domingo, mayo 22, 2022
InicioEl VermutCosas absurdas que nos dan paz

Cosas absurdas que nos dan paz

Seguro que a vosotras también os pasa: hay cosas que os dejan la mente relajadísima y al hacerlas os quedáis mejor que tras una ducha caliente al llegar a casa en ese día que ha sido una mierda. No hace falta que sean grandes conquistas, no, sino esas cosas pequeñitas tan necesarias que hacen vuestro día un poquito mejor.  Os contamos algunas de las que nos dan paz a nosotras y estaremos encantadas de leer si coincidimos en los comentarios. Quizá nos descubráis nuevos placeres.

Que la cocina esté recogida (Let)

cosas-dan-paz_fregadero
Me he debatido mucho entre ésta y que el cesto de la ropa sucia esté vacío, pero al final la cocina recogida ha ganado por goleada. No soporto las cocinas con todas las cosas al retortero después de cocinar y por eso procuro ir recogiendo lo que puedo mientras cocino, que ya sabéis que si se me olvida algo mi marido no lo verá, pero lo que de verdad me altera es ver el fregadero rebosante. Vasos, platos, cuchillos y sartenes, apilados unos encima de otros hasta sobresalir por encima de la línea de flotación de la pila… es pensarlo y me pongo mala. Así que cuando los utensilios se nos acumulan, y mi marido se hace el remolón, por mi propia salud mental respiro hondo, me remango y, sin prisa pero sin pausa, friego cada uno de ellos y después la propia pila. No os imagináis qué paz.

Manicura profesional (Merak)

De un tiempo a esta parte, Facebook me hostiga con vídeos de manicura. Sí, como lo oís. Uñas perfectas con acabados perfectos y cutículas limpias desfilan por mi pantalla con una técnica que para mí, que bastante tengo con no mancharme los nudillos cuando me las pinto -una capa, rápida, que nunca acaba de secar de todo y cuyo máximo adorno es una huella dactilar para comprobar que, efectivamente, aún mancha- resultan pura ciencia ficción. No, no es una señal divina de que tengo que practicar más, ¡qué va! Con el tiempo descubrí que mi hija, la preadolescente de nueve fanática de la manicura, ve vídeos de estos desde mi teléfono, así que Facebook dedujo un nada acertado interés por mi parte. El problema es que, realmente, estos vídeos son adictivos incluso para una incompetente en la materia como yo y, desde entonces me tiene enganchadísima el tema. Ver esos colores como van tomando forma en auténticas obras de arte, no solo me atrapa, sino que acaba por relajarme.

Las sábanas limpias (María Jardón)

mujer cama

Que llegue el final del día y meterme en la cama cuando la acabo de cambiar, con las sábanas limpias y recién planchadas… es una sensación de paz que no puedo describir. Hay quien dice que no plancha las sábanas, yo no soy muy amiga de planchar la verdad, pero ese es un esfuerzo que hago “capricho” que me permito darme porque me merece y mucho la pena. Ese día me encanta irme pronto a la cama, antes de que se acueste mi Paco y disfrutar un ratito de todas las sábanas estiradas para mi, tumbarme en la cama y leer. El olor a limpio y la frescura me relajan, me dan paz.

Que me froten la cabeza (Verónica Trimadre)

peluqueria

Si el post se llamase simplemente “cosas que me dan paz”, os contaría que a mí lo que me amansa por encima de todas las cosas es que me masajeen. Ya ha podido ser el peor día de mi vida, que si te haces con un botecito de crema o de aceite y me das lo mío, me vas a hacer feliz como si el resto del mundo no existiera. Pero el tema va de absurdos, y yo de eso sé un rato, así que amplío información para decir que me encanta que las peluqueras me fronten la cabeza como si buscaran oro en mi cuero cabelludo. Frotar y frotar sin parar, y yo mientras me elevo… Me elevo. ¿Quieres que te eche suaviz..? ¡SÍ!, ¿Te echo un poco de mascar…? ¡¡Sí!! ¿Te echo unos polv…? ¡¡¡¡SÍIIIIII!!!!!

Que me toqueteen (Nat)

quemetoqeteen

¡Venga va! No penséis mal. A mi lo que me gusta es que me sobeteen en el mejor sentido de la palabra. Estar sentada el sofá no es igual de gustoso si no tengo a mi lado a mi “Paco” para que me toquetee los pies, me haga cosquillas en la espalda o me haga cositas en el pelo. Así el relax se multiplica por siete y si me apuras ronroneo como si fuese un lindo gatito.

No vale, yo también quiero que me toquen (Pilar)

pareja

¡No vale!  esto de llegar tarde ya sabía que me pasaría factura algún día, pero es que ¡no puedo escoger otra cosa!

Soy bastante arisca con los abrazos, besos y toqueteos y sin embargo ADORO (con mayúsculas) que me toquen, que me hagan masaje, que me acaricien o me toquen el pelo. Mi hija Pilar juega a peinarme y yo adoro la sensación de cómo me toca el pelo. Mi hija Alejandra también juega, pero me pega unos tirones que me hacen llorar, así que no cuenta 😉

Adoro que mi marido me toque la espalda o el pelo cuando estamos viendo una peli en el sofá, así que lo siento mucho pero voy a repetir lo mismo de Natalia: me da paz que me toquen los míos.

Conducir (Ruth)

conducir

Soy de las que saca la mano por la ventanilla y hace olas con el viento, como el anuncio del BMW (¿Te gusta conducir?). Me relaja conducir, sobretodo si voy sola en el coche. Y si es por carretera o autopista medio vacía, en paisaje abierto, mucho más. Me evado, pongo los cinco sentidos en la conducción pero a la vez, mi mente esta en blanco, completamente relajada. Procuro conducir por la mañana o a media tarde, que antes y después de comer me entra sueño. Y cuando conduzco, podría devorar kilómetros sin enterarme.

Ir en bici (Nuria)

ciclistas

Tiempo atrás había ido en moto pero terminé encontrándole más placer a la bicicleta. Como Ruth, avanzar por un camino, dejar la mente en blanco pero además -a menos que ella conduzca un descapotable- yo disfruto de la brisa en la cara, el pelo enredado, gotitas de… ¿lluvia?
Lo más de lo más es circular río abajo con Moby cantándome al oído Hey, hey, hey, woman. No es solo desplazamiento ecológico y económico. Es éxtasis total.

Mandar el estrés por el desagüe (Patch)

ducha feliz
Esta soy yo, duchándome feliz e ignorando la batalla que me espera

Esto es una cosa que llevo haciendo desde hace poco y os vais a reír de mí porque es una chorrada a medio camino entre la homeopatía y el magufismo pero escuché en la radio que te podías relajar si, mientras te duchabas, le decías al estrés que se fuera por el desagüe a la vez que la suciedad. Respiro un par de veces profundamente y salgo de la ducha nueva (no, no me toco mientras lo hago, que tenéis una mirada sucia que ya nos vamos conociendo). Haced la prueba, sobre todo si, como yo, os ducháis al principio del día. A mí me ayuda un montón a centrarme y a currar concentrada sin pensar en la avalancha de tareas que tengo por delante.

Imágenes: Pixabay (Let, Nat, Ruth y Nuria)

Equipo MMM
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

8 COMENTARIOS

  1. Coincido con muchas de vosotras y a veces es solamente oír música o unas sonrisa de Luna o quitarme las botas, un besazo

  2. Coincido con las duchas, los toqueteos, pero lo que realmente me da paz es cocinar. Cocinar con mi lista spotify de fondo y pegándome unos bailoteos de vez en cuando…oh que gozada!

  3. Coincido con muchas de vosotras, pero con la que más es con merak. Echo de menos mis ratos para mi y mis uñas. Por cierto, consejo de una nailaddicta, te recomiendo el top coat Poshe para que tu manicura seque antes y además brille muchisimo más. Y las cuticulas limpias, nada mejor que una brocha de maquillaje para las cejas, de esas planas y biseladas, y un poco de quitaesmaltes. Manicura limpisima en un pispas ?

  4. Comparto lo de las sábanas limpias y si además te acabas de dar una ducha y un baño de crema, puffff ni te cuento!!!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión