miércoles, diciembre 8, 2021
InicioEl Vermut¿Cómo comunicaste tu embarazo?

¿Cómo comunicaste tu embarazo?

Pasado el subidón (o el susto), pasado un tiempo prudencial, básicamente hasta recuperar el ritmo cardiaco y el color en las mejillas, si lo perdiste… Tarde o temprano, en algun momento entre la confirmación ginecológica y un bombo que te delate por si solo, te tocará informar al personal de tu estado de buena esperanza pero… ¿cómo?, ¿de qué forma?, ¿romántica, melosa, asertiva, chapucera?

Tal vez te hayas hecho el test de embarazo agarrando de la mano a tu churri pero tal vez no. En ese caso, hay un momento muy chulo. El momento «y ahora voy y se lo digo». Puede que no sea fácil encontrarlo, el lugar o las palabras adecuadas, puede que se lo espetes sin previo aviso a bocajarro… o que prepares una cena romántica a tres bandas que incluya a tus suegros. Sea como fuere, queremos saber. Miembros del equipo ¿cómo disteis la buena nueva a pareja/futuros abuelos/primos/jefes?

Por FAX (Núria)

comunicar-embarazo_fax

Lamentable lo sé. Y menos mal que todavía puedo decir fax y no telegrama… Acabo de ver un vídeo que me ha hecho llorar y he recordado la manera tan patética que tuve de comunicar la llegada de nuestra PRIMERA hija a su padre. No es que no se me ocurriera nada mejor. Lo que pasó es que no pude esperar hasta nuestro siguiente encuentro. Eso sí. El fax me lo curré un poquito. Garabatée una chica con una bolita con ojos en su barriga (claramente un bebé) y una cordón rizado tipo telefono año del catapún (claramente un cordón umbilical). ¡Pues no lo pilló! Y me llamó preguntándome que what do you mean, exactly. Cómo me hubiera gustado que fuera un momento memorable (y de paso grabarlo en vídeo y compartirlo con la humanidad). Pero no.

Saltando en la cama (María Jardón)

1930752221_f761db2efb_b

Si lo sé, soy muy cutre ni videos, ni lágrimas, ni sorpresas, ni suspenses… A las seis de la mañana me desperté con la certeza de que estaba embarazada. Llevaba días notando cosas diferentes pero no había querido decir nada. Esa noche ya no pude más, recuerdo perfectamente que soñé que estaba embarazada, como me hacía el test, como daba positivo… ese día tenia que venirme el periodo (soy como un reloj) y ni esperé a comprobarlo. Me fui al baño y me hice un test, a los pocos minutos ya estaba saltando en la cama y despertando a mi Paco con la noticia. Creo que es la única vez que no le ha importado en absoluto que le despertara.

«Ya lo sabía» (Let)

comunicaste-embarazo_baño
Como mi Paco se marcha muy prontito a trabajar aquella mañana el despertador me puso en pie a las 5.30 h. Recuerdo que era viernes porque la noche anterior había tenido sesión de cine con mi madre, mi hermana y mi mejor amiga y me había tomado una copa de vino y un Gin Tonic. Tal cual. Me metí en el baño, me hice el test y cuando vi dibujarse las dos rayitas en la prueba llamé a mi marido. Su respuesta «ya lo sabía».  Menos mal que me dio un abrazo y un beso… y que conocía las ganas que tenía él de ser padre porque cualquiera hubiera dicho lo contrario.

Con una foto (Lydia)

noticias-lydia

En mi primer embarazo justo tuve la primera eco el día de mi cumpleaños, así que aproveché las llamadas de felicitación para dar la noticia, vamos, nada espectacular. Pero para el segundo tiramos del refrán «una imagen vale más que mil palabras». Sí, los más allegados lo sabían, futuros abuelos y futuros tíos, vamos ni diez personas. Y cuando cumplimos el tercer mes, publicamos en nuestro facebook personal y mandamos por whastapp la imagen que precede mi texto. Algunos solo veían lo mona que estaba la beba, y otros no decían nada directamente. En general lo pillaron bastante bien, pasamos una tarde divertida haciéndonos la foto (rodeados de cachorritos que teníamos de los perretes), y otra tarde con nervios cada vez que enviábamos la foto a un grupo de Whastapp.

Elemental, querido Watson (Merak)

sherlock-holmes
Justamente eso fue lo que le faltó decirme a mi madre cuando, exultante, la llamé para decirle que estaba esperando a mi segunda «retoña». Mi exultante «estoy embarazada» fue respondido con un lánguido «ya lo sé», seguida de una elaborada deducción: «Hace un par de meses que no veo las pastillas anticonceptivas al lado de la tele de la cocina, donde las tienes siempre, así que deduje que ‘ibais’ a por otro y como anulaste la cita de jugar al pádel con papá…» ¡Soy hija de Sherlock Holmes!

Con un SMS (Pilar)

prueba_embarazo
Mis hijas ya son bastante mayores (10 y 6 años) y cuando me quedé embarazada de ellas no usábamos smartphones. Recuerdo que una mañana temprano me levanté para ir a trabajar y me hice la prueba porque tenía un retraso en el periodo ¡y salió positivo! así que le hice una foto al test de embarazo (con mi mierdamóvil) y lo mandé por SMS a mis padres y a mi hermano. Yo usaba mucho los SMS por aquella época y eso de mandar fotos por mensaje era una modernez 😉

Los niños no saben guardar secretos (Ruth)

Adolescentes cuchicheando amigas
Así que aprovechamos que la mayor nunca ha sabido guardar un secreto para contárselo el día anterior. Y decirle, por supuesto, que no se lo podía decir a nadie, mucho menos a los abuelos, tíos, vecinos, etc. 24 horas después ya lo sabía toda la familia. Nada más llegar a casa de los abuelos, con su lengua trabada, fue diciendo bien orgullosa que iba a tener un hermanito, hermanita o dos, uno de cada.

Preparando la boda, me convertí en huevo kinder (Verónica Trimadre)

noticia-embarazo
Ya teníamos una hija, pero decidimos que nos faltaba algo, así que se nos ocurrió casarnos. En realidad, creo que nos hacía falta una excusa para hacer un viaje inolvidable, sin remordimientos. Estuvimos barajando Islas Mauricio, un safari en Kenia, por eso de «una vez en la vida».  Y cuando estábamos organizando todo, no sé qué nos pasó por la cabeza para liarnos la manta a la ídem y cambiar el viaje de nuestro vida por… El caso es que recuerdo perfectamente ese día en la oficina. Estaba viendo vestidos de novia con mi amiga y ella se quedó prendada de uno ceñido a la cintura que según ella era perfecto para mí. Así que tuve que espetarle a bocajarro: «nena, olvídate de ése que voy a ir con huevo kinder». No se me olvidará jamás su cara. Por supuesto, la luna de miel fue en un sitio menos exótico.

La culpa la tuvo un bocadillo de chorizo (Nat)

bocadillochorizo
Con lo que nos costó el primer embarazo ni por asomo nos imaginábamos que el segundo llegase tan rápido. Era el primer cumpleaños de la mayor y en plena celebración con toda la familia en casa se me ocurrió comerme un montadito de chorizo, uno de mis preferidos. Lo que no sabía es que el chorizo sería el culpable de ponerme en el punto de mira de todos esta misma tarde cuando acabé vomitando en el baño. Y entonces ya empezó el cachondeito. Yo no me lo creía pero días más tarde cuando caí en la cuenta de que efectivamente tenía un retraso el test de embarazo nos confirmo la noticia. ¡Os lo dijimos!, nos decían todos. ¡El chorizo ya se había encargado de pregonar la noticia!

Imágenes: Pixabay, excepto salto en la cama que es de Nataliej.

Artículo anteriorModas ideales que vuelven.
Artículo siguienteFantaseando… o quizá no
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Las madres son sherlock! La mía también lo sabía, había llegado a su casa la carta de la citación de la seguridad social jaja.

    Nat que se enteraron los demás antes que tú! Me encantan estas historias!!

  2. Yo creo que eso de anunciar el embarazo de una forma especial es más de la tele y las series americanas… yo, en los dos, simplemente salí del baño con el predictor en la mano y le dije a mi marido que sí que lo estaba y luego llamaditas por teléfono a la familia y sin grandes historias 😉

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Sara Palacios