porque puedes dormir dentro sin que ningún zombi te ataque mientras duermes y te sirve de “torre de vigilancia” si lo necesitas.

Imprescindible… ¡una manguera!

Parece una tontería pero, directamente relacionado con lo anterior, de poco te servirá tener un vehículo si no cuentas con carburante.

Así que, en tu kit de supervivencia no puede faltar una pequeña manguera para poder coger gasolina o gasóleo de los depósitos de los coches abandonados. Y, evidentemente, asegúrate de elegir el adecuado si no quieres inutilizar definitivamente tu vehículo.

Lo fundamental: el agua

Una persona puede sobrevivir sin comida bastantes días (semanas de hecho) pero sólo tres sin beber agua.

Si tienes que elegir entre coger agua o cualquier otra cosa, siempre elige el agua porque es clave para la supervivencia.

Así que aprovecha que tienes una furgoneta y coge todas las provisiones de agua que puedas.

Sal de la ciudad

La Universidad de Cornell (Nueva York) ha publicado un estudio recientemente en el que se ha visto lo que pasaría si hubiera un apocalipsis zombi.

¿Y por qué han hecho esta tontería? pensarás…pues porque han creado una simulación para visualizar la velocidad de una pandemia zombi (y a su vez utilizar estos datos para estudiar la aparición y transmisión de enfermedades).

Bueno, pues los resultados son claros: las ciudades son las primeras en caer debido a la superpoblación y los lugares más seguros son los que más aislados estén y con menos gente.

Yo particularmente me iría al monte, porque cuantas menos personas me encuentre, mejor para mi familia.

Visita el Decathlon

Será una misión de riesgo, porque probablemente no seamos los únicos que habremos tenido esa idea, además, es probable que tengamos que “limpiar” la zona de zombis… pero merece la pena el riesgo: Antes de huir, necesitamos visitar un Decathlon. Pensadlo bien, es un paraíso de la supervivencia: Ropa de abrigo, útiles de acampada, todo tipo de utensilios susceptibles de convertirse en armas, barritas energéticas, agua… ¿qué más se puede pedir?

Busca una fuente de agua

Ir al monte está bien, pero vas a necesitar agua, así que lo mejor es buscar un río o una fuente de agua potable para sobrevivir.

Una vez encuentres tu suministro de agua, puedes quedarte ahí mismo o bastante cerca.

Que no te mate el frío

A ver si te vas a escapar de un apocalipsis zombi y te va a matar el frío de la montaña. No olvides coger un edredón para dormir en tu furgoneta abrazada a tus hijos.

Y, fundamental, elegir un calzado adecuado. Ya se que en casos así uno sale disparado con lo primero que pilla, pero mejor en tenis que en zapatillas.

Aprende a cazar

Vale, podemos sobrevivir mucho tiempo sin comida, pero en algún momento tendrás que comer (y tus hijos no aguantarán el hambre tan bien como tú), así que más vale que aprendas a poner trampas, cazar conejos y encender fuego. Pero ¡ojo! asegúrate antes de que la infección no haya afectado a los animales.

Si quieres criar animales, puestos a elegir, te recomendaría las gallinas, que son fáciles de transportar y además de carne te dan huevos. En un momento determinado, pueden incluso ser una buena cortina de humo para llamar la atención de los “caminantes” mientras tu y los tuyos huis por otro lado.

Si consigues plantar algo comestible ya tendrás el refugio perfecto.

Armas

Lo ideal, sin duda, es disponer de una pistola o rifle pero, seamos realistas, no sé vosotros pero yo veo complicado acceder a un arma de fuego en caso de un apocalipsis zombi, así que tenemos que buscar otras alternativas.

Todos sabemos que la mejor forma de cargarse a un zombi es reventarle la cabeza o, como mínimo, clavarle algo en ella. Quizás, cuando estemos más acostumbrados a estos menesteres, conseguiremos cierta destreza en el manejo del cuchillo pero, hasta que eso ocurra, mejor mantener las distancias para evitar mordiscos indeseados.

Así que hazte con un arma “larga” que te permita evitar el cuerpo a cuerpo. Decididamente, yo quiero una catana, como Michonne, pero lo veo complicado. Tampoco un bate de beisbol, la otra gran alternativa, parece viable… así que en mente tengo fabricar una especie de bayoneta con el palo de una escoba y mi mejor cuchillo de cocina o una buena tubería.

Importante, que sea un arma sin “aristas” para que no se enganche en el craneo.

Plan de huida

Suena exagerado tener planificado, ahora mismo, a dónde acudir. Pero yo -aunque no lo revelaré- lo tengo perfectamente claro. También es necesaria una planificación familiar para estos primeros momentos. Si tienes un único hijo, la cosa está clara, pero si tienes más, lo conveniente es que los adultos os “repartáis” la responsabilidad de ponerlos a salvo. Por eso, nosotros ya tenemos decidido que, ante el más mínimo ataque, yo me haré cargo de la pequeña y el-padre-de-las-criaturas de la mayor, más que nada por si tenemos que cargar con ellas a cuestas.

Alta mar

Si vives en la costa y esta no es muy batida -es la ventaja de vivir en lo más profundo de una ría- establecerse en alta mar no es una mala opción. Se trata de fondear un barco a algunos metros de la costa y disponer de una barca auxiliar para hacer pequeñas incursiones en tierra. Puedes pescar y sabes que dormirás tranquila si los zombis son del tipo “lento-no-nadador”, como los de The Walking Dead. Si son gráciles gacelas, como los de Apocalipsis Z olvídate de ello.

Desconfía

Siempre. Desconfía de los lugares solitarios, de las zonas tranquilas, de los “caminantes” que parecen lentos y sin embargo se te abalanzan a la primera de cambio… pero, sobre todo, desconfía de los que, como vosotros, han sobrevivido al apocalipsis zombi o están tratando de hacerlo. En situaciones extremas, los vivos son más peligrosos que los muertos. Así que, vida por vida…

A modo de resumen…

Coge un vehículo grande que puedas usar de casa, sal de ciudad echando leches y aprende a sobrevivir como nuestros antepasados.

Echarás de menos la civilización pero sobrevivirás (y tus hijos también).

Y, sobre todo, teme la voracidad de los muertos… pero mucho más la crueldad de los vivos.

¿Qué te parece? ¿se nos olvida algo importante?

Artículo anterior5 consejos para encontrar tu estilo
Artículo siguienteQuerido Príncipe…
Pilar Martínez
Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

45 COMENTARIOS

  1. Muy bueno! Lo de las gallinas lo veo complicadillo de hacer, pero el resto es más o menos lo que tenía pensado. Jajajajajajajaj

  2. Aqui otra friki adora zombis presente!! Totalmente de acuerdo con todos los consejos pero me surge una duda, tambien exsten los animal-zombies? Con lo qye se muerden entre ellos me veo toda la apocalisis comiendo verde…jeje. un saludo.

    • Ay madre…pues vaya pregunta!!!
      Ahora tendremos que hacer varios planes alternativos…uno para el apocalipsis sólo de humanos zombis y otro en el caso de que los animales también sean zombis.
      Menos mal que me gustan las ensaladas jaja

  3. Siempre hemos pensado en que nos iríamos a una isla no muy grande, así, rodeadíta de mar sería más difícil q nuevos zombies llegaran. Limpiaríamos la zona de los q ya hubiera y ¡a vivir q son dos días (seguramente en plan literal)! Jajajaja. Como ves, y absurdamente, todos nos ponemos en estas tesituras. Claro que, pensando fríamente, si ahora mismo comenzase la invasión, los de Supervivientes estarían en una posición privilegiada… Y pensar que el futuro de la Humanidad dependa de Chabelita, Nacho Vidal o Lomana (entre otros especímenes) me horroriza tanto o más que la extinción total del ser humano… ¡Qué escalofrío acaba de entrarme!

    • jaja Nessa veo que no somos las únicas que ya hemos pensado en esto…
      Lo de la isla es una buenísima idea la verdad. Incluso podrías comenzar de nuevo una nueva sociedad con los supervivientes que fueran llegando (porque imagino que no seríais los únicos ¿no?).
      Incluso podrías ser presidenta del gobierno 😉

    • Se os está olvidando lo más preocupante… que en caso de apocalipsis zombi, visto lo visto, tendrán más peligro los vivos que los muertos! Así que si os vais a esa isla ojo con los vecinos

  4. jajajajajja… Tomo buena nota de todo! Que hay que estar preparado en la vida para cualquier cosa! Yo siempre había pensado en lo de irme a vivir a un barco en caso de apocalipsis zombi, o una base petrolifera, algo así, aislado y con mucha agua alrededor! jajajaja

    • Oye pues es muy buena idea! en la línea de la isla…
      Yo es que prefiero el campo porque tiene más verde para comer, pero seguro que también podrías tener tu huertito 😉

  5. Falta un portabebes!!! Mejor un fular… Yo cada vez que veo a los de Walking con Judith a cuestas me dan ganas de gritar “Rick, cuelgate a la niña que iréis mas rápido!!!!!”.

    • Rocío te aseguro que ese mismo comentario se lo hice yo a mis “colegas” de MMM. Por favor!!! que se cuelguen a esa niña ya! A favor de la serie he de decir que en un capítulo la llevaban ya en una especie de mochila. Es que daba grima verlos correr con ella en brazos!

    • Me parto de la risa. No me gustan los zombies pero sólo por verle al tipo corriendo con la hija encima sin portabebés la vería. Qué grandes sois las frikis. Yo soy friki, pero de otras cosas. Me encanta.

  6. Yo soy de las de catana como Michonne, así que ya me buscaría la vida para encontrar una,jejejeje. Estoy encantada de que mi marido y yo no seamos los únicos papas frikys 🙂 . Por cierto, lo del agua lo veo un problema, por que yo cuando los veo en la serie beber de un río pienso “y si río arriba hay un zombi descompuesto en medio del agua :s”

    • Después de que el post estuviese editado se me ocurrió una buena alternativa a la catana. No corta, pero machaca la cabeza con precisión: el tubo de la aspiradora. No se el tuyo, pero el mío es duro a más no poder, pero relativamente ligero, así que no le voy a perder la pista… Y lo del agua, tal cual!!!!!

  7. El autor de Guerra Mundial Z en realidad escribió primero Manual de Supervivencia Z muy bien documentado. Sustituyes apocalipsis zombie por hecatombe del tipo que sea y te sirve para planificarte la huida o conservar la vida en tu refugio. Suena friki pero es un ejercicio necesario: plantearse qué harías con tus hijos en caso de… incendio, contaminación química, evacuación forzosa, lo que sea. Yo creo que lo hemos hecho todas en nuestra cabeza 🙂

    • Totalmente de acuerdo, ya sea por zombis o desastres naturales, hay unos “minimos” que siempre tenemos que tener presentes. Me has dejado con ganas de leer Manual de supervivencia Z

    • Sandra, todos no, en serio, todos no. Yo no seré quien os diga nada porque bastante tengo con lo mío como para andar juzgando frikismos ajenos pero ya os digo que no todos hemos pensado en estas cosas. Believe me.

      • Pues si digo que de vez en cuando me meto en blog de “Prepárate para todo tipo de desastres” estadounidenses (cómo no, siempre hay un estadounidense que ha pensado LO QUE SEA antes que una), sé montar una mochila por si tienes que huir por un huracán y también sé que se puede llamar a emergencias desde un móvil incluso aunque la tarjeta SIM no funcione o incluso aunque no tenga, ya me dais por perdida ja ja ja ja ja

  8. En casa no vemos series de zombies así que no tenía estudiado el tema, gracias por ayudar a la supervivencia de mi familia. Lo que yo ya tengo preparado es el coche, lo cambiamos poco antes de nacer el pequeño y unos amigos (a los que sí les molan los zombies) nos dijeron que el coche que nos habíamos comprado era el de The Walking Dead. Al coche lo llamamos Walky.

