sábado, diciembre 4, 2021
InicioMaternidadNiños sí, niños no

Niños sí, niños no

prohibido_ninos

De un tiempo a esta parte cada vez es más frecuente encontrar lugares donde los niños no son bien recibidos. Hoteles, restaurantes, vagones… que han colgado el cartel de que no se admiten niños. Esta tendencia parece ir en aumento y acompañada además de mucha polémica.

Recuerdo un viaje a Lanzarote con mi novio (ahora mi marido) cuando apenas teníamos 22 añitos. Recuerdo un hotel maravilloso que prometía unas vacaciones románticas y tranquilas. ¡Nada más lejos de la realidad! Un hotel que resultó ser muy familiar y que estaba llenito de niños amenizando cada rinconcito. Un hotel en el que el ambiente romántico y relajado brillaba por su ausencia. Un hotel en el que las risas, los juegos, las pelotas, los gritos y los chapuzones eran los verdaderos protagonistas. Y, ojo no digo que esté mal, pero en aquel momento para unos novios embelesados que solo buscaban tranquilidad aquel hotel no fue el mejor destino, para que nos vamos a engañar. Hubieramos preferido cien mil veces un sitio sin niños.

hotel_ninos

Después de aquellas vacaciones entiendo a la perfección que alguién busque, en determinados momentos, un sitio libre de niños. Aunque también os diré que igual de molesto que un grupo de niños jugando al famoso Marco Polo a gritos en la piscina mientras tomas el sol o tratas de leer un libro lo es un grupo de adultos hablando en un tono de voz demasiado elevado durante una cena o haciendo el ganso en exceso. La tranquilidad y el relax es a veces dificil de encontrar haya niños o no porque también te encuentras cada adulto…

Desconozo a que puede deberse esta tendencia de ¡Niños no! pero la realidad es que aumenta cada día y parece estar de moda en nuestra sociedad. Algunos expertos apuntan que puede deberse al envejecimiento de la población (será verdad que cada vez hay menos niños o será que cada vez aguantamos menos) o al cambio generacional, dicen que las familias de antes no disfrutaban de su tiempo libre como lo hacen las de ahora (¿salíamos menos con nuestros padres?). Quizás una mezcla de ambas.

hotelsinninos

Recientemente me he encontrado con algunos restaurantes grandes que separan al público. Si vas con niños te colocan en una zona más friendly para ellos y si vas sin niños te colocan en otra zona donde no se admiten niños. Misma comida, mismo servicio pero zonas distintas acondicionadas para cada tipo de público. También me he encontrado complejos hoteleros con varios hoteles de los cuales unos sí admiten niños y otros no. Misma cadena, mismo servicio pero enfocados para distinto tipo de publico. Quizás la clave este en poder elegir siempre y que de verdad exista una buena oferta al alcance de todo el mundo. Y a mi me parece la mejor opción, la verdad.

No se trata de tener fobia a los niños, claro que no. A mí siempre me han gustado los niños, antes de tener a mis hijas y ahora, pero… ¿hay algo de malo en querer disfrutar de una cena o unas vacaciones sin niños? Para mí no. No se trata de apartar a los niños de la sociedad pero si consigo encontrar el momento para escaparme un fin de semana sin niñas con mi marido no me apetece «tener que aguantar» a los niños de los demás. Y no por nada en especial, si no porque simplemente busco desconectar de mi rutina y mi día a día y estar rodeada de niños no creo que me vaya a ayudar.

Ocurre lo mismo con los famosos vagones silenciosos, una bendición para quién busca tranquilidad en su viaje aunque en este caso no es solo un tema de niños, eso también es verdad. Porque en esos casos no se si es más molesto mientras tú intentas dormir un niños o alguién manteniendo una conversación telefónica a voces durante gran parte del trayecto. No se dan cuenta de que lo que busco es dormir y descansar, o simplemente leer o trabajar.

Yo personalmente apuesto por la creación de nuevos espacios para todo tipo de públicos. Apuesto por la creación de nuevos restaurantes que de verdad sean friendly para niños o por hoteles que de verdad se enfoquen a un público familiar por sus espacios, sus actividades… Cuando quiera salir con mis hijas iré a ese tipo de sitios. Pero también apuesto por la creación de nuevos restaurantes o nuevos hoteles enfocados a otro tipo de público. Y vosotros que pensáis, ¿buscáis en ocasiones espacios sin niños? ¿creéis que es bueno que existan?

Imágenes: Pixabay

Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

11 COMENTARIOS

  1. Pues opino un poco como tú. Hay momentos en los que se agradecia tener esos ratos de tranquilidad. A mi los niños nunca me han molestado, de hecho vamos de vacaciones a un hotel muy familiar pero que tiene la playa casi para el hotel nada más. Lo que no soporto son esos niños que pegan gritos y corretean por ahí poniendo en riesgo el trabajo de los camareros y mientras los padres están a lo suyo… eso si que no!!
    Y lo del vagón silencioso, si hubiese estado cuando fuimos en el ave en el viaje de novios, desde Barcelona hasta Ciudad Real lo hubiera cogido…. casi 4 horas aguantando a un par de señoras que no callaban y encima hablando a un volumen exagerado. Que horror!!
    Hay que respetar a los demás, no están en el salón de sus casas donde pueden quedarse afónicos de tanto gritar.

  2. Me parece igual de genial los espacios reservados para niños cómo los que no.
    Como bien dices, a veces necesitamos un rato para desconectar en pareja, con amigos y encontrar a los niños que no son tuyos malo, malo.
    Aquí en Barcelona ya tenemos un par de restaurantes que molan mucho donde se puede comer, merendar en una comedor muy acogedor y con un espacio al estilo IKEA pensado para que los niños estén un rato entretenidos.
    A ver si toman ejemplo los demás 😉

  3. Totalmente de acuerdo Nat, no entiendo que a la gente le parezca mal. Una cosa es que todos los sitios fueran o para niños o que no puedas entrar con ellos, eso tampoco, porque hay veces que vas con tus hijos y tampoco te apetece estar en el típico sitio de niños solo, los niños también tiene que aprender a comportarse en un restaurante normal (por ejemplo) no siempre tiene porque haber piscinas de bolas…pero que, al margen de los sitios normales, tengas las dos opciones para elegir, me parece estupendo.
    Como bien dices, si consigo hacer una escapada sin niños (que todos sabemos lo que cuesta) lo que menos me apetece es estar rodeada de los hijos de los demás.
    Gran post Natalia

  4. A mí no me molestaban los niños de los demás antes de ser madre y no me molestan ahora. La que me quita la paz, en todo caso, es mi bichilla, porque es la que depende de mí, la que tengo que vigilar para que no moleste, no se me descalabre, etc. Vamos, que yo en saliendo de casa sin ella (cosa que en 2 años ha ocurrido 2 veces) ya estoy relajada hasta en medio de una excursión de churumbeles ajenos de p3.

  5. Yo puse el grito en el cielo cuando mis cuñados me dijeron se iban de luna de miel a un hotel sin niños, pero visto ddsde tu punto de vista,igual tienes razón aunque te advierto que al último camping que fuimos, molestaban más los de las despedidas de solteros que los niños,un beso

  6. Es un tema controvertido, no tal y como lo planteas tú, sino porque yo he llegado a oír que los niños deberían estar prohibidos en algunos lugares, sobre todo de ocio pero también oficinas, y lo decían de verdad. Prohibidos como los perros. Yo me pongo en la situación de que alguien dijera que hay lugares donde no deberían ir abuelos porque se levantan mucho para ir al baño y repiten las cosas muchas veces y es una pesadez y me parece horrible. Se nos llena la boca con nuestros derechos y se nos olvida que también tenemos obligaciones. Como si los adultos no molestaramos nunca. Como si no hubiéramos sido todos niños, aunque, claro, nosotros nos portabamos genial (ejem, ejem).
    Como bien dices, cuantas más opciones haya para elegir, más fácil será encontrar lo que buscamos: romántico, tranquilo, familiar, marchoso… Pero sin pretender vivir en una burbuja sino en sociedad.

    • Yo sí pienso que hay lugares donde los niños no deben estar. Utilizar la palabra «prohibir» suena muy mal, pero la realidad es que hay determinados restaurantes, hoteles y espacios donde buscas tranquilidad y con niños pequeños eso es complicado.
      Yo sí he estado en hoteles donde no se aceptan niños, y no veo nada de malo, al revés, ¡cuánto se agradece de vez en cuando!

  7. Estiy completamente de acuerdo contigo: hay momentos y lugares. Yo no digo que molesten, pero ni todos los lugares ni todos los momentos están hechos para compartir con ellos. Cuando más lo noto es en viajes de trabajo: tras horas de vuelo y muchos días de trabajo profesional delante, me tocó dormir al lado de una familia con niños que lloraban. Pedí un cambio de habitación y no hubo problema. Ellos no tienen la culpa, al igual que cuando yo voy con los míos, pero yo tampoco…
    Besos

  8. Yo voy con mis hijos a todos lados. Con preferencia a lugares que se esfuerzan para hacérselo atractivo a los niños porque eso nos facilita las cosas a nosotros… pero tampoco exclusivamente.

    Cuando era pequeña, no recuerdo que existieran esos maravillosos mundos infantiles y sí lo rollo que era estar sentada en un restaurante mientras la cháchara de los adultos se eternizaba.
    Como dice María más arriba, también está bien que los niños aprendan a distinguir. Hay lugares en los que gritar se permite y otros en que no.

    En todo caso… bienvenido todo lo que sean alternativas diferentes y posibilidades de elegir.
    Y sí, si voy al cine de noche a ver una peli para adultos, me sorprenderá encontrarme un chaval sentado a mi lado. 🙂

  9. Natalia opino exactamente igual que tú. Hay un momento para cada cosa. Sí es cierto que, a veces, el lenguaje empleado es demasiado agresivo -«Prohibido los niños», «Libres de niños»… podría ser sustituido por «solo para adultos» sin que resultase tan chirriante- pero es solo eso, lenguaje. La esencia es otra y no hay que ver una campaña en contra de la infancia ni nada por el estilo. Es solo que debe haber la oportunidad de elegir. Igual que no puedes esperar tranquilidad en Disney o en McDonalds, sí me gustaría asegurarme de que, si así me apetece, puedo cenar con mi pareja o amigos en un lugar tranquilo sin niños revoloteando alrededor. Y no es nada malo que los niños revoloteen, eh! que de hecho, para eso son niños y es lo que tienen que hacer. Es solo que en algunos momentos necesito tranquilidad. También habrá quien me diga que muchos niños no revolotean, y no lo pongo en duda, pero estadísticamente hablando son los menos, precisamente, por lo que decía antes, porque está en su naturaleza.
    Así que me parece bien que haya opciones para todos los gustos/necesidades.

  10. Soy de tu misma opinión, aunque a veces el lenguaje sea un tanto agresivo. Creo que debe haber lugares para todos…y que nadie se ofenda o moleste por ello.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?