miércoles, octubre 27, 2021
InicioMujer ActualMujer y Madre busca trabajo

Mujer y Madre busca trabajo

Mujer profesional y madre BUSCA TRABAJO.

Me llamo María José Sarrión, aunque en este caso podría ser Mónica Pérez, Laura López, Encarna Sánchez.  Soy una profesional de los RRHH, y víctima de una sociedad machista que discrimina a la mujer sólo por el hecho de ser «madre».

Vivimos una realidad que nos impide cuando llegamos a nuestra máxima madurez profesional seguir desarrollándonos como profesionales, y por una única razón: SER MADRE.

mujer y madre busca trabajo

 

Y en ese momento, un sentimiento de culpa del que no me puedo desprender, me acompaña en mis días como DESEMPLEADA: ¿Tomé la decisión correcta? ¿Debí dar más por mi empresa?

Yo era una directiva, ambiciosa, joven y que creía que me iba a comer el mundo. Desde siempre, apostaron por mí y yo, ¿qué hice?: No responder a las expectativas que habían depositado en mí.

¿Dejé de lado mis ocupaciones? ¿No cumplí objetivos? ¿Desantendí mis responsabilidades? La respuesta a estas preguntas es NO, sólo fui madre y disfruté de mi permiso por maternidad de 16 semanas.

Hoy en día, han pasado más de 2 años, desde que se produjo mi salida de la empresa. 2 años que me han dado para pensar mucho. Ya no busco la causa, ya no me importa. He conseguido entender cuál es el secreto.

Las mujeres vivimos un engaño laboral y profesional. Nos enseñan desde pequeñas que somos «superwoman» y nos mienten. Leemos en las revistas a maravillosas directivas de multinacionales que nos cuentan sus «medidas de conciliación», y pensamos que algún día seremos como ellas. Pero nada más lejos de la realidad. ¿Sabemos realmente a qué hora llegan a casa cada día? ¿quién prepara los uniformes cada noche? ¿Quién le lleva la merienda al parque?

No nos engañemos, pero estas señoras no concilian, no tienen maravillosas vidas familiares, aunque la portada de la revista de moda de turno así nos lo quiera vender. Y ésto no es una crítica, sino una visión real.

Pero la vida de las mujeres reales es mucho más sencilla: Somos mujeres, mujeres y madres que luchan cada día por trabajar y por disfrutar de nuestros hijos. No queremos dejar de lado nuestras obligaciones profesionales, pero tampoco abandonar a nuestros hijos en manos de terceros que se ocupen de su educación.

¿Estamos preparadas para resolver esta situación?

¿Cuándo se darán cuenta los Gobiernos, las empresas que por el mero hecho de ser madres no adquirimos ninguna condición física o psíquica que nos inhabilite para seguir siendo las mismas o mejores profesionales?

mujer y madre busca trabajo

La naturaleza nos ha dado a las mujeres el gran regalo de poder engendrar vida.

Como mujer y como madre reivindico el poder seguir trabajando o no. Pero siempre como una opción. Quiero poder decidir si quiero dedicarme a cuidar en exclusiva a mis hijos, o por el contrario quiero continuar con mi carrera profesional.

Quiero poder decidir y no sentirme criticada, ni enjuiciada, ni por unos ni por otros.

Quiero leyes que me protejan de verdad, que no me obliguen a ser readmitida, ante una actitud completamente ilegal e injusta.

Quiero la protección real de los Gobiernos y de la Sociedad. Trabajar en una sociedad que no juzgue por las decisiones que adoptamos.

Este vídeo refleja fielmente la situación que vivimos.

 

Mª José Sarriónhttp://www.alcobadeblanca.com
María José Sarrion, profesional de los RRHH y blogger de La Alcoba de Blanca desde hace más de 4 años. Necesito como respirar contar lo que me pasa por la cabeza. Soy mujer y madre de 2 niñas, que han sacado facetas nuevas en mí. Multiapasionada, creativa e inquieta. Y con ganas de hablar de otros temas distintos a la maternidad. Porque como decía una buena amiga “hay vida más allá de la maternidad”.
RELATED ARTICLES

37 COMENTARIOS

  1. Yo también soy Mujer y Madre y como tu busco trabajo. Las causas por las que o estoy empleada no tiene que ver con las tuyas pero, ahora, desde el otro punto de vista siento en mis carnes lo que antes ya veía como una realidad: la dificultad que implica para una mujer, una madre, conseguir un trabajo. Y no digamos nada si quieres que sea «conciliador».
    Espero que esta situación -no solo la tuya o la mía, sino la de miles de mujeres- cambie pronto. Qué la sociedad vea el potencial que esta desperdiciando, que nos recupere porque no somos material de desecho.

    • Es triste que por esa -unica razón tengamos le acceso vetado a muchos trabajos. Es una realidad, hay que alzar la voz y decirlo. Y Empezar de nuevo a reivindicar nuestros derechos

    • Precisamente por sentirme identificada, madre de 2 peques, trabajando en gran multinacional con cargo; cometo el delito de reducir jornada ya que hacía más horas que un reloj y el estilo era ese o ese… buscando buscando soluciones y maneras, di con una. Consultora Independiente de Belleza. El horario que yo quiero, los ingresos que yo quiero, mi propio negocio vaya, a mi manera. En un principio sentí que renunciaba a mucho, me encantaba mi trabajo, responsabilidad, dirección, etc. Pero ahora veo que no, que estaba renunciando a todo lo que tengo ahora. Porque si el sistema no me lo da, me lo busco yo, me busco la manera de crecer profesionalmente, en ingresos, en satisfacción y en retos y ser madre, la madre que yo quiero ser.
      Cuando decidí que no quería trabajar de sol a sol por mucho cargo que tenía, siendo madre, alguien me dijo; La inteligencia es la capacidad de adaptarse al entorno. Y eso he intentado hacer y creo que a mi modo y medida lo estoy logrando.
      Trabajo por mi cuenta, gano lo que quiero en la medida de lo que quiero invertir en tiempo y esfuerzos, de una manera amena, divertida, con un equipo admirable y sobre todo sobre todo sobre todo… llevo a los peques a guarde y cole, los recojo, si se ponen malos no sufro por tener que salir del trabajo y llevarlos al médico (que eso es cada dos por tres), me quedo con ellos si estan malos y ese largo etc.
      No pretendo ser ejemplo de nada, y nada es perfecto, pero si ayuda a alguien saber que exiten maneras de y soluciones cuando el entorno se pone en contra a la CONCILIACION laboral y familiar… hasta día de hoy me va muy bien, eso no significa que no sea justo que no pudiera seguir ejerciendo mi profesión por haber sido madre y querer llevar a mis hijos al colegio…
      Por cierto… ahora me planteo un tercero… 😉
      Si alquier quiere = Nuria: nuria.ec421@gmail.com

  2. Hola!

    Soy mamà desde hace ya casi 6 meses. Mi realidad es que me despidieron de una empresa X, que resultó ser una estafa a los pocos meses. A los 15 días del despido me enteré que estaba embarazada. Los meses posteriores busqué trabajo ya que el embarazo no se me notó hasta el 7º mes y aún siendo honesta y franca y comentando el hecho de que estaba embarazada, las empresas ya no me querían, optaban por otros profesionales aunque fuera la candidata idónea. Asi que asumí que durante un tiempo iba a dedicarme a mi hijo. He encadenado varios trabajos de corta duración que me han ayudado a obtener ingresos (pocos pero algo es algo) y no dejo de pensar en la opción del autoempleo y desde casa. Gracias que tengo proyectos nuevos pero tb una gran desilusión con el mundo laboral y empresarial por cuenta ajena.

    • Así es. A mí me parece perfecta la opción de la reinvención y el emprendimiento, pero no como única vía de salida.
      Sino porque tenemos un proyecto y lo queremos tirar adelante.

  3. Yo creo que aún valemos más después de ser madres. Tenemos mucha más capacidad de organización, multitasking y aprovechamiento del tiempo.
    Esos discriminadores no saben lo que se pierden!!

  4. Que bien lo has contado !!
    Yo decidí dejarlo , por estar con mi hijo, lo de dejarlo fue medio voluntario medio obligado ya que no era posible compaginar ambas cosas .
    Busco un trabajo que no abandone en trabajo que hago en mi hogar y muchísimo menos a mi hijo que cuanto más grandes más te necesitan , y es imposible , las medias jornadas, de trabajos remunerados, para madres que queremos volver están «missing» y el auto empleo es muy complicado. No existe para nada conciliación ni jornadas lógicas. ……
    mucha suerte !!!!
    Me encanta tu proyecto !!! Animo

  5. Yo también estoy en esta situación, nunca tuve un buen puesto de trabajo, a pesar de estar preparada para ello. Así que ahora estoy viviendo a través de la maternidad y de dar salida a mi proyecto emprendedor de Espacios Vivos. Estoy agotada de sentirme culpable por vivir así, por no traer dinero a casa, por no ser más que una madre. Pero bueno tiempos mejores vendrán. Ahora tenemos la posibilidad de votar a quien creemos que nos va a apoyar. Así que veremos si los tiempos cambian a nuestro favor, aunque en realidad pienso que el cambio está en nosotros, no podemos esperar que los demás cambien o mejoren.

    En cualquier caso me ha gustado el post, me parece que describe la situación de muchas mujeres madres.

    Un saludo

  6. Lo de mi no conciliación ya es famoso, pero mí literalmente me dijeron el día que me reincorporé tras la baja de maternidad: «es que no se puede tener todo en la vida». Y como encima no estaban por la labor de facilitarme las cosas me volví a casa con mi bichilla. De esto hace ya un año y no me arrepiento de la decisión,pero sí me parece tremendamente injusto que nos sigamos viendo en estas coyunturas.

  7. Soy madre de 2 bichillos y trabajaba fuera de casa con jornada reducida. Al principio, en la empresa llevaba grandes proyectos, reuniones, viajes, peroooo desde que me embaracé todo ha quedado atrás, volví de mi primera baja maternal con una reducción de tareas, de la segunda con un cambio de departamento, y futuro despido, luché en los tribunales y les gané y allí me tenían aparcada cual objeto. Porque? Por ser madre, por intentar conciliar…que engañadas nos tienen! He decidido «aparcar» mi vida profesional, dedicarme a mis bichillos y de aquí algunos años volver arrancar. Así funciona nuestro sistema. Hasta cuando decidirán por nosotros ?

  8. Ay cómo te entiendo!! Yo también «era» profesional de los RRHH y tuve que elegir. Es cierto que en mi caso fui algo más obligada: por un lado la profesión de mi marido con traslados y por otra la discapacidad de mi hijo mayor, que fue el detonante. Pero tampoco se nos debería obligar a elegir entre acompañar a nuestros hios en sus momentos de necesidad y desarrollarnos profesionalmente. Hay mil maneras de ser productivas. Está el teletrabajo, las jornadas contínuas, las medias jornadas, las jornadas condensadas en varios días…si la empresa quiere, se puede. Y al final por una cosa o por otra nos sentimos culpables. Yo llevo bastante más de 2 años. Cumplo 40 el domingo y me he hecho mayor. NO cuento. Da igual la formación, la experiencia, el bagaje, mis competencias…el tiempo invertido en los míos para el mundo empresarial ha sido tiempo baldío. Por eso me río tanto de la conciliación y la capacidad de empoderamiento femenino. No sólo con nuestra buena voluntad podemos salir adelante ni con buenos propósitos…Mucho ánimo mujer, sigue insistiendo porque dos años no implican el fin, ya lo verás…Si viviera por la terreta incluso te proponía hacernos socias…Un beso muy fuerte;)

    • Gracias Vanesa. No tiro la toalla, de hecho le he dado a mi vida una vuelta. Me estoy pasando a otro sector, aunque eso ahora me implica un sacrificio extra. Lo que tengo claro es que tengo mucho por dar y aportar.
      Un abrazo

  9. A mí no me despidieron por ser madre sino que la crisis hizo que se cerrara la empresa. Me gustaba mi trabajo, mi sueldo, mis compañeros…, y seguí trabajando igual aunque fuera madre perdiéndome momentos de mi bebé. Cuando él tenía 3 años me fui al paro y disfruté de recogerlo del cole y llevarlo al parque y decidí que no quería otra vez volver a lo de antes. Ahora tengo un trabajo -que me gusta un poco menos, sobre todo el sueldo- pero me permite dejar y recoger todos los días a mi hijo del cole y creo que está en una edad que me necesita. La realidad es así de triste, las madres tenemos que elegir – las que pueden, claro- entre su trabajo y su maternidad. Lo malo es que todo esto no te lo explican cuando te dejas los cuernos como el que más en la Universidad para ahora comprobar que tus compañeros hombres no han tenido que elegir.

    • Exacto Cris, se les olvida contarnos la realidad. Que cuando nos convertimos en madre algo cambia en nuestro interior, a lo mejor no a todas pero sí a muchas. Yo no sé si cambiaría mi situación, pero lo que sí sé es que no pude elegirlo

  10. Totalmente de acuerdo. Somos una generación en pleno conflicto con nuestra sociedad, la que nos da alas para crecer nos las corta, una ironía… A lo mejor tenemos que dejar de seguir los dictados del mercados que se nos imponen. A lo mejor, solo, porque no todo el mundo quiere o puede rebelarse…
    Un besazo!

    • Gracias Mónica,
      Así es, nos dejan crecer y soñar con algo que luego no es real. porque incluso aunque las empresas nos lo permitan muchas de nosotras comno madres no estamos dispuestas.

  11. No se puede decir mejor. A mí se me terminó el contrato y poco después me quedé embarazada. Se me notó enseguida, así que no había nada que hacer. Me tuve que quedar en casa, al principio por obligación, pero descubrimos que era lo mejor que nos podía pasar. Al año me volví a quedar embarazada y aquí sigo, en casa, aunque soy consciente de que es algo temporal. El año que viene me gustaría volver a trabajar, pero sé que no será fácil. He seguido formándome todo este tiempo, pero sé que va a ser muy complicado. Sobre todo porque ya no estoy dispuesta a aceptar cualquier trabajo. Y no porque se me caigan los anillos, no, sino porque quiero ser capaz de seguir criando yo a mis hijos (que para eso los he tenido, no para que los críen otros), así que el tema horarios se va a volver prioritario.

  12. A mi me pasó lo mismo pero un año mas tarde que a ti. Después de 10 años trabajando para la misma empresa de repente por tener hijos ya no valía para hacer el mismo trabajo que había hecho siempre. Eso si, no me lo dijeron con esas palabras, simplemente cerraron unos centros de trabajo y casualmente unas semanas antes habían colocado a todas las mujeres en reducción de maternidad en ellos…Pero bueno, no nos echaron, porque como teníamos reducción de jornada por maternidad y firmada movilidad geográfica, nos ofrecieron traslados a ciudades de la otra punta del país, sabiendo como sabían que de esa forma no lo aceptaríamos, cogeríamos nuestros miseros 20 días por año trabajado y a casa. En un principio me sentí muy dolida y traicionada, les había dedicado 10 años de mi vida, pero después te das cuenta de que no merece la pena seguir removiendo la mierda, porque al final a la única que hago daño es a mi misma y a mi familia, ellos son una gran cadena y de mi supongo que ya ni se acuerdan que existo. Como tu dices, para mi el escribir es una válvula de escape, necesito escribir porque me relaja, y lo hago sobre las dos cosas que conozco mejor, mis hijos y la cosmética. Cuando he leído tu artículo me he sentido totalmente identificada con lo que has escrito. Ni yo mismo habría expresado mejor, lo que se siente cuando te dejan de lado por tener hijos, después de haberles dados tantos años de nuestra vida. Pero hay algo que no nos podrán quitar, y es el disfrutar de nuestros hijos. En el fondo los hombres no tienen envidia porque ellos no pueden tenerlos por sí mismos. Salu2. Z.

  13. Precisamente por sentirme identificada, madre de 2 peques, trabajando en gran multinacional con cargo; cometo el delito de reducir jornada ya que hacía más horas que un reloj y el estilo era ese o ese… buscando buscando soluciones y maneras, di con una. Consultora Independiente de Belleza. El horario que yo quiero, los ingresos que yo quiero, mi propio negocio vaya, a mi manera. En un principio sentí que renunciaba a mucho, me encantaba mi trabajo, responsabilidad, dirección, etc. Pero ahora veo que no, que estaba renunciando a todo lo que tengo ahora. Porque si el sistema no me lo da, me lo busco yo, me busco la manera de crecer profesionalmente, en ingresos, en satisfacción y en retos y ser madre, la madre que yo quiero ser.
    Cuando decidí que no quería trabajar de sol a sol por mucho cargo que tenía, siendo madre, alguien me dijo; La inteligencia es la capacidad de adaptarse al entorno. Y eso he intentado hacer y creo que a mi modo y medida lo estoy logrando.
    Trabajo por mi cuenta, gano lo que quiero en la medida de lo que quiero invertir en tiempo y esfuerzos, de una manera amena, divertida, con un equipo admirable y sobre todo sobre todo sobre todo… llevo a los peques a guarde y cole, los recojo, si se ponen malos no sufro por tener que salir del trabajo y llevarlos al médico (que eso es cada dos por tres), me quedo con ellos si estan malos y ese largo etc.
    No pretendo ser ejemplo de nada, y nada es perfecto, pero si ayuda a alguien saber que exiten maneras de y soluciones cuando el entorno se pone en contra a la CONCILIACION laboral y familiar… hasta día de hoy me va muy bien, eso no significa que no sea justo que no pudiera seguir ejerciendo mi profesión por haber sido madre y querer llevar a mis hijos al colegio…
    Por cierto… ahora me planteo un tercero… 😉
    Si alquier quiere = Nuria: nuria.ec421@gmail.com

  14. Hola!
    Me he sentido muy identificada contigo. Yo soy madre desde hace 19 meses y desde que se me acabó la baja por maternidad, estoy en paro. Llevo meses buscando trabajo como ingeniera aeronáutica, pero a mis 30 años me está resultando muy complicado.
    Es triste, pero veo la desigualdad muy de cerca. Mi marido con mi misma edad, carrera y años de experiencia tiene un trabajo al que yo muy difícilmente podría optar ( por no hablar del sueldo)…
    En conclusión, no estamos tan avanzados como pensamos en temas de igualdad.

    Gracias por escribir tu experiencia. Me he dado cuenta de que no estoy tan sola.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

Viajar a Praga en familia, todo un descubrimiento | MyM on Descubrir Roma en familia, un viaje para crear recuerdos
María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques — Mujeres y Madres Magazine – Entre Mujeres… on ¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro) — Mujeres y Madres Magazine on La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro)
¿Te sumas al regalo azul de Unicef? — Mujeres y Madres Magazine on ¿Te sumas al regalo azul de Unicef?
10 cosas por las que los hijos te cambian la vida – Título del sitio on Trucos de maternidad que aprendí viendo Jurassic World
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
¿Cómo comprar una casa o piso? - Mamis y bebés on ¿Quieres ese vestido? Los realities de vestidos de novia
Estudio sobre el juego en los hogares – Mamá también sabe on El Club de los niños cansados
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
Como Decorar Con Plantas | Berryd.com on 10 ideas para decorar tu casa con plantas y flores
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Dar una conferencia, consejos para que sea épica on Pierde el miedo a hablar en público
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Lunes en Positivo. Navidad a la Vista - Se me cae la casa encima on Calendarios de Adviento
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
8 de marzo 2017: día de la mujer | Violeta Rodríguez   on Así viví #elVermmmut
Omar on Odio Star Wars
Las madres del cole, ese mundo paralelo – La aventura de mi embarazo on Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers
FastPass en Disneyland Paris - Las historietas de mamá on Cómo disfrutar en Disneyland Paris
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Novedades para llevar a los niños en el coche - Las historietas de mamá on Por lo que más quieras, los pequeños a contramarcha
5 cosas que echo de menos de cuando no era madre - Las historietas de mamá on ¿Cuándo nos levantamos?
Un DIY muy fácil para el Día del Padre - Las historietas de mamá on Ideas para sorprender a Papa el Día del padre
Las alfombras de Lorena Canals - Las historietas de mamá on Redecora tu vida
Mi médula es tuya #retounmillon - Las historietas de mamá on ¿Por qué hacerte donante de médula ósea?
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Channing Tatum publica una foto de su mujer desnuda on Niños y nuevas tecnologías: teoría vs realidad
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Palacio de Cibeles en Madrid | Violeta Rodríguez   on Harry Potter y el Legado Maldito
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
“Cómo prevenir que abusen sexualmente de nuestros hijos”. Verónica Trimadre. | Fundación Hugo Zárate – blog on Siempre son los hijos de los demás
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Otra agresión sexual
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Historias de Conciliación: parte 2 - Pack WordPress on #ConciliarEsVivir ¿Luchamos por la conciliación?
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Cerrar etapas para...¿abrir otras? - Mujeres y Madres Magazine on 40 cosas que aprendes al cumplir 40
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Río 2016: olimpiadas y machismo
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on De tutús, pelucas y masculinidad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Diez historias conmovedoras de Río 2016
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Libros para ninos de mujeres de la historia {Con sorteo} - Tigriteando on Sin mujeres no hay historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on El brownie, muerte por chocolate
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 dias sin comer carne ni pescado
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Planes para hacer en la ciudad en verano on Y tú… ¿viajas o haces turismo?
Planes para hacer en la ciudad en verano on Las cosas que más odias de ir al cine
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis