Élite, la serie para adolescentes que no querrás que vean tus adolescentes

0

Hace tiempo que la televisión en abierto se ha olvidado del público juvenil en su ficción y ha llegado Netflix para cubrir ese hueco con una serie española como Élite que ha revolucionado lo que ven nuestros jóvenes en las pantallas y que es bueno que veamos con ellos aunque en algunos momentos “se nos haga bola”.

No es que el nicho de público juvenil no vea la televisión convencional, Operación Triunfo es un claro ejemplo de que verla la ven pero la ven de otro modo.

Élite se estrenaba el 5 de Octubre de 2018 en la plataforma de televisión en streaming Netflix, una primera temporada de ocho capítulos de menos de una hora de duración cada uno de ellos.

Es la primera ficción española para este medio producida desde Zeta producciones y en la que se mezclan todos los tópicos del drama adolescente con unos novedosos toques de thriller criminal.

Dirigida por Daniel de la Orden y Ramón Salazar y creada por Carlos Montero y Darío Madrona, tenían entre los cuatro todos los mimbres para hacer un producto que gustara a este grupo de población, algo que ya han conseguido en anteriores ocasiones cada uno de ellos. Pero ni ellos mismos pensaban que pudiera llegar a gustar tanto y a tantos.

La fórmula mágica de Élite

Claro, aquí hay que decir que no existe aunque no sea del todo cierto.

Directores y guionistas tienen mucha experiencia en productos audiovisuales para adolescentes y aquí además, han contado con medios para juntar toda esa experiencia y ponerla en bandeja a un público que como decíamos antes, no encontraba su hueco en la ficción nacional.

En Élite se habla y se ve de sexo abiertamente, de relaciones abiertas entre jóvenes de romanticismo y de poliamor, para todos los gustos.

Además, se arriesga a hablar de discriminación por enfermedad, por VIH, algo que sigue siendo un tabú para muchos portadores.

Serie para adolescentes

En Élite se habla de religión y lo que esta implica tanto en posibilidades para una mujer como en represión para un hombre. Las normas religiosas y su imposición en una población de mentalidad cada vez más abierta.

La sexualidad entre los jóvenes que estudian en el elitista colegio de Las Encinas es un territorio a explorar, lo mismo que les pasa a los adolescentes que tenemos en casa aunque a nosotros nos cueste reconocerlo y por eso es bueno que una serie como esta la veamos juntos.

No todo es sexo, no nos asustemos, también hay drogas en las fiestas, en las aulas y en los vestuarios del centro en el que pasan muchas horas al día estos chicos y chicas de 16 a 18 años, más o menos.

Bullying, presión social contra el diferente, serofobia, choque cultural, xenofobia pero además, le suma algo más que la actualiza: la corrupción política y económica y cómo la viven los hijos de esos corruptos.

Hablar de actualidad política, económica y social en un producto audiovisual destinado a un público que empieza a tomar consciencia de la realidad y la sociedad en la que vive no sólo es sano es que es muy necesario para todos.

series para adolescentes
Elite

La lucha de clases es tangible también en Élite, un poco forzada puede ser pero está ahí y es bueno ponerla en la pantalla, es bueno trabajar sobre ella, hablar sobre esos chicos en casa y comentar cómo vemos su relación con el resto del colegio, sus nuevas amistades, sus nuevos enemigos, sus nuevas adicciones.

Para terminar de concretar este coctel le ponemos el toque del thriller, del asesinato, de la muerte violenta, de buscar a un culpable que puede ser cualquiera o ninguno.

Los datos han confirmado que el coctel ha sido todo un éxito, los espectadores de la serie se han multiplicado en todo el mundo, ya se están grabando los capítulos de la segunda temporada y los rumores de que la tercera está en el horno son cada día mayores.

Según los datos Élite fue a las dos semanas de su estreno la serie que más había enganchado a sus espectadores habiendo visto la mayoría de ellos más de cuatro episodios seguidos en un solo día.

Un producto de Élite

No es la primera vez que os comentamos aquí lo bien que se está trabajando la ficción audiovisual en nuestro país y cada vez hay más ejemplos que lo demuestran, Élite es otro más.

Teniendo en cuenta al público al que se dirige es evidente que se trata de un producto de élite, que se ha mimado tanto en el fondo como en la forma.

Se ha arriesgado lo justo jugando a ganar y ha salido muy bien el planteamiento.

Es cierto que la temporada uno jugaba con el factor sorpresa y ahora, la próxima temporada no lo tiene pero en su favor, el espectador ya conoce a los personajes, sus miserias, sus puntos débiles y sus relaciones personales y está deseando saber más de ellos.

El casting de los actores ha sido arriesgado lo justo, se han buscado rostros jóvenes y desconocidos apoyados por otros también jóvenes pero algo más conocidos, fuera y dentro de España y se ha acertado con unos y con otros.

La imagen de la serie es de una calidad impecable, no se le puede poner un pero a la factura de la serie, a la imagen a la iluminación y a la planificación. Suena y se ve como lo que es, una serie bien hecha.

Series para adolescentes
Elite

Y la música ha sido otro de los aciertos del equipo sin duda. Los responsables de Élite tenían claro que su público consume música a diario, más que ninguna otra franja de edad y lo han cuidado mucho.

La música hace guiños a los gustos del propio equipo según han reconocido ellos mismos pero al mismo tiempo suena actual y sobre todo y lo que es más complicado pero más de agradecer es que acompaña y beneficia mucho a las secuencias en las que se integran muchas de las canciones que suenan y se reconocen en Élite.

Para la segunda temporada ya hay confirmados tres nuevos estudiantes para el colegio Las Encinas, tres nuevos rostros, tres actores desconocidos hasta que formen parte de esta Élite que además suma talento a la producción de cada capítulo con la incorporación de Silvia Quer al equipo de Ramón Salazar y Dani de la Orden.

Quizás no sea la serie que más te guste que vean tus hijos adolescentes pero como sabes que verla la van a ver, es mejor que te dejes los prejuicios a un lado que dejes de verles como los niños o las niñas que poco a poco van dejando de ser y te sientes con ellos a ver cada capítulo y a comentarlos juntos y a solucionar alguna de las dudas que puede que te plantean ¡ánimo que esto no ha hecho más que empezar!