    • Jajaja, si es que todos tenemos algún amigo friki en nuestras vidas. Pues no lo olvidéis, “pegaos” a ellos en caso de apocalipsis zombi, que sabrán qué hacer

  9. Para cargar crios en el apocalipsis creo lo mejor sería un mei (practico y no estorboso) o una bandolera, mi fular lo dejaría pues aunque lo amo con pasión ¿en que preciosos minutos me pongo a hacer vueltas y amarres?
    Para solucionar la posible contaminación del agua de rio cavaría un hoyo cerca de la fuente de agua, seguro brotará agua con la ventaja de que estará ya filtrada por la misma tierra, no es lo mejor pero disminuye las posibilidades, y ahora voy a contar el peor chiste de apocalipsis zombie de la historia (sobre advertencia….)
    Sabes a dónde iría yo en caso de un Apocalipsis zombie?
    a un Sams, paredes de concreto, ventanas altas, suministros para varios meses y quiero ver que un zombie intente entrar sin membresia

    Saludos

  10. MARAVILLOSO! Que escribáis un post sobre esto me hace ser fan vuestra ad eternum!!!

    Mimaromo y yo somos muy de zombies (quizá yo más, la verdad sea dicha) y no son pocas las ocasiones en las que especulamos sobre planes de supervivencia, lugares… Por ejemplo, en Italia, de viaje romántico (jajaja) encontramos un hotel que era un antiguo molino al lado de un río, ¡y era perfecto! Pero claro, nos viene mal en caso de que sucediera mañana. Por eso tenemos un plan magistral ibérico, que toca todos los puntos que habéis contado. Como extra diré que relativamente cerca de casa tenemos una armería, cosa que no viene nada mal porque, como dices, lo suyo es tener una pistola o escopeta.
    Una última cosa: en cuanto a lo de meterte en mar… no lo termino de ver. No es tan fácil (combustible, necesidad de alimentos…). En Los caminantes (zombies en Málaga capital) se hace una mención… 😉

    • Sí, a mí Italia también me cae un poco a desmano. Lo que me estoy riendo con los comentarios…

  11. Ya tenía pensado en algo pero así tengo los puntos más claros.
    Yo incluso cogería un arma de larga distancia como una ballesta, lo malo, que es de munición y si no se recoge te queda inutilizada.

    ¡Gran manual! ¡Gracias!

  12. Y yo pensaba que con llevar (por fín) toallitas en mi bolso ya era una madre como debe ser y resulta que no tengo un plan para escapar de los zombies. Se acabaron los talleres de educación emocional, escucha activa y demás, lo siguiente curso de supervivencia en la naturaleza. ¿Conocéis algún profesional que de cursos de acabar con zombies y demás?

    Me lo he pasado genial leyéndolo, yo no soy fan de las series de zombies porque desde pequeña me dan pavor, así que gracias por mostrarme puntos a reforzar jajajaja

  13. ¡Jajaja! Lo de pasar primero por Decatlhon me ha matado! ¡Que te patrocinen este post a la de ya! Y me llevaría a mi bichilla conmigo sin dudarlo. No por el instinto maternal y esas cosas, sino porque tiene una mala leche y unos tortazos tan certeros, que con algo punzante en la manita me despejaría el camino ella sola.

  14. Me ha encantado esta entrada. La verdad es que pensaba que era uan madre friki rara por gustarme esto de los zombis.
    Yo creo que como decís todos o hemos pensado alguna vez, pero habría que verse en la situación. Creo que con el estrés del momento me quedaría bloqueada. Pero bueno, esperemos que no nos pase nada parecido.
    Yo este año he decidido dar un paso más y me he apuntado a un Survival Zombie que hacen en GETAFE el 9 de mayo. Hacen un montón por toda España y está super bien montado, ya os contaré.
    Este año empiezo de zombie pa ver como va el tema, si me mola, el año que viene me apunto a ser superviviente.
    Y tienen hasta guarderia!!!! Fenomenal para todas esas familias zombies 🙂

  15. El post más friki de la historia, millones de gracias de parte de una fan de The walking dead que también ha pensado en donde ir si se produjera un apocalipsis zombis. 🙂

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas