miércoles, mayo 18, 2022
InicioOcioSoy la antítesis de Sharápova. Shame on me!

Soy la antítesis de Sharápova. Shame on me!

¿Que no sabes quién es Sharápova?

Se nota que no convives con un fanático del tenis. En esto hay que reconocer que ha habido una ligera transformación. Hace unos años, a los hombres no les interesaba