Mujer y Madre busca trabajo

37

Mujer profesional y madre BUSCA TRABAJO.

Me llamo María José Sarrión, aunque en este caso podría ser Mónica Pérez, Laura López, Encarna Sánchez.  Soy una profesional de los RRHH, y víctima de una sociedad machista que discrimina a la mujer sólo por el hecho de ser “madre”.

Vivimos una realidad que nos impide cuando llegamos a nuestra máxima madurez profesional seguir desarrollándonos como profesionales, y por una única razón: SER MADRE.

mujer y madre busca trabajo

 

Y en ese momento, un sentimiento de culpa del que no me puedo desprender, me acompaña en mis días como DESEMPLEADA: ¿Tomé la decisión correcta? ¿Debí dar más por mi empresa?

Yo era una directiva, ambiciosa, joven y que creía que me iba a comer el mundo. Desde siempre, apostaron por mí y yo, ¿qué hice?: No responder a las expectativas que habían depositado en mí.

¿Dejé de lado mis ocupaciones? ¿No cumplí objetivos? ¿Desantendí mis responsabilidades? La respuesta a estas preguntas es NO, sólo fui madre y disfruté de mi permiso por maternidad de 16 semanas.

Hoy en día, han pasado más de 2 años, desde que se produjo mi salida de la empresa. 2 años que me han dado para pensar mucho. Ya no busco la causa, ya no me importa. He conseguido entender cuál es el secreto.

Las mujeres vivimos un engaño laboral y profesional. Nos enseñan desde pequeñas que somos “superwoman” y nos mienten. Leemos en las revistas a maravillosas directivas de multinacionales que nos cuentan sus “medidas de conciliación”, y pensamos que algún día seremos como ellas. Pero nada más lejos de la realidad. ¿Sabemos realmente a qué hora llegan a casa cada día? ¿quién prepara los uniformes cada noche? ¿Quién le lleva la merienda al parque?

No nos engañemos, pero estas señoras no concilian, no tienen maravillosas vidas familiares, aunque la portada de la revista de moda de turno así nos lo quiera vender. Y ésto no es una crítica, sino una visión real.

Pero la vida de las mujeres reales es mucho más sencilla: Somos mujeres, mujeres y madres que luchan cada día por trabajar y por disfrutar de nuestros hijos. No queremos dejar de lado nuestras obligaciones profesionales, pero tampoco abandonar a nuestros hijos en manos de terceros que se ocupen de su educación.

¿Estamos preparadas para resolver esta situación?

¿Cuándo se darán cuenta los Gobiernos, las empresas que por el mero hecho de ser madres no adquirimos ninguna condición física o psíquica que nos inhabilite para seguir siendo las mismas o mejores profesionales?

mujer y madre busca trabajo

La naturaleza nos ha dado a las mujeres el gran regalo de poder engendrar vida.

Como mujer y como madre reivindico el poder seguir trabajando o no. Pero siempre como una opción. Quiero poder decidir si quiero dedicarme a cuidar en exclusiva a mis hijos, o por el contrario quiero continuar con mi carrera profesional.

Quiero poder decidir y no sentirme criticada, ni enjuiciada, ni por unos ni por otros.

Quiero leyes que me protejan de verdad, que no me obliguen a ser readmitida, ante una actitud completamente ilegal e injusta.

Quiero la protección real de los Gobiernos y de la Sociedad. Trabajar en una sociedad que no juzgue por las decisiones que adoptamos.

Este vídeo refleja fielmente la situación que vivimos.

 

Comparte
Artículo anteriorGenética, ¿hasta dónde quiero saber?
Artículo siguienteSi yo tuviera una escoba… me pondría en forma

María José Sarrion, profesional de los RRHH y blogger de La Alcoba de Blanca desde hace más de 4 años. Necesito como respirar contar lo que me pasa por la cabeza. Soy mujer y madre de 2 niñas, que han sacado facetas nuevas en mí. Multiapasionada, creativa e inquieta. Y con ganas de hablar de otros temas distintos a la maternidad. Porque como decía una buena amiga “hay vida más allá de la maternidad”.

37 COMENTARIOS

  1. Yo también soy Mujer y Madre y como tu busco trabajo. Las causas por las que o estoy empleada no tiene que ver con las tuyas pero, ahora, desde el otro punto de vista siento en mis carnes lo que antes ya veía como una realidad: la dificultad que implica para una mujer, una madre, conseguir un trabajo. Y no digamos nada si quieres que sea “conciliador”.
    Espero que esta situación -no solo la tuya o la mía, sino la de miles de mujeres- cambie pronto. Qué la sociedad vea el potencial que esta desperdiciando, que nos recupere porque no somos material de desecho.

    • Precisamente por sentirme identificada, madre de 2 peques, trabajando en gran multinacional con cargo; cometo el delito de reducir jornada ya que hacía más horas que un reloj y el estilo era ese o ese… buscando buscando soluciones y maneras, di con una. Consultora Independiente de Belleza. El horario que yo quiero, los ingresos que yo quiero, mi propio negocio vaya, a mi manera. En un principio sentí que renunciaba a mucho, me encantaba mi trabajo, responsabilidad, dirección, etc. Pero ahora veo que no, que estaba renunciando a todo lo que tengo ahora. Porque si el sistema no me lo da, me lo busco yo, me busco la manera de crecer profesionalmente, en ingresos, en satisfacción y en retos y ser madre, la madre que yo quiero ser.
      Cuando decidí que no quería trabajar de sol a sol por mucho cargo que tenía, siendo madre, alguien me dijo; La inteligencia es la capacidad de adaptarse al entorno. Y eso he intentado hacer y creo que a mi modo y medida lo estoy logrando.
      Trabajo por mi cuenta, gano lo que quiero en la medida de lo que quiero invertir en tiempo y esfuerzos, de una manera amena, divertida, con un equipo admirable y sobre todo sobre todo sobre todo… llevo a los peques a guarde y cole, los recojo, si se ponen malos no sufro por tener que salir del trabajo y llevarlos al médico (que eso es cada dos por tres), me quedo con ellos si estan malos y ese largo etc.
      No pretendo ser ejemplo de nada, y nada es perfecto, pero si ayuda a alguien saber que exiten maneras de y soluciones cuando el entorno se pone en contra a la CONCILIACION laboral y familiar… hasta día de hoy me va muy bien, eso no significa que no sea justo que no pudiera seguir ejerciendo mi profesión por haber sido madre y querer llevar a mis hijos al colegio…
      Por cierto… ahora me planteo un tercero… 😉
      Si alquier quiere = Nuria: nuria.ec421@gmail.com

  2. Hola!

    Soy mamà desde hace ya casi 6 meses. Mi realidad es que me despidieron de una empresa X, que resultó ser una estafa a los pocos meses. A los 15 días del despido me enteré que estaba embarazada. Los meses posteriores busqué trabajo ya que el embarazo no se me notó hasta el 7º mes y aún siendo honesta y franca y comentando el hecho de que estaba embarazada, las empresas ya no me querían, optaban por otros profesionales aunque fuera la candidata idónea. Asi que asumí que durante un tiempo iba a dedicarme a mi hijo. He encadenado varios trabajos de corta duración que me han ayudado a obtener ingresos (pocos pero algo es algo) y no dejo de pensar en la opción del autoempleo y desde casa. Gracias que tengo proyectos nuevos pero tb una gran desilusión con el mundo laboral y empresarial por cuenta ajena.

  3. Que bien lo has contado !!
    Yo decidí dejarlo , por estar con mi hijo, lo de dejarlo fue medio voluntario medio obligado ya que no era posible compaginar ambas cosas .
    Busco un trabajo que no abandone en trabajo que hago en mi hogar y muchísimo menos a mi hijo que cuanto más grandes más te necesitan , y es imposible , las medias jornadas, de trabajos remunerados, para madres que queremos volver están “missing” y el auto empleo es muy complicado. No existe para nada conciliación ni jornadas lógicas. ……
    mucha suerte !!!!
    Me encanta tu proyecto !!! Animo

  4. Yo también estoy en esta situación, nunca tuve un buen puesto de trabajo, a pesar de estar preparada para ello. Así que ahora estoy viviendo a través de la maternidad y de dar salida a mi proyecto emprendedor de Espacios Vivos. Estoy agotada de sentirme culpable por vivir así, por no traer dinero a casa, por no ser más que una madre. Pero bueno tiempos mejores vendrán. Ahora tenemos la posibilidad de votar a quien creemos que nos va a apoyar. Así que veremos si los tiempos cambian a nuestro favor, aunque en realidad pienso que el cambio está en nosotros, no podemos esperar que los demás cambien o mejoren.

    En cualquier caso me ha gustado el post, me parece que describe la situación de muchas mujeres madres.

    Un saludo

  5. Lo de mi no conciliación ya es famoso, pero mí literalmente me dijeron el día que me reincorporé tras la baja de maternidad: “es que no se puede tener todo en la vida”. Y como encima no estaban por la labor de facilitarme las cosas me volví a casa con mi bichilla. De esto hace ya un año y no me arrepiento de la decisión,pero sí me parece tremendamente injusto que nos sigamos viendo en estas coyunturas.

  6. Soy madre de 2 bichillos y trabajaba fuera de casa con jornada reducida. Al principio, en la empresa llevaba grandes proyectos, reuniones, viajes, peroooo desde que me embaracé todo ha quedado atrás, volví de mi primera baja maternal con una reducción de tareas, de la segunda con un cambio de departamento, y futuro despido, luché en los tribunales y les gané y allí me tenían aparcada cual objeto. Porque? Por ser madre, por intentar conciliar…que engañadas nos tienen! He decidido “aparcar” mi vida profesional, dedicarme a mis bichillos y de aquí algunos años volver arrancar. Así funciona nuestro sistema. Hasta cuando decidirán por nosotros ?

  7. Ay cómo te entiendo!! Yo también “era” profesional de los RRHH y tuve que elegir. Es cierto que en mi caso fui algo más obligada: por un lado la profesión de mi marido con traslados y por otra la discapacidad de mi hijo mayor, que fue el detonante. Pero tampoco se nos debería obligar a elegir entre acompañar a nuestros hios en sus momentos de necesidad y desarrollarnos profesionalmente. Hay mil maneras de ser productivas. Está el teletrabajo, las jornadas contínuas, las medias jornadas, las jornadas condensadas en varios días…si la empresa quiere, se puede. Y al final por una cosa o por otra nos sentimos culpables. Yo llevo bastante más de 2 años. Cumplo 40 el domingo y me he hecho mayor. NO cuento. Da igual la formación, la experiencia, el bagaje, mis competencias…el tiempo invertido en los míos para el mundo empresarial ha sido tiempo baldío. Por eso me río tanto de la conciliación y la capacidad de empoderamiento femenino. No sólo con nuestra buena voluntad podemos salir adelante ni con buenos propósitos…Mucho ánimo mujer, sigue insistiendo porque dos años no implican el fin, ya lo verás…Si viviera por la terreta incluso te proponía hacernos socias…Un beso muy fuerte;)

  8. A mí no me despidieron por ser madre sino que la crisis hizo que se cerrara la empresa. Me gustaba mi trabajo, mi sueldo, mis compañeros…, y seguí trabajando igual aunque fuera madre perdiéndome momentos de mi bebé. Cuando él tenía 3 años me fui al paro y disfruté de recogerlo del cole y llevarlo al parque y decidí que no quería otra vez volver a lo de antes. Ahora tengo un trabajo -que me gusta un poco menos, sobre todo el sueldo- pero me permite dejar y recoger todos los días a mi hijo del cole y creo que está en una edad que me necesita. La realidad es así de triste, las madres tenemos que elegir – las que pueden, claro- entre su trabajo y su maternidad. Lo malo es que todo esto no te lo explican cuando te dejas los cuernos como el que más en la Universidad para ahora comprobar que tus compañeros hombres no han tenido que elegir.

    • Exacto Cris, se les olvida contarnos la realidad. Que cuando nos convertimos en madre algo cambia en nuestro interior, a lo mejor no a todas pero sí a muchas. Yo no sé si cambiaría mi situación, pero lo que sí sé es que no pude elegirlo

  9. Totalmente de acuerdo. Somos una generación en pleno conflicto con nuestra sociedad, la que nos da alas para crecer nos las corta, una ironía… A lo mejor tenemos que dejar de seguir los dictados del mercados que se nos imponen. A lo mejor, solo, porque no todo el mundo quiere o puede rebelarse…
    Un besazo!

  10. No se puede decir mejor. A mí se me terminó el contrato y poco después me quedé embarazada. Se me notó enseguida, así que no había nada que hacer. Me tuve que quedar en casa, al principio por obligación, pero descubrimos que era lo mejor que nos podía pasar. Al año me volví a quedar embarazada y aquí sigo, en casa, aunque soy consciente de que es algo temporal. El año que viene me gustaría volver a trabajar, pero sé que no será fácil. He seguido formándome todo este tiempo, pero sé que va a ser muy complicado. Sobre todo porque ya no estoy dispuesta a aceptar cualquier trabajo. Y no porque se me caigan los anillos, no, sino porque quiero ser capaz de seguir criando yo a mis hijos (que para eso los he tenido, no para que los críen otros), así que el tema horarios se va a volver prioritario.

  11. A mi me pasó lo mismo pero un año mas tarde que a ti. Después de 10 años trabajando para la misma empresa de repente por tener hijos ya no valía para hacer el mismo trabajo que había hecho siempre. Eso si, no me lo dijeron con esas palabras, simplemente cerraron unos centros de trabajo y casualmente unas semanas antes habían colocado a todas las mujeres en reducción de maternidad en ellos…Pero bueno, no nos echaron, porque como teníamos reducción de jornada por maternidad y firmada movilidad geográfica, nos ofrecieron traslados a ciudades de la otra punta del país, sabiendo como sabían que de esa forma no lo aceptaríamos, cogeríamos nuestros miseros 20 días por año trabajado y a casa. En un principio me sentí muy dolida y traicionada, les había dedicado 10 años de mi vida, pero después te das cuenta de que no merece la pena seguir removiendo la mierda, porque al final a la única que hago daño es a mi misma y a mi familia, ellos son una gran cadena y de mi supongo que ya ni se acuerdan que existo. Como tu dices, para mi el escribir es una válvula de escape, necesito escribir porque me relaja, y lo hago sobre las dos cosas que conozco mejor, mis hijos y la cosmética. Cuando he leído tu artículo me he sentido totalmente identificada con lo que has escrito. Ni yo mismo habría expresado mejor, lo que se siente cuando te dejan de lado por tener hijos, después de haberles dados tantos años de nuestra vida. Pero hay algo que no nos podrán quitar, y es el disfrutar de nuestros hijos. En el fondo los hombres no tienen envidia porque ellos no pueden tenerlos por sí mismos. Salu2. Z.

  12. Precisamente por sentirme identificada, madre de 2 peques, trabajando en gran multinacional con cargo; cometo el delito de reducir jornada ya que hacía más horas que un reloj y el estilo era ese o ese… buscando buscando soluciones y maneras, di con una. Consultora Independiente de Belleza. El horario que yo quiero, los ingresos que yo quiero, mi propio negocio vaya, a mi manera. En un principio sentí que renunciaba a mucho, me encantaba mi trabajo, responsabilidad, dirección, etc. Pero ahora veo que no, que estaba renunciando a todo lo que tengo ahora. Porque si el sistema no me lo da, me lo busco yo, me busco la manera de crecer profesionalmente, en ingresos, en satisfacción y en retos y ser madre, la madre que yo quiero ser.
    Cuando decidí que no quería trabajar de sol a sol por mucho cargo que tenía, siendo madre, alguien me dijo; La inteligencia es la capacidad de adaptarse al entorno. Y eso he intentado hacer y creo que a mi modo y medida lo estoy logrando.
    Trabajo por mi cuenta, gano lo que quiero en la medida de lo que quiero invertir en tiempo y esfuerzos, de una manera amena, divertida, con un equipo admirable y sobre todo sobre todo sobre todo… llevo a los peques a guarde y cole, los recojo, si se ponen malos no sufro por tener que salir del trabajo y llevarlos al médico (que eso es cada dos por tres), me quedo con ellos si estan malos y ese largo etc.
    No pretendo ser ejemplo de nada, y nada es perfecto, pero si ayuda a alguien saber que exiten maneras de y soluciones cuando el entorno se pone en contra a la CONCILIACION laboral y familiar… hasta día de hoy me va muy bien, eso no significa que no sea justo que no pudiera seguir ejerciendo mi profesión por haber sido madre y querer llevar a mis hijos al colegio…
    Por cierto… ahora me planteo un tercero… 😉
    Si alquier quiere = Nuria: nuria.ec421@gmail.com

  13. Hola!
    Me he sentido muy identificada contigo. Yo soy madre desde hace 19 meses y desde que se me acabó la baja por maternidad, estoy en paro. Llevo meses buscando trabajo como ingeniera aeronáutica, pero a mis 30 años me está resultando muy complicado.
    Es triste, pero veo la desigualdad muy de cerca. Mi marido con mi misma edad, carrera y años de experiencia tiene un trabajo al que yo muy difícilmente podría optar ( por no hablar del sueldo)…
    En conclusión, no estamos tan avanzados como pensamos en temas de igualdad.

    Gracias por escribir tu experiencia. Me he dado cuenta de que no estoy tan sola.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre