jueves, mayo 19, 2022
InicioMaternidad7 Motivos por los que odiar el colecho

7 Motivos por los que odiar el colecho

El colecho está de moda. ¿O siempre lo ha estado? A mí me gusta, lo practico, es práctico, y a varias de mis compañeras de MyM también. Se duerme bien, se descansa más que paseándote in the middle of the night con la teta o el biberón de aquí para allá.

Pero… Hay peros. aunque he dormido con mi hija 14 meses, y de momento 8 con el peque, reconozco que el colecho tiene cosas que no me gustan. (A partir de aquí por favor lean el texto con cierto humor). Y esas cosas a veces me hacen odiarlo. Os cuento.

1. Invasión

odio-colecho

Tu habitación, tu cama, y la de tu pareja, ya no es vuestra, es del bien común. En ella encontrarás toallitas, bodies, muselinas, chupetes… Ya no es la cama y la habitación que decoraste al llegar a tu nidito. Ha cambiado y parece que va para largo. Conforme crecen tus queridos hijos además es la mejor cama para saltar de la casa.

2. Golpes en la noche, falta de espacio…

odio-colecho-dormir2

La ventaja de dormir cerca de tu bebé si es lactante, es que no te enteras prácticamente cuando come o cuando duerme. Pero conforme empieza a tener fuerza y autonomía, se gira, da vueltas… Y es normal encontrarte con el bebé durmiendo con sus pies en tu cara. También te puede pasar notar cierto cosquilleo en la espalda, o pequeños pellizquitos adorables mientras duermes. Y lo peor es cuando directamente ocupa tu lugar o el del padre.

3. Cama sucia

odio-el-colecho

Sábanas vomitadas, babas, charcos de leche materna… Que bonito suena eh. Pues es así. Es algo que se soluciona poniendo una colada detrás de otra. Cuando son pequeños es normal que echen alguna bocanada, que tengan “cacas trepadoras”… Y claro, si eso ocurre en el rato casual que está en su cuna, pues bueno, malo pero no tanto, pero también puede ocurrir cuando está en tu cama. Cama a la que por cierto no se te habrá ocurrido poner una sábana bajera impermeable como tienes en la cuna… Pues imagínate… Lavadora va y viene.

4. No puedes entrar cuando tú quieres

odio-colecho-viñeta

Es tu habitación, con tu ropa, tus objetos, tu espacio. Perdón, lo era. Y claro, lugar donde se echa las siestas tu pequeñín. Durante esas siestas dices, aprovecharé para…recoger la ropa, hacer cambio de armario, hacer la comida, vaguear, ducharme… Pero si duerme en tu habitación es complicado aprovechar y poner en orden tus pertenencias porque tu habitación se convierte en zona cero, si el pequeño duerme ahí no entra ni el rey. 

5. No puedes acceder al baño

odio-colecho-baño

En mi caso tenemos baño en la habitación, baño que tan apenas uso claro, por el mismo motivo que recoger. Si está dormido, no voy a entrar a ducharme, secarme el pelo… Así que saco todo en silencio y me ducho en el otro baño. Por lo tanto un rollo estar trasladando todo e ir a hurtadillas en mi propia habitación. Evidentemente es mejor ducharse mientras duermen que ducharse mientras te miran, te pasan juguetes, tiran de la cortina… Porque esta imagen idílica de la realeza inglesa, no se repite en mi casa. Ni en ninguna que yo conozca.

6. Subir y bajar de la cama misión imposible

odio-colecho-laquiles

Mi cama y la cuna están atadas, unidas por cuerdas, sin un lateral de la cuna, por lo tanto mi zona para subir de la cama (visualizar ese momento de tranquilidad de sentarse en la cama, quitarse las zapatillas y tumbarse, y olvidaros de él) está ocupada. Así que subo desde los pies de la cama, a cuatro patas intentando que el somier no haga ruido y despierte al pequeño. Y no molestar a mi compañero marido. Ah y esta facilidad de entrar en la cama, es igual para salir. Y si es a mitad de la noche porque me llama la mayor, imaginaos, medio dormida no hay quien baje a la primera sin molestar a los compañeros de habitación.

7. Zona de amor

odio-colecho-sexo-pareja

Como decía, compañeros de habitación, mi pareja y el bebé. La habitación ya no es territorio marital, ahora es zona donde intentamos dormir y descansar. Remarco: intentamos. Pero no os preocupéis parejas que practicáis o practicaréis colecho. Existe más casa, el colecho no os dejará sin relaciones con tu pareja sólo será la falta de sueño y el cansancio acumulado quien lo haga.

Y estos son los motivos por los que odio  a veces el colecho, pero que aún con ellos sigo practicándolo, porque en una balanza ganan las ventajas que tiene.

Y vosotros, ¿Practicáis colecho? ¿Dormís bien?

Imágenes: Howtobeadad.com, Instagram de Kosogkaos, Supersinglemamicronicaspsn.com, www.telemundo52.com, La Quiles, Piel con Piel, Diario de una endorfina.

Lydia
Lydia
Soy Lydia, madre desde 2013 y que ha vuelto a ser madre en 2015, ya soy del club de las "Bimadres " . Estoy cada día más inmersa en el mundo 2.0 tras comenzar un blog con la maternidad, Padres en Pañales, en el que hablo de todo un poco, me gusta compartir experiencias y aprender de las de los demás. Soy bailonga por naturaleza, optimista y charlatana. Espero aportar diversión, buen humor y ¡alegría!
RELATED ARTICLES

9 COMENTARIOS

  1. Muy bueno compañera.

    Yo lo que creo es que cuando tienes hijos se te acabó el dormir bien y/o cuando quieras. Así que cuanto antes lo asumamos y hagamos todo lo posible para dormir lo mejor que podamos, antes nos quitaremos las ojeras (o parte de ellas).

    En mi caso sí colecho con la peque porque la mayor pasa completamente de nosotros (lógico porque tiene 10 años jaja). Creo que es una de las mejores cosas que he hecho en su crianza, colechar con ella desde el principio (porque con la mayor anduve un tiempo intentando “no colechar”) y eso ha hecho que siempre hayamos dormido genial.

    Ya se irá y recuperaré mi cama…y entonces la echaré de menos como echo de menos a su hermana 😉

  2. Cuando tu hijo de siete meses se tira de la cuna y repta en plan comando hasta tu cama… no tienes escapatoria. La suerte está echada y tu destino escrito… Compartir lecho es pura supervivencia. Cualquier otra cosa se convierte en una lucha sin cuartel que no satisface a nadie. 🙂
    Pero, recordemos “nada es para siempre”.

  3. A mi me agota. Estoy convencida de que es la mejor opción, no me veo dando paseos por la casa en mitad de la noche ( y di muchos debido a los cólicos derivados del frenillo sublingual); no soy capaz a hacer la mezcla correcta de polvos y agua a las tres de la mañana; pero estoy en un punto en el que me agota. Elia ya tiene 9 meses, ya ocupa un espacio en la cama y amamantar tumbadas ya no es cómodo para mi. Hasta a quítele discurso irracional, el de las cinco de la mañana, porque en mi casa soy yo la que se va a dormir al sofà despuès del último trago. Por la mañana, despuès de haber dormido dos horas yo sola, sin pichón bajo el ala, me doy cuenta de que mi hija està a gusto, cómoda, calentita y protegida, y una vez màs mis prioridades se reorganizan y empezamos un nuevo día

  4. Quién, cómo y por qué fijó el tamaño de las camas??!!! Yo con una habitación entera que fuera cama sería feliz!

    Jeje pero hay momentos en los que también odio el colecho como por ejemplo quien con niños se acuesta meado se levanta, eso literalmente ?

  5. Dejando de lado las ventajas del colecho a mi me encanta, abrir los ojos y ver esa carita y poder besarla sin descalabrarme con la barra de la cuna o despertarme con ella durmiendo encima de mi barriga o acurrucadita a mi lado me chifla.
    Ahora bien… Odio no poder mirar el movil antes de acostarme tranquilamente sin hacer un fuerte comanche con la nordica porque sino la luz del movil la despierta. Tambien el no poder dormir con el nordico hasta la nariz porque entonces ella queda bajo las sabanas…

  6. Hola!

    Hice colecho con mi primer hijo hasta prácticamente los dos años. Sí, los últimos meses fueron viables gracias a una segunda cama en la habitación en la que dormía el papá. vamos a tener un segundo hijo y me pregunto si una cuna colecho es útil o será un trasto más que el bebé ignorará para estar cerca nuestro? ¿qué creéis? ¿vale la pena?

    besoooos a todas las/los colechadoras/colechadores

    • Buenas!! Cada niño es un mundo…con el primero no me hubiese funcionado y sin embargo con la niña me va genial la cuna colecho aunque no la compré como tal… A la cuna de barrotes que tenía le quité un barrote lateral y la uní a mi cama. Hay varios tutoriales en internet sobre como hacerlo. Lo veo una buena opción para no gastar dinero en algo que quizas no te resulte útil…

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión