jueves, mayo 19, 2022
InicioOcio10 cosas buenas que aprendimos de Disney

10 cosas buenas que aprendimos de Disney

Últimamente se critica mucho a Disney, esos dibujos animados con los que muchas crecimos y que nos hacían soñar. Sí, quizá nos hacían soñar con ser princesas, con príncipes o con finales felices, pero ¿que hay de malo en que una niña sueñe con cuentos de hadas?. No digo que los príncipes no tengan su parte chunga y está claro que las “madres” no eran el personaje preferido de Walt Disney ( seamos realistas, muchas historias no hubieran tenido sentido si hubiera una madre de por medio…), pero también tienen cosas buenas.

disney Collage


Cada uno hacemos una lectura diferente de lo que nos rodea, de lo que nos pasa, de las películas que vemos, de los libros que leemos…Pero siendo objetivos, algunos dibujos de Walt disney nos dan muy buenas lecciones.

Buenos valores que transmite Disney

Disney Pinocho

Sinceridad: Pinocho es una película perfecta para enseñar a los pequeños de la casa la importancia de decir la verdad. Cada vez que dice una mentira le va creciendo la nariz, es algo muy gráfico para ellos, por eso, no es nada raro escuchar a una madre decirle a su hijo “como digas otra mentira te va a crecer la nariz como a Pinocho

Bella y bestia libreria

Fomento de la lectura: sí, yo soy una fanática de la lectura pero ¿quién no ha soñado con “devorar” libros después de ver a Bella deslizarse por la escalera en la biblioteca? El arranque de la película gira en torno a lo divertido que es leer y como puede hacerte vivir mil aventuras diferentes.

Disney Buscando a Nemo

Perseverancia: toooodaaaa la película se pasa el padre de Nemo buscando al pequeño pez payaso. Da igual que crea que no tiene ninguna esperanza, da igual que se le pongan por delante tiburones o cualquier problema, él sigue buscando a su hijo. Finalmente, acaba demostrando que la perseverancia y el no rendirse tiene su recompensa.

Respeto a otras culturas y a nuestro entorno: No hay ejemplo más claro de esto que Pocahontas. Nos muestra la importancia de cuidar y respetar a la madre tierra, pero también que a pesar de pertenecer a diferentes culturas, todos somos iguales y todos podemos entendernos.

Disney La bella y la Bestia

La belleza está en el interior: toda la película de la Bella y la Bestia gira en torno a esta idea, podemos verlo desde el primer momento en el que el príncipe echa a la anciana por su aspecto, motivo por el que caerá sobre él la maldición que le convertirá en bestia. Pero sobre todo, se demostrará luego cuando Bella rompe la maldición y la Bestia vuelve a ser un príncipe, aunque es cierto lo que dice mi compañera Pilar que hay que rascar mucho para descubrir el buen fondo de Bestia…

Disney mulan

Igualdad: Mulan nos da una clara lección de lo que es luchar por unos ideales y revelarse contra lo que no crees justo. Al ser una mujer, sus padres y la sociedad piensan que debe quedarse en casa  sirviendo el té en lugar de irse a la guerra. Sin embargo, ella no se queda de brazos cruzados y demuestra que es tan válida como cualquier hombre para luchar.

Disney peter pan

La imaginación: si hay una película mágica por excelencia es Peter Pan. Peter transmite la idea de que los sueños se pueden convertir en realidad, que sólo tienes que luchar por ellos. Nos invita a soñar y a creer en cosas que nunca pensarías. De hecho, de ella sale la conocida frase que tienen como lema muchos emprendedores “Si puedes pensarlo, puedes hacerlo“.

Disney Robin Hood

Solidaridad: Robin Hood se preocupaba por las penurias que estaban pasando sus vecinos, por ello decidió empezar a robar a los ricos para dárselo a los pobres. Es cierto que era un forajido y que lo que hacía está mal, sin embargo, todos le recuerdan como un héroe porque no lo hacía en su propio beneficio, sino para ayudar a los que peor lo estaban pasando.

Disney Aladin

Sé tu mismo: esta lección nos la da Aladdin. Él se piensa que tiene que convertirse en un príncipe para gustar a Jasmine, sin embargo, cuando aparece vestido como tal y con todo un séquito ella no le presta ninguna atención. En cuanto se da cuenta de que es él, el joven sin dinero que conoció en el bazar, cae rendida a sus pies y juntos lucharán por su amor.

Disney Frozen

Lazos familiares: una de las últimas películas de Disney, Frozen es un buen ejemplo de la confianza y la amistad entre hermanos. Muestra la buena relación que tenían Elsa y Anna y como, el tener que ocultar un secreto las distancia. A pesar de eso, la complicidad que hay entre ambas nunca desaparece y el amor que sienten es lo que hará que finalmente, todo acabe bien.

Estos son algunos de los valores que he recordado. Todavía no he visto “Del Revés” de la que por lo que me han comentado también se puede hacer una muy buena lectura. ¿Se te ocurre alguna otra cosa que hayas podido aprender de Disney?

Artículo anteriorPrimero, tu mascarilla
Artículo siguienteLa verdad escondida de los zurdos
Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

15 COMENTARIOS

  1. Me ha gustado mucho esta visión positiva de las películas de Disney porque es verdad que últimamente parece que sólo vemos las partes menos didacticas y también hay cosas muy buenas.
    Has hablado en general de las películas más clasicas (con excepción de Frozen), pero creo que cualquiera de las películas de Pixar son perfectas para ver diferentes aspectos de emociones, como Toy Story y el valor de la amistad, Up es una película que también me parece imprescindible y personalmente estoy enamorada de “Del revés” que creo que va a ser una película que seguro que se utilizará en los colegios para explicar a los niños como funciona el mundo de las emociones y nuestro propio mundo interior.
    Y es que como fan de las películas de animación no puedo dejar de pensar que no son sólo para niños y que los mayores también podemos aprender con ellas.

    • Tienes toda la razón, me he dejado muchas películas en el tintero y las que propones son también muy buenos ejemplos. Tengo muchas ganas de ver “Del Revés” la ponen muy bien

  2. ¡Por fin! Por fin alguien saca las cosas buenas de Disney y no sólo críticas negativas… A mi me encanta Disney, soy chica Disney al 100%.

    Ratatoille también está muy bien, no importa de dónde seas o cómo seas, si tienes un sueño puedes conseguirlo si luchas por él.

  3. Me gusta el post con la visión positiva de Disney, vale que tienen su lado oscuro, pero tienen mucho nuevo y hasta las canciones son ideales!!
    Saludos!

  4. D acuerdo con los comentarios anteriores María!! Me gusta que se reivindiquen ciertos valores encima de princesas y príncipes…

  5. Si es que, dejando a un lado los estereotipos que llenan las películas de Disney (bueno, Frozen ya se va salvando), nos han enseñado grandes valores y es lo que deberíamos recalcar a nuestr@s hij@s cuando vean las películas 😉

  6. Aquí una chica Disney forever!! me alegro de que también veamos la parte positiva
    (inciso: Mulán no es princesa, aunque puede que lo sea de sus padres, pero no lo es en la película, que solo es una campesina con un padre que debe ir a luchar. Las princesas salen en la segunda parte 😛 )

    Todas las películas disney, antiguas y no tan antiguas y las películas Pixar (y pienso que la gran mayoría pensada para niños) tienen un claro tema que retratan. Y está genial todas las que has nombrado.

    Saludos

    • Jajajaj cierto!!! Hace muchísimo que no la veo y como ves me quedé con lo de que se iba a la guerra no con de donde venia jejejeje. Muchas gracias por le inciso 😉

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión