sábado, diciembre 4, 2021
InicioLifeStyleLa verdad escondida de los zurdos

La verdad escondida de los zurdos

curiosidades-zurdos

Ser del lado siniestro de la vida tiene una verdad oculta, algo de lo que nadie habla y a lo que tienes que enfrentarte tú solo.

Es como cuando te conviertes en padre o madre. Nadie te advierte acerca del cordón umbilical que queda en tu bebé y que tendrás que curar hasta que se caiga… De repente, te encuentras ese apéndice gris-azulado que con los días acaba pareciéndose a una morcilla y lo cuidas como si fuese un explosivo de TNT. ¿Por qué no te habían hablado de ello antes?

Cuando te das cuenta que eres zurdo, cuando tomas consciencia de esa cualidad de tu persona, todo el mundo te habla de lo difícil que te va a resultar escribir en una pizarra sin borrar lo escrito, lo complicado que es no lonchearse la mano con la espiral de los cuadernos, cortar con algunas tijeras o abrir latas. Pero lo que no nos cuentan y aprendemos con el tiempo es:

Hacemos las lazadas más originales del mundo. Como las personas que nos enseñaron a atarnos los cordones con toda probabilidad eran diestros, tuvimos que reinterpretar el juego de manos, con más o menos éxito (mi forma es un poquito demencial pero muy divertida :P)

robot animated GIF

Conducir es (salvo que seamos británicos o australianos) un poquito más difícil para nosotros, porque la palanca de cambios está en la mano tonta.
No podemos ser nunca como los cajeros de banco que teclean los IBAN de las cuentas a la velocidad de la luz. Los números del teclado nos pillan otra vez con la mano chunga.

– Sin salir del banco… Malditas sean las cadenas que atan los bolígrafos, ¡nunca eran lo suficientemente largas! y nos obligaban a hacer el baile de la cucaracha para echar una firma. Ahora con las pantallas digitales para registrar firmas el mundo es un lugar un poco menos inhóspito para nosotros.

– No solo el tiranosaurus rex sufre para hacerse un selfie. También los zurdos tenemos lo nuestro, y es que cuando giramos la cámara, tenemos que hacernos la foto con la mano derecha o girar también la propia cámara sobre sí misma, y es ahí donde acabamos de perder el norte totalmente.

circle animated GIF

Un zurdo buscando el botón de la cámara

– Lo de aprender a tejer es directamente delirante.  La persona que te acompaña, que hace de maestra, te cuenta cómo hacerlo sirviéndote de la derecha como guía. Y claro, nosotros los zurdos intentamos dar la vuelta a la explicación, pero es sencillamente imposible desenredar la madeja de dedos y agujas que se forman a nuestro alrededor. La sensación de ineptitud es importante.

Ponerte en plan mami cuqui: con las tijeras no puedes ser igual de precisa si no es especial para zurdos, las máquinas de coser están pensadas para diestros, como no tengas mucho-mucho-mucho cuidado, emborronas lo escrito… De verdad, todo son pegas para nosotros en esto del Do it yourself. Yo por eso adoro el washitape: se corta incluso con los dedos y se pega. Punto. Cero complicación y muy, muy vistoso.

– No tenemos coordinación espacial sobre nuestro propio cuerpo. Bueno, sí la tenemos pero diferente que la del resto de mortales. Eso se traduce en que siempre somos los que vamos a nuestra bola en las clases de aeróbic, porque cuando la monitora grita “V”, los diestros echan la pierna derecha primero, y nosotros la izquierda. Cuando dicen «girooooo», pues hacemos lo propio hacia nuestra izquierda, y así vamos por la vida siendo la nota discordante. A todo se acostumbra una.

dog animated GIF

 

Para los deportes, sin embargo, dicen los expertos que ser zurdo es una ventaja competitiva porque todos los zurdos se han entrenado con diestros, pero no a la inversa, así que entra en juego el factor sopresa al contrario: ahí tenemos a Nadal, Pelé o Maradona. Confieso que me enteré de esto demasiado tarde. Ahora mismo debería estar recorriendo el planeta a lo Sharapova, barriendo a mis contrincantes con mi smash de izquierda.

También dicen que los zurdos somos «más» algo: más creativos, más intuitivos, más inteligentes… No sé qué habrá de cierto, aunque para una vez que me beneficia una teoría no voy a ponerla en duda, sobre todo si tenemos en cuenta la cantidad de gente insigne que usaba la zurda y destacó en sus profesiones: Mozart, Chaplin, Bethoveen, Einstein, Messi, Aristóteles, Kurt Kobain o Paul McCartney son algunos ejemplos, aunque desgraciadamente, nuestra indefinición a la hora de utilizar los hemisferios del cerebro parece que provoca que controlemos peor las emociones y nos veamos dominados por la ira con mayor facilidad.

Y hasta aquí la realidad menos conocida de la dura existencia de quienes vemos la vida desde otro lado. En otras palabras, ¡qué chungo es ser zurdo!

Fotos vía: Wikipedia Commons y Giphy

RELATED ARTICLES

22 COMENTARIOS

  1. Mi hija mayor es zurda. también es inteligente, creativa y maravillosa jeje. A mi a veces me cuesta enseñarle a hacer cosas porque yo no lo soy…menos mal que mi marido sí es zurdo y me echa una mano cuando me ve cara de agobiada

    • Jajajaja yo ya me veo sudando la gota gorda para enseñarle a mi mayor a atarse los cordones. Ella es la única zurda de la casa jajaja

  2. Yo soy zurda y aprendí a tejer con mi madre, diestra, a «su» manera. Eso sí, muevo la aguja izquierda en vez de la derecha. Mi madre se marea cuando me ve ja ja ja ja Aprender a tocar la guitarra fue imposible pero con el teclado numérico y el ratón me apaño muy bien. Creo que mi tercera ha salido siniestra y estoy que no quepo en mí de gozo: le voy a comprar todos los artilugios para zurdos con los que yo soñé y nunca tuve.

    • Jajajaja ha llegado la hora de que te desquites!!! Con lo de tejer lo mío fue una historia imposible, y mira que tanto mi madre como yo le pusimos ganas.. pues nada!! Mi admiración desde aquí!! Un abrazo Sandra!!

  3. La verdad es que hay un montón de cosas. En casa el mayor es el único zurdo y me ha costado mucho colocar los cubiertos para que le vayan a su mano. De hecho no nos ponemos de acuerdo con qué cuchillo debería usar y en qué mano.

    Y le compré dos sacapuntas para zurdos pero resulta que quiere usar los mismos que en el cole pero haciendo el esfuerzo de girar al revés…

    Y los ratones del ordenador… En casa no lo hemos configurado para zurdos porque por el mundo se los encontrará para diestros.

    • Mira, del sacapuntas no había sacado ninguna conclusión… Supongo que me he acostumbrado a usar la diestra para esa actividad jajaja Es un poco locura, pero seguro que la divina providencia nos compensa con algún talento oculto o algo!!!!

    • Hola, como zurda que soy, una recomendación si me permites.
      Aunque no está de más que tu hijo sepa usar el ratón también con la derecha -yo de hecho sé- es mejor que lo tenga configurado para zurdos y lo pueda usar con la izquierda, ya que es lo natural para él.Ten en cuenta que es lo mismo que si no le dejaséis escribir con la izquierda… y estoy segura de que eso ni os lo planteáis.

      Un saludo.

      • Gracias Crisol!! Como padre y madre somos zurdos, tenemos ya el ratón colocado a la izquierda, la que se tiene que amoldar en la diestra jjeje lo lleva muy bien. Gracias por la recomendación

      • Pues gracias por el consejo, creo que tienes toda la razón y la comparativa con lo de escribir me ha hecho pensar. Voy a hacerte caso. De hecho creo que le enseñaré a cambiar la configuración para que él decida cuando esté en otro entorno.

  4. En casa no tenemos a ningún zurdo pero sí que mi hijo mayor es ambidiestro, es más, mi hermana, mi prima y alguna tía más lo son… así que él usa la mano o el pie que mejor le viene en cada momento… en el comedor del cole lo hace con la izquierda y en casa come con la derecha!!!!!! y para fútbol le ponen en cualquiera de las dos posiciones… es un todo terreno

  5. Mi hija mayor es zurda y si te digo la verdad, aparte de lo de las tijeras y el lanzamiento de freesbe, que la pobre tardó en pillar, no me había enterado del resto de cosas, claro que aún no tiene edad para conducir ni firmar en los bancos, jiji. Lo de la inteligencia y demás lo creo a pies juntillas 🙂

    • Jajaja, sí, todavía le quedan unas pequeñas cosas por padecer, pero lo cierto es que todas ellas son pequeñeces, nos acostumbramos con facilidad a un mundo que no está diseñado para nosotros. Quizá por ahí viene lo de la creatividad, quién sabe… Un abrazo!

  6. Añado lo divertido que es abrir una botella de vino con el sacacorchos… yo giro la botella en vez del sacacorchos. En general todo lo que lleva rosca es estupendo para los zurdos (sic). Lo mejor es la cara que pone la gente cuando te ve descorchar así las botellas ;-O
    Y las veces que te dan un boli para firmar algún documento, y te lo dan hacia la mano derecha, y tú extendiendo la izquierda y el otro venga hacia la derecha… alguna vez me ha tocado pararles la mano para poder coger el boli…
    Y por último, por favor, no le preguntes a un zurdo si «¿eres zurdo?» cuando le ves escribir con la izquierda… ;-P

    • Jajaja!! Gracias por recordarme lo del sacacorchos!! Yo hago exactamente lo mismo, girar la botella!! Y la cara de la gente es un poema, si es que somos unos incomprendidos, de verdad!! 😉

  7. aixx, es que esto de ser zurdos no es tan bonito como nos lo pintaron en su día 😛 😛 jejeje.

    La verdad es que yo hay cosas que hago por inercia como los diestros y otras que me sacan de quicio. No me gusta tener que pedirle a mi marido que me abra, con el abrelatas, algunas cosas, porque es para diestros.

    Siempre que quedo para comer o cenar con un grupo de amigos o familiares, pido que me dejen en la esquina para que no moleste al comer. Pero lo divertido es que para utilizar el cuchillo utilizo la derecha, no la izquierda, y supongo que es porque siempre he tenido el problema de luchar a contracorriente. Mi marido siempre ha dicho que soy una persona totalmente zurda, porque tengo una sensibilidad especial, soy más lista que el hambre y no sé cuantas cosas bonitas más y entonces es cuando pienso… pues tampoco se está tan mal

    Aunque cuando llegué al instituto y en una clase tenían esa especie de asientos de tortura, o en la universidad, y no había más que uno para zurdos, pues como que me repateaba, porque pocas veces llegaba a cogerlo y me dejaba mi pobre espalda en el intento de poder estar bien.

    En cuanto a la escritura, pues no sé porqué ni porque no, pero escribo de una manera, que algunos amigos decian que era como diestra, no pongo la mano al revés como algunos zurdos, tocando con mi mano del boli aquello que está recién escrito, algo que ayudó a no mancharme tanto las manos. Es que soy muy maniática!

    Saludos!

    • Y hoy pensando en esta divertida entrada sobre los zurdos me he acordado de otra.
      Trabajar en un cine y no tener la pala adecuada para poner las palomitas.
      No sé si la gente lo sabe, pero cuando trabajas en la barra de un cine, una de tus herramientas es la pala con la que coger las palomitas. Hay para zurdos, o eso me dijeron, pero donde yo trabajaba, al ser la única zurda, como que no salía a cuenta con todas las palas que había. La pala va desde la parte más hancha, para coger palomitas, hasta la más estrecha para dejar caer dentro del cubo donde las desees poner (peque, mediano, grande o jumbo). Pues como lo hacía yo??? con maña, con mucha maña, porque no podía hacerlo con la derecha, soy zurda, es lo que hay, así que lo hacía al revés, movía la mano de una manera extraña, pero yo también conseguía llenar los bols de palomitas 🙂 🙂

      • Jajajaja, no tenía ni idea de que esas palas del mal también estaban concebidas para los diestros, pero es lo que digo en la entrada, al final queda demostrado que los zurdos somos unos supervivientes!! 😉

  8. Siempre quise hacer ganchillo con mis tías de pequeña,y ninguna logró enseñarme del todo … Harto complicado… Así que tengo la espinita…
    Y qué me decís de las libretas? Darte siempre con la espiral y mancharte de tinta siempre la mano x ir apoyando encima de lo.escrito??
    He visto que han sacado.los «zuadernos», habrá que probarlos 🙂

  9. En casa, somos 4, soy la rara, todos son zurdos, fatal llevo enseñar a coger cubiertos, atarse zapatos, escribir… Cremalleras…. Todo acaba con un «Mami es al revés» eso sí la creatividad les sale por las orejas!!!

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Lydia on