domingo, noviembre 28, 2021
InicioEl VermutNo quiero morirme sin visitar...

No quiero morirme sin visitar…

Ya, ya, por nuestros artículos parece que somos tías muy leídas, instruídas y viajadas… y lo somos, no os creáis, pero siempre hay algo que se te queda en el tintero, ¡será por lugares estupendos para visitar en el mundo! Así que, por más que hayamos hecho viajes magníficos dentro y fuera de nuestras fronteras, aún nos quedan sitios por ver. Y es que yo no quiero morirme sin visitar…

No quiero morirme sin visitar… Nueva York (Sara)

morirme-sin-visitar_Nueva York

Podría decir que muero por conocer los países bálticos, que también, pero aunque sea un gran topicazo me muero por ir a Nueva York. Es la ilusión de mi vida. He visto tanto cine, tantas series y he visitado virtualmente la ciudad en tantas ocasiones que NECESITO ir a Nueva York. Leer el blog de Is La 5th con Bleecker es un must si vas a visitar esta ciudad. Y, ahora que lo pienso, pasarle esta entrada a mi marido por whatsapp es otro. ¡Cariño, espero que en la próxima década me lleves!

No quiero morirme sin visitar… Parque Nacional de Plitvice, Croacia (Merak)

morirme-sin-visitar_Plitvice

Llamadme rarita, pero mi sueño de adolescencia era ir a Croacia. Y digo rarita porque durante mi adolescencia los Balcanes eran territorio comanche, que diría Pérez Reverte. Pero yo fue ver una foto de Dubrovnik y enamorarme perdidamente de la costa dálmata. Tirando del hilo descubrí un país maravilloso, así que tan pronto fui económicamente autosuficiente me fui con mi marido a un viaje de ensueño. Era el año 2002 y, aunque tres años antes de nuestra boda, para mí aquel viaje fue una auténtica luna de miel. Prometimos repetirlo en nuestro décimo aniversario pero, ¡cosas de la vida! celebramos nuestros diez años de casados en un parque de aventuras portugués con las peques. Así que tengo esa espinita clavada: volver a Croacia y recorrer la costa, de Pula a Dubrovnik y, esta vez sí, encontrar el tiempo para «tirar» hacia el interior y visitar el Paque Nacional de Plitvice. En mi primer viaje la agenda no nos dio para tanto y, aunque el Krka me encantó, yo no me muero sin ver los lagos de Plitvice.

No quiero morirme sin visitar… el Taj Mahal (Patch)

morirme-sin-visitar_taj-mahal

Yo soy un culo inquieto en lo que a viajes se refiere. Llevo toda mi vida adulta dedicándome a ahorrar para poder ver mundo -aunque con el sueldo de mileurista que tenemos los periodistas ya os podéis imaginar cómo me ha funcionado la cosa-. El caso es que la India me llama muy poderosamente y no sé por qué. Me muero de ganas de recorrerla y sé que lo haré algún día, aunque probablemente no vaya con mi Paco que él dice que quiere ir mejor a sitios «civilizados» en los que pueda beber agua del grifo. Mejor, más Taj Majal para mí.

No quiero morirme sin visitar… Machu Picchu (Pilar)

morirme-sin-visitar_machu-picchu

Desde que me casé y no pude organizar mi viaje de novios ni a Perú -Machu Picchu-, ni a Chile -con la Isla de Pascua- me quedé con las ganas de visitarlo. Nuestro presupuesto en aquel momento no nos alcanzaba para viajar tan lejos y siempre se me ha quedado la espinita porque me encantaría ver el poblado Inca por excelencia y aprender mucho más sobre esa cultura.

Mucho me temo que el presupuesto sigue sin llegar, así que tendremos que seguir esperando para conocerlo 😉

No quiero morirme sin visitar… Chichen Itza (Lydia)

ruinas-mayas-mexico

Me encanta la historia de la civilización Maya, leer novelas relacionadas con el tema aunque no tengan que ver con la realidad. Es increíble como una civilización tan antigua sabía tanto y de repente, ¡zas! se esfumó. Es un lugar que me gustaría visitar, naturaleza, grandes construcciones… Ahí está entre mi top five de lugares pendientes de visitar.

Las cataratas de Iguazú (María Jardón)

morirme-sin-visitar_cataratas iguazu

Era el destino elegido para nuestra luna de miel, lo teníamos bastante claro pero por las fechas en la agencia nos empezaron a decir que no era el momento más adecuado, que miráramos otro sitios y nos decantamos por Vietnam y Camboya, y fue un viaje inolvidable, pero la espinita por visitar Argentina sigue ahí. En concreto, por ver las Cataratas de Iguazú, he visto reportajes, fotografías de todo aquel conocido que ha tenido la suerte de ir y cada vez las ganas son mayores.

No quiero morirme sin visitar… Mongolia (Nuria)

mongolia

Quiero caminar por estepas infinitas, bajo cielos escandalosamente estrellados, e imaginar que soy la primera en pisar ese paraje. Tal vez hasta me atreva a montar un caballo (aunque lo dudo). Prefiero observarlos desde la ventana del Transmongol, mientras fantaseo con algún pasaje épico del imperio de Gengis Kan. ¿Sabíais que él instauró la meritocracia? Esto es que los títulos y los cargos se asignaban a personas leales que se lo curraban y NO por herencia. Me atrae enormemente el nomadismo de sus habitantes… el desmontar tu casa, empaquetarla y buscar otro lugar.

No quiero morirme sin visitar… Laponia (Nat)

morirme-sin-visitar_laponia

Ahora que tengo reciente mi viaje a Disneyland París, otro de los viajes con los que he soñado siempre sería ir a Laponia con mis niñas y visitar la casa de Papá Noel. Llevaría mal el tema del frío, lo sé, pero seguro que merecería la pena volver a sacar el niño que todos llevamos dentro y dejarme llevar por la ilusión y la magía una vez con mis niñas. Aunque mucho me temo que para este viaje tendré que ahorrar bastante más, a no ser que encuentre un patrocinador que me quiera llevar. ¡Nunca se sabe!

No quiero morime sin visitar… La Habana (Majo)

La Habana

La Habana, la Cuba de Fidel, es uno de los destinos que está en primer lugar de mi lista desde hace tiempo. Me encantaría un viaje, diferente, sin pisar los hoteles de grandes lujos. Ver cómo viven, cómo comen, y cómo disfrutan la calle.

Llevamos años diciendo que cuando muera Fidel Castro, La Habana ya no será lo mismo, que abrirán las puertas al capitalismo, y perderá el encanto de su Malecón y de sus Chevrolets. Para otros será una apertura a la libertad, pero mientras tanto.. Yo seguiré soñando con la Cuba de mis amores.

Nuestras lectoras hablan…

Ay, cuántos lugares bonitos hay en el mundo… y cuántos pareceres distintos a la hora de elegir. Pilar nos dice que le apasionaría conocer México D. F. porque es una ciudad inabarcable, aunque si le damos un poco de rato para pensarlo bien, confiesa que también le gustaría conocer Cicely, en Alaska. Seguro que es la primera que llega preguntando por el Doctor 😉  Laura querría conocer los Países Bálticos y nos cuenta que se enamoró de ellos cuando nuestra Rosa de España estuvo en Eurovisión. ¡Eso sí que sería living a celebration! Como a Mariangel le gustaría trasladarse a otro mundo dice que le apuntemos Tokio, que debe de ser lo más parecido. Desde luego que el vuelo es tan largo como para llegar a otro planeta. A María le gustaría viajar a Manaos, en Brasil, para poder ir a la ópera en medio de la selva. Ruth Edurne dice que ya ha estado en su lugar ideal… aunque en el tiempo equivocado. Ella quiere vivir Venecia en Carnaval… con todas sus consecuencias… Laura no quiere morirse sin visitar Petra porque le llama la atención un templo en medio de la nada y no debe de andar muy errada en su percepción, ya que se encuentra entre las nuevas siete maravillas del mundo moderno. Marisa, ansía visitar las pirámides de Egipto, pero ¡ojo! ella lo que quiere es viajar en el tiempo y hacerlo en la época en las que las construyeron. Ahí es nada. Por último, Grial dice que cuando se baje de este loco mundo se largará a Caicos Islands. Y yo, después de ver las imágenes, creo que me voy con ella.


¿Cómo?, ¿que tú también quieres participar en nuestros vermuts? Pues ¡hala! vete pensando porque para la semana que viene ya tienes deberes. Cuéntanos cuál es tu talento oculto, ese que parece una verdadera chorrada pero a ti te resulta muy útil. Envíanos tu testimonio a hola@mujeresymadresmagazine.com antes del próximo miércoles. ¡Te esperamos! Pon tu granito de arena en MUJERES Y MADRES MAGAZINE.

Foto: Pixabay excepto Sara (Pexels), Nat (papanoelenlaponia.com), Los Viajes de Claudia.com

Artículo anteriorEres viejuno
Artículo siguienteObjetivo Ratisbona
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

7 COMENTARIOS

  1. Uf, yo no dije nada porque no puedo decir un solo sitio… No me puedo morir sin ir a Egipto, ver las pirámides, visitar cada templo que pueda y hacer un crucero por el Nilo. Pero tampoco me puedo morir sin recorrer Argentina de norte a sur (o de sur a norte, da igual). Y quiero ir a Japón. También Petra, Machu Picchu, el Mont Saint-Michel (esto queda más a mano), New York, San Francisco, Escocia, la India y mil sitios más. Eso sin contar a los que ya he ido y quiero volver. El mundo es demasiado grande y bonito, mi tiempo es demasiado limitado y mi bolsillo demasiado pequeño…

  2. Hola! Gracias por enlazar nuestro post sobre los lagos de Plitvice! Efectivamente, un lugar que hay que ver antes de morir! Saludos!

  3. Yo quisiera conocer todas las ciudades de España y los pueblos que encuentre en ese camino. Es un país precioso y cargado de historia 🙂

    No me quiero morir sin hacer el camino de Santiago, sin conocer el Salto Ángel y Los roques en Venezuela, mi país natal que no he podido disfrutar todo lo que me habría gustado.

    Y me encantaría conocer Japón, perderme en su cultura y en su gastronomía.

    Por último no puedo dejar de nombrar Paris 🙂

    Pero se me quedan taaaaaantos sitios… que mejor empiezo a ahorrar ya! jajaja

    Genial post 😀

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos