lunes, octubre 25, 2021
InicioMujer ActualPrimero, tu mascarilla

Primero, tu mascarilla

marcarilla

Tu mascarilla, lo primero. Luego ya, si eso… Obviamente, no hablo de mascarillas faciales, ni de consejos de maquillaje, ni de tips de belleza. Hablo de pura supervivencia. En el avión están hartos de recordárnoslo. Lo que pasa es que, como somos unos listillos, nadie atiende a los aspavientos de la pobre azafata. Pero decirlo lo dicen: que te coloques primero tu mascarilla y luego (y solo luego) ayudes a los demás.

Y es que, llamada a socorrer a tus cachorros y en tu afán de protegerlos, corres el riesgo de caer inconsciente antes de terminar la operación rescate. Por eso, por el bien del resto, sálvate tú primero. Solo luego podrás ayudar.

Iba a decir que de los mártires no hay nada escrito (más allá de su martirio, claro). Pero no se trata de martirio o no martirio. Aquí se trata de pragmatismo puro y duro. Y ahora ya, amigas, salgamos del avión que se acabaron las vacaciones (o casi).

Si tú no estás bien, nada bueno harás por los demás

tristeza
Anímate, mujer, que nadie puede hacerlo por ti

Por lo tanto, ocuparte de tu bienestar, no es un acto egoísta, ni banal sino… me atrevería a decir, que es hasta un gesto altruista. Un beneficio para la sociedad, en general, y para tu familia, en particular.

Esto lo dices hoy, tras haber martirizado a un par de amigas con tus preocupaciones. En tu estado plasta, te desconoces. Te odias. Te gustas mucho más cuando eres la payasa frívola que hace reír al resto o que ríe hasta el llanto y la afonía. Prefieres que crean que no te preocupas por nada, a mostrar tu lado oscuro y desprotegido. Aunque has de admitir, que en esos momentos te hace bien (mucho) sentir que tus amigas te arropan. Sentir que aprecian hasta tu faceta más insoportable.

Sí. Tú. Tonta. Que te atolondras. Que quieres llegar a todo para… Lo cierto es que ya ni siquiera sabes muy bien para qué. Ya no te produce satisfacción llegar a todo y cumplir con todas esas expectativas. Principalmente, las autoimpuestas.

¿A qué viene todo esto? Atrás queda una semana de júbilo y alboroto en que has sufrido tres crisis de ansiedad (o dos y conatos varios, que no sabes cómo se contabiliza esto), en tu estúpido empeño de cumplir con todo. Esa punzada que te atraviesa el pecho, del esternón a la vértebra correspondiente, que te obliga, de repente (y con lo mal que te va, oye) a frenar. A ponerte en horizontal forzada. A cerrar los ojos y rezar bajito para que ese dolor no sea un infarto, que en nada llegan los invitados al cumple del peque y es, francamente, un mal momento para palmarla.

Si tiene que ser… oye, pues que sea por lo menos pasada la fiesta. Tras soplar velas, abrir regalos y buscar tesoros pirata para golosos.

telaraña
Tumbada en la cama, escaneando el techo, descubres un par de telarañas…

Atrapada en tu propia red, no puedes dejar el tiempo correr sin hacer nada. Así que aprovechas la pausa para repasar mentalmente: ¿Velas suficientes? ¿Servilletas de pirata? ¿Pinchos? ¿Zumos? ¿Globos? El tesoro con las golosinas. ¡Mecachis! Todavía te falta dibujar el mapa del tesoro. Una merienda sencilla para pocos críos, tampoco vayas a creer…

De nuevo, la punzada.
Alto.
Detente.
¡Pero detente del todo, te digo! Detén incluso tu pensamiento.

Tratas de concentrarte en tu respiración y de no pensar en nada más. NADA MÁS.

A la mierda las velas, los vasitos de papel y las patatas chips… Aquí estás tratando de sobrevivir. Escucha a tu cuerpo. Tu corazón parece un tanto perdido y late como desacompasado. ¿Es realidad o paranoia? Ya no lo sabes muy bien pero, por si acaso, tú rezas para que no se detenga. No hoy. Rezas para no tener que gritar y pedir ayuda (joder! y recuerdas con espanto, que estás completamente afónica, así que nadie va a oírte).

Delega, mujer, delega

let-it-go
Let it gooo… Let it goooo…

Recapitulas y compruebas que lo has hecho. Esta vez incluso has delegado: Tarta por aquí, magdalenas por allá… esa mano amiga de última hora. Pero no es solo lo de hoy. Es el ritmo de las últimas semanas. Demasiados acontecimientos. Demasiadas emociones, cambios y rupturas. La intendencia habitual, más la gestión de todos esos cambios que se avecinan. Tantos cambios y novedades, tantos flecos sueltos que solo intentar enumerarlos agota.

Parece que aminora pero cuando intentas levantarte… ¡Todavía duele!

Cierras los ojos y te entregas. Te entregas al dolor. Te entregas al susto o lo que sea. Porque no sabes lo que te está pasando (aunque lo intuyes que, a estas alturas, tal vez puedas ya descartar el infarto). Respiras. Solo respiras y no haces nada más que respirar. Te amorras con fuerza a tu mascarilla de oxígeno invisible, la maldita punzada te sigue atravesando el tórax, te cuesta respirar y te preguntas: ¿Para qué? ¿Cual es el premio? ¿Hay premio? ¿El premio es la satisfacción de sentir que cumpliste todos los retos?

Hasta que se te pasa.

No del todo pero lo suficiente como para seguir queriendo darlo todo en cada pequeña proeza. Proezas que no se pagan, proezas que no se ven. La sensación de la misión cumplida por insignificante que sea.

Dos días después, todavía da coletazos (aunque la afonía y la tos la arrastrarás todavía un par de semanas más).

Entonces, reflexionas y descubres que cuando tú estás bien, todo está bien. Eres resolutiva y todo funciona. Risas. Aplausos.
Cuando tú no estás bien, todo se derrumba. Se producen broncas, aparecen temores inesperados, los problemas se convierten en irresolubles… Es la hecatombe.

Te paras y lo escribes, para recordarlo, para no olvidarlo… y hasta te sale una rima:

Cuando no estoy bien,
nada lo está.
Quiero estar bien,
quiero ser zen…
Y hoy la zen-a, hermosos,
os la hacéis vosotros.

Cuando se te pasa, vuelves al circo de tu vida. Constatas que no vas a dedicarte a la poesía y a correr… Hasta el próximo aviso. Porque a estas alturas no vas a cambiar. ¿O sí?

Fotos: Pixabay y Nuria P (encabezado)

Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. Cuodate ya!!!!! Se pasa fatal, yo solo las he tenido de no respirar pero cuando no estamos bien la bola se hace mas grande, un besazo

  2. […] Que sí, que no me lo estoy inventando, que yo también pensaba que nunca podría dejarlo pero no lo dudes tú también puedes dejar de fumar. Si eres fumadora y quieres dejarlo, probablemente estarás leyendo esto y pensando que te voy a dar la clave para que conseguir acabar con ese hábito tan dañino sea algo sencillo, pues lo siento pero no es así. No tengo ninguna fórmula mágica ni pócima secreta, la única clave para dejarlo eres TÚ MISMA. […]

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

Viajar a Praga en familia, todo un descubrimiento | MyM on Descubrir Roma en familia, un viaje para crear recuerdos
María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques — Mujeres y Madres Magazine – Entre Mujeres… on ¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro) — Mujeres y Madres Magazine on La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro)
¿Te sumas al regalo azul de Unicef? — Mujeres y Madres Magazine on ¿Te sumas al regalo azul de Unicef?
10 cosas por las que los hijos te cambian la vida – Título del sitio on Trucos de maternidad que aprendí viendo Jurassic World
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
¿Cómo comprar una casa o piso? - Mamis y bebés on ¿Quieres ese vestido? Los realities de vestidos de novia
Estudio sobre el juego en los hogares – Mamá también sabe on El Club de los niños cansados
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
Como Decorar Con Plantas | Berryd.com on 10 ideas para decorar tu casa con plantas y flores
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Dar una conferencia, consejos para que sea épica on Pierde el miedo a hablar en público
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Lunes en Positivo. Navidad a la Vista - Se me cae la casa encima on Calendarios de Adviento
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
8 de marzo 2017: día de la mujer | Violeta Rodríguez   on Así viví #elVermmmut
Omar on Odio Star Wars
Las madres del cole, ese mundo paralelo – La aventura de mi embarazo on Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers
FastPass en Disneyland Paris - Las historietas de mamá on Cómo disfrutar en Disneyland Paris
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Novedades para llevar a los niños en el coche - Las historietas de mamá on Por lo que más quieras, los pequeños a contramarcha
5 cosas que echo de menos de cuando no era madre - Las historietas de mamá on ¿Cuándo nos levantamos?
Un DIY muy fácil para el Día del Padre - Las historietas de mamá on Ideas para sorprender a Papa el Día del padre
Las alfombras de Lorena Canals - Las historietas de mamá on Redecora tu vida
Mi médula es tuya #retounmillon - Las historietas de mamá on ¿Por qué hacerte donante de médula ósea?
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Channing Tatum publica una foto de su mujer desnuda on Niños y nuevas tecnologías: teoría vs realidad
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Palacio de Cibeles en Madrid | Violeta Rodríguez   on Harry Potter y el Legado Maldito
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
“Cómo prevenir que abusen sexualmente de nuestros hijos”. Verónica Trimadre. | Fundación Hugo Zárate – blog on Siempre son los hijos de los demás
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Otra agresión sexual
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Historias de Conciliación: parte 2 - Pack WordPress on #ConciliarEsVivir ¿Luchamos por la conciliación?
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Cerrar etapas para...¿abrir otras? - Mujeres y Madres Magazine on 40 cosas que aprendes al cumplir 40
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Río 2016: olimpiadas y machismo
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on De tutús, pelucas y masculinidad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Diez historias conmovedoras de Río 2016
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Libros para ninos de mujeres de la historia {Con sorteo} - Tigriteando on Sin mujeres no hay historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on El brownie, muerte por chocolate
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 dias sin comer carne ni pescado
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Planes para hacer en la ciudad en verano on Y tú… ¿viajas o haces turismo?
Planes para hacer en la ciudad en verano on Las cosas que más odias de ir al cine
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano