domingo, mayo 22, 2022
InicioLifeStyleCuando naces en el mediterráneo y te mudas a Madrid

Cuando naces en el mediterráneo y te mudas a Madrid

Playa

Dentro de una semana estaré viviendo en Madrid.

No es la primera vez que me mudo a la capital desde Valencia (la ciudad que me vio nacer) así que no me pilla de nuevas. Cuando naces en una ciudad con playa, hay cosas que das por supuesto (como que el ambiente tiene humedad o que por la noche la brisa del mar es fresca) y entonces te trasladas a vivir a una ciudad de interior ¡y no cualquier ciudad! porque te vas a la capital. Esa capital de la que has escuchado tanto hablar y que sólo has visitado en un viaje escolar.

La primera vez hay cosas que te llaman la atención y, como dentro de una semana estaré de nuevo por allí, he querido hacer mi propia recopilación.

No huele a mar

gaviota

Lógico ¿verdad? Sin embargo eso es algo que sorprende si vienes de una ciudad de costa. No huele ni un poquito a mar y además el ambiente es muy seco, así que los mediterráneos lo notamos un poco “raro”

La gente mola tanto que te sientes en casa

sonrisa_cafe

En Madrid vive mucha gente que no es de Madrid, lo que significa que están más que acostumbrados a ayudar a personas perdidas y explicar las cosas una y otra vez. Si hay algo que me sorprende de Madrid es la amabilidad de la gente y lo a gusto que te sientes allí desde el minuto cero.

¿De verdad vive tanta gente aquí?

aglomeracion

Yo vengo de Valencia, que es bastante grande y sin embargo siempre me sorprende la cantidad de gente que hay en Madrid. Hay mucha gente vayas donde vayas y hacer cola no estresa a los madrileños porque están muy acostumbrados. Los que no estamos tan acostumbrados sin embargo nos extrañamos bastante de que haya tanta gente en todas partes.

Piel seca, labios secos…

suelo_reseco

He comentado que en Madrid no hay humedad en el ambiente ¿verdad Yo, que odio ponerme hidratante tengo que ponerme a diario (y varias veces) y me convierto en adicta al Liposán. Incluso se me seca la nariz por dentro y me sangra. Sin embargo el pelo se queda liso y brillante, así que no todo es malo del ambiente seco.

El frío seco es bien

Rana_Gustavo_nieve

En Valencia cuando hace frío se te congelan los huesos. Puedes pasar el día entero con los pies congelados y es muy complicado entrar en calor (por la humedad). Sin embargo en Madrid, cuando hace frío te abrigas y punto. Puedes estar en la calle a cero grados y no sentir frío ¡es genial!

El calor seco NO

termometro

Vale que el calor húmedo te hace sudar pero es que tanta sequedad a mi me deja fatal. Se me seca la boca y la garganta (hasta el punto que no puedo casi hablar) y me baja la tensión, por lo que me siento una piltrafilla. Si estás acostumbrada al calor del mediterráneo, no creo que te guste el calor de Madrid.

De aquí de Madrid

telefono

¿Recuerdas las llamadas de teléfono a la radio? ¿De donde llamas? De aquí,  de Madrid 😉 Pues si vives en Madrid el tiempo suficiente, seguro que tú también lo acabas diciendo.

El agua es maravillosa

Gato_bebe_agua

El agua del mediterráneo es dura y sabe fatal, sin embargo en Madrid está buenísima del grifo y siempre sale fresca (incluso en agosto). Cuando vivía en Madrid y mis padres venían a visitarme, siempre se llevaban un par de garrafas de agua ¡como si vinieran de visitar un manantial!

En definitiva, estoy deseando comenzar de nuevo en Madrid y sentirme en casa a pesar de estar tan lejos del mar.

Fotografia Pixabay

Artículo anteriorAdoras Suecia y no sólo por Ikea
Artículo siguientePrimero, tu mascarilla
Pilar Martínez
Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

21 COMENTARIOS

  1. Yo estoy en el proceso a la inversa…. 34 años en Madrid y ahora viviendo desde hace 3 meses en Gandía (Valencia) …. y no me hago con el calor húmedo que me hace sudar como un pollo, el pelo afro y eso si… la hidratación genial

  2. Ojalá pudiera trasladarme yo a Madrid!!!!!!!! Mucha suerte en la nueva etapa y estoy de acuerdo en todo lo que has dicho… pero para mí hasta el calor seco del verano me encanta 😉

  3. Yo me mudé de Barcelona a Sofía, que tiene clima continental como Madrid, y me pasa casi todo lo que cuentas. Aunque nunca me ha sangrado la nariz, por suerte. Lo del agua es lo primero que noté, y no sólo por el sabor, sino porque no te deja el pelo como un estropajo como la de Barcelona.

    • Es verdad!! el pelo se queda más liso y brillante ¿a que sí?
      Yo lo voy a notar muchísimo, sobretodo ahora que estoy pasando unos días en la playa y el agua es peor todavía que en la ciudad jaja

  4. Bueno,Pilar,de nuevo de vuelta.pues a ver si un día quedamos cuando ya estéis instalados.un beso y te deseo que todo te vaya fenomenal en esta nueva etapa.

  5. No tenia ni idea!!! Supongo q ya lo tendrás todo pero si necesitas algo, info de coles o lo q sea pegamento un toque!!! Habra q hacer una quedada blogger a para celebrarlo, no?

  6. Y os irá genial seguro! Te entiendo bastante bien, no puedo imaginarme vivir en un sitio sin mar, soy isleña! Mar por todos lados! 😉 Pero nunca se sabe! Un besazo y que lo disfrutéis mucho!

  7. No he vivido en Madrid pero cuando voy también me sorprende la amabilidad de la gente con los desconocidos 🙂
    Y lo de beber agua del grifo (y lavar la ropa y que las manchas salgan a la primera) eso también me parece un súper punto!!!
    Mucha suerte en vuestra nueva etapa!!!

  8. Ais mi Madrid, cuanto la echo de menos… a veces nada mas Jajajaja
    Yo me fui de Madrid para irme a un pueblucho de Ciudad Real, que puedes pensar que siendo de interior no hay diferencia… La gente habla del calor de Sevilla, tienden a olvidarse de esta provincia. Es puro fuego el aire, enserio, horrible y el agua peor todavía! He perdido brillo en el pelo, la piel tardó en acostumbrarse y a mi marido le provoca piedras en el riñón, imagínate!!
    Pero estoy contigo, hace frío te abrigas mas y listo, pero por la costa es peor, si…

  9. No estoy muy de acuerdo con todo 😉
    Yo soy de Barcelona y tengo a la familia política en Madrid… y sí, el pelo lo llevo estupendo cuando voy de visita. Lo que no comparto es el tema del frío seco y el calor seco. Será que soy friolera de narices, yo en invierno en Madrid paso mucho frío, en Barcelona es cierto que la humedad hace que la sensación de frío sea más de lo que indica el termómetro (y en verano lo mismo pasa con el calor) pero ni así llega a hacer el frío que hace en Madrid en invierno, que se te clava como cuchillos. Salir de casa de mi suegro en Nochebuena a las tantas para ir a casa de mis cuñados a dormir es duro, aún teniendo el coche aparcado en la puerta. Y en verano es cierto que el calor pega fuerte, pero en la sombra se está bien, en Barcelona ponte a la sombra los días de calor fuerte, que sigues sudando como un pollo…

  10. Yo a lo sumo, me he ido a vivir de Barcelona a Lleida. No puedo decir que no esté en el interior, pero era imposible no sentirme en casa 🙂 🙂
    Suerte, ánimos y siempre actitud positiva… Para todo lo demás: Liposán, tu gran amigo 😛

    Saludos

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Noelia - Golosi on Yo también hago cosas pol