lunes, mayo 16, 2022
InicioOcioVentajas y desventajas de veranear en la playa

Ventajas y desventajas de veranear en la playa

pies_playa

Toda mi vida he veraneado en la costa, excepto algún viaje esporádico a Andorra o al Pirineo, así que desde bien pequeña para mi el verano es sinónimo de playa. Como es lo que más conozco es lo que me pide el cuerpo (ya sabes que el ser humano es un ser de costumbres), pero en la playa no todo son ventajas.

Así que, con todo el conocimiento de causa que me da mi experiencia vital, hoy paso a resumirte las ventajas e inconvenientes de pasar el verano en la playa (por si todavía no tienes claro adonde ir en agosto).

Desventajas

Tu pelo será un estropajo

perro_pelo

Asúmelo, si estás en la playa te puedes ir olvidando del pelo brillante y suave porque el agua de las zonas de costa y el ambiente húmedo hacen que siempre tengas el pelo crespado y despeinado.

Lo bueno es que todo el mundo lo tiene igual 😉

Hay medusas

medusas

Y peces araña y otros bichos que pueden convertir tu día playero en un mal día (con visita al puesto de la Cruz Roja incluida). Hay que tener cuidado y mirar dónde pisas para no tener un disgusto.

Hay cucarachas

cucaracha

Si leíste el post de nuestras fobias, las cucarachas son mi gran problema cuando llega el verano y estamos en la playa. La humedad, el calor y la civilización hacen que los pueblos de la costa estén infestados de cucarachas rojas, voladoras y asquerosas. Puajjjj

Masificación a mansalva

Wally_Playa
A no ser que encuentres una calita escondida en Menorca o tengas la suerte de estar en una playa que no conoce mucha gente, lo normal es que haya mucha gente en la playa. Al menos durante el día, porque si vas por la tarde probablemente estarás mucho más tranquilo y podrás colocar la toalla donde te apetezca.

Arena hasta en la rabadilla

enterrado-arena

Cuando vas a la playa, te bañas y juegas con tus hijos, lo más probable es que sigas sacando arena de tu pelo (y de otras partes de tu cuerpo) durante días. Si la arena es un problema para ti, lo mejor es no ir.

Ventajas

La playa mola siempre

Playa_mañana_tarde_noche

Da igual si vas por la mañana, por la tarde, cuando es de noche. Da igual si vas en verano, en otoño o en invierno. El paisaje siempre es una pasada y eso no lo puedes negar.

Es un cuarto de juegos gigante

niña_playa

Los niños (y los adultos) se divierten muchísimo en la playa y no me extraña porque ¡se puede jugar a tantas cosas!

  • Hacer castillos de arena
  • Enterrarte en la arena
  • Buscar conchas
  • Saltar las olas
  • Bucear con gafas y tubo
  • Hacer comiditas con la arena
  • Hacer la croquetilla
  • Pescar
  • Jugar a las palas o a la pelota
  • Pasear por la orilla
  • Hacer una sesión de fotos en bikini
  • Escribir mensajes en la arena para que las olas los borren
  • De noche: hacer una hoguera, tocar la guitarra, bañarte en el mar, hacer una fiesta, cenar de bocata en la orilla…
  • etc.

Si tienes niños, seguramente se van a divertir en la playa. Aunque no tengas mucha imaginación para inventar juegos, seguro que ellos se lo pasan bien igualmente.

Nunca tendrás la piel igual

tomando_el_sol

El salitre, la arena, el sol y la sal del mar hacen que tengas la piel muy bonita y con un moreno fantástico. Por muy chulo que sea el moreno de la montaña, el de la playa me parece increíble.

Puedes caminar descalza

pie_playa

No me negarás que una de las mejores cosas de la playa es que puedes caminar descalza, al menos en la playas de arena… Además, los expertos dicen que es buenísimo para la circulación, el dolor de articulaciones, fortalece los músculos y tobillos, previene varices, la arena sirve de exfoliante de los pies, etc.

Puedes hacer topless

topless

Si te gusta tomar el sol en topless en la playa puedes hacerlo sin que nadie te mire raro porque en las piscinas está prohibido. Y hasta aquí mi resumen de ventajas e inconvenientes de ir de vacaciones en la playa.

En mi caso, a pesar de pasarme el verano con el pelo como una fregona, sufrir con las cucarachas y tirarme horas sacando arena de los lugares más insospechados, no cambio la playa por nada.

¿Y tú dónde prefieres veranear?

Fotos: Pixabay

Pilar Martínez
Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

17 COMENTARIOS

  1. Yo soy más de interior y me voy al pueblo a hacer turismo rural… la playa la dejo para el resto del año.. ventajas de vivir al lado del mar 😉

  2. Puedes comer paella… tomarte una cañita en un chiringuito de playa…
    ¡El domingo la piso! ¡Por fin!
    Cuento los minutos que faltan para abrazar a mis padres y retozar con mis hijos por la arena, sin tener que pensar en la cenaaa!! Domingo ven a mí.

  3. A mí me gusta la playa, me encanta en invierno, pasear x ella y respirar ese aire…
    Reconozco que me costaría mucho vivir en una ciudad donde no hubiera, playa, para mí es como la desembocadura de mi ciudad, playa…pero me da mucha pereza la arena…
    Soy mucho también,(más que de montaña) de prao.
    Pero vamos x la peque, que lo goza 🙂

  4. Vivo cerca del mar y mis vacaciones de pequeña incluían siempre días y días de playa y, ya de adulta, menos pero unos cuantos días de playa, y comparto todo lo que dices menos lo de las cucarachas. Nunca, pero ni una, eh. Me ha sorprendido leerlo… No sé dónde debes veranear tú pero en la costa catalana yo nunca he encontrado… ¡por suerte!

  5. A mi lo que más me gusta de la playa es que si es larga, poder caminar por la arena, tocando el agua. Hasta que nació la peque nos pegábamos unos paseos mañaneros… Eso sí, nosotros a las 11 como muy tarde saliamos pitando viendo todo el gentío.
    Lo bueno de vivir cerca del mar es que en verano buscas otras alternativas, aunque termines yendo, aunque solo sea, una semana a la playa. 🙂 🙂

    Y lo de las cucarachas… Pues yo he visto el escarabajo pelotero, muy gracioso, por suerte las cucas no las he visto en la playa. Pero la oficina donde trabajo está a 5 minutos de la playa de Barcelona y el problema está que tenemos cucas cada dos por tres 🙁

    Saludos

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión