domingo, junio 26, 2022
InicioMaternidadSobrevivir en los restaurantes: una mini guía

Sobrevivir en los restaurantes: una mini guía

consejos-restaurantes-02

No es que yo sea una gourmet (por falta de ceros en la cuenta más que por ganas) pero, dentro de la franja de restaurantes que me puedo permitir, me gusta mucho comer fuera de casa.

Y es que al placer -o el disgusto, según el caso- de saborear comidas con otro toque diferente al que da cada uno a sus recetas, se añade el fenómeno “llegar y besar el santo”. Ni compra, ni preparación, ni estrés para conseguir que todo el mundo se siente antes de que enfríe la comida (esto cuesta divorcios, en serio), ni recoger la mesa, ni levantarse porque falta el pan, ni fregar… Simplemente, entras al restaurante y te abandonas a los sentidos

¿O no?

¿O te pasa con (demasiada) frecuencia que sales más estresada de lo que entraste? ¿enfadada con tu pareja? ¿sin ganas de salir a comer con los niños hasta que vayan a la universidad? Que sí, que sí. Que todos nos hemos levantado alguna vez de la mesa de un restaurante con la tentación de acordonar el local después de declararlo zona catastrófica y con el miedo a que nos veten la entrada para los restos. Esos “adiós, gracias” de despedida, con las orejas gachas, evitando el contacto visual con los camareros… ¿Sabéis a lo que me refiero, verdad?

(Esto va a quedar fatal y no me vais a creer, pero en serio, esto solo me ha ocurrido por culpa de “los hijos de los demás”. Me parece de justicia para con mis retoños dejarlo claro).

Al grano.

Tras todos estos años abriendo las puertas de restaurantes de corto, medio y largo pelo, y haciéndolo los últimos diez acompañada frecuentemente por pitufines de corto, medio y largo pelo, estos son mis consejos de supervivencia para disfrutar de la experiencia tras mucho ensayo-error:

consejos-restaurantes-01

Ir con niños

En este caso, para mí solo hay una regla. Elegir un local apropiado para ellos. Yo no soy nada amiga de la moda antiniños. Creo que están en la sociedad, que son nuestro activo más valioso y el concepto de vetarlos de los sitios me da repelús. Pero me gusta creer en el sentido común de los padres, en el de todos nosotros. De igual forma que no les llevaríamos a un club de carretera o a una discoteca a las cuatro de la madrugada (haya o no un cartel que lo prohíba) hay restaurantes que por la disposición de los espacios, el ambiente, el mobiliario, la decoración, etcétera, no son aptos para los niños. Al menos, no para todos. Con mi hija mayor podría haber ido al restaurante más exclusivo del mundo, incluso con “los terribles dos” que en ella no existieron. Con el pequeño huyo de locales silenciosos, íntimos o refinados (me los guardo para ir en otro momento). Si no nos adaptamos a sus necesidades, ellos no lo pasan bien ni tampoco nosotros (por no hablar del resto de comensales…)

Ofrecimientos “fuera de carta”

Mucho, mucho cuidado con ellos. Con la excusa de que es producto de temporada, local y exquisito, nos la suelen meter doblada. O simplemente del tamaño que no esperábamos.

love cat sweet laugh afraid

Ante la duda, que no nos den gato por liebre y mejor si preguntamos el precio antes de pedir.

“Picoteo” variado para abrir boca

Como dice mi amiga y compañera Sara, ¡compartir es vivir! Y a mí, lo de pedir entre todos varios entremeses para abrir boca y deleitarme con sabores diferentes, me apasiona. Además, cuando lo hacemos así, nos vamos con una sensación más completa de la calidad del restaurante que si tomamos un primero y un segundo.

Camareros #Respect

Dejémonos guiar por el camarero en cuanto a cantidades, especialmente cuando aconsejan: “yo creo que así ya vais bien”. De hecho, cuando lo dicen de motu propio, lo ideal sería quitar algún plato más o de lo contrario corremos el riesgo de salir rodando del local.

Si tenemos manías que se noten. Antes. Quiero decir: es preferible que parezcamos unos picajosos mientras el camarero toma nota, a que luego hagamos que se lleve el plato tres veces de vuelta a la cocina. Tengo una amiga que mientras yo digo “un café con leche”, ella suelta “un café en vaso grande, zumo de limón exprimido, azúcar de caña y hielos”. Estoy segura de que los camareros la prefieren a ella frente a los que se quejan a posteriori. Claro, les gustan más los clientes tipo yo, que me tienen que servir cianuro para que dé la lata, pero¡ qué le vamos a hacer! El mundo es un lugar inhóspito.

Capítulo aparte merece la carne. Vamos a ver si nos ponemos de acuerdo. Los extremos los tenemos todos claros: sellado o marcado es “vuelta y vuelta” (a.k.a., cuando la vaca muge. Allá cada cual). Por el otro lado, bien hecho quiere decir carne cocinada en todo el grosor de la pieza. Así las cosas, poco hecho y al punto son los intermedios, el primero más cerca del mugido, el segundo más cerca de la cocción completa. Pues bien, atención: si pedimos la carne al punto, sangra.

reactions shocked surprise shock zoom

¡SORPRESA!

Si no queremos que nuestro plato acabe convertido en una bañera rojiza a medida que vamos troceando, hay que pedir la carne bien hecha. “Al punto” quiere decir que el centro queda casi crudo, jugoso y sanguinolento. En  serio, aclarémonos. Los camareros también tienen familia.

El colofón dulce

Yo casi siempre sustituyo el postre por café o lo pido compartido. Pero por favor, evitemos entre todos la manía tan extendida de resoplar como un búfalo (uffffffff), decir que estamos llenos y luego ponernos ciegos de postres ajenos (Uy, ese canutillo de chocolate qué pinta tiene, me dej… ¡¡¡NO!!!) . Los golosos son exclusivistas y el azúcar es adicción. Necesitan su dosis para ellos solos.

consejos-restaurantes-03

La dolorosa

Para terminar, un consejo vital: si vas con más gente, eso de pagar la cuenta por familias es muy, muy peligroso. Y que lo diga yo con tres hijos… Casi mejor que cada palo aguante su vela, o para hacer un reparto lo más equitativo posible sin emular a las azafatas del 1, 2, 3, procuremos que el cálculo sea por comensal. En serio. He visto auténticos atropellos. Abramos bien los ojos. Ir al baño a la hora de pagar suele tener resultados desastrosos.

RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. Me encantan tus consejos compañera, yo también he intentado siempre ir a sitios donde mis hijas estén a gusto porque si no, la comida puede ser un infierno en lugar de un momento de disfrute en familia.

  2. Me ha encantado cada palabra de tu artículo. Sobre todo lo que comentas con respecto al sentido común, que es algo fundamental y que a veces se echa de menos. Yo cuando voy fuera con niños, siempre buscamos sitios más orientados hacia ellos y cuando me apetece estar a solas con mi pareja vamos a sitios más acogedores y tranquilos sonde se agradece que la gente sepa mantener la compostura.

    Porque a veces se demoniza a los niños diciendo que son ruidosos, inquietos y molestos y eso en muchos casos no es cierto, pero es que de todas formas ¡son niños! y les gusta divertirse, y a veces insisten y hablan alto con ese tono de voz agudo que se escucha desde lejos, o se levantan de la mesa porque necesitan moverse. Pero es normal, por lo que es bueno encontrar sitios donde ellos también estén a gusto. Y esto lo digo porque muchas veces los que te dan la noche son adultos hechos y derechos que se creen que ese restaurante tranquilo y acogedor es el salón de su casa y se comportan como si estuvieran viendo el partido, hablando a voces y molestando a todos los demás. De hecho, me ha pasado más esto que otras cosas.

    Otras veces me ha pasado de ver a padres que pasan toda la comida o la cena sin siquiera mirar a sus hijos ni hablarles. Los ignoran completamente y claro, luego ellos se inquietan y buscan entretenerse, a veces conversando o haciendo caras a los comensales de otras mesas (me ha pasado) y me da una pena tremenda porque los niños se ven aburridos y hasta resignados.

    Y los niños maleducados solo son el resultado de unos padres maleducados e irrespetuosos con los demás, de esos que ven que el niño está lanzando cosas por los aires en un restaurante y no dicen nada, hasta que cae un cacho de pan en el plato de sopa del de la mesa de enfrente y los enfrentas y solo dicen “Pepito, ya te dije que eso no se hace” con voz lánguida, o aún peor, todavía se enfadan contigo porque te enfadas y eres “antiniños” y ni te piden disculpas.

    Así que sí, todo se resume en sentido común, en entender que los niños son niños y en que ¡el postre no se comparte! jajajajaja

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
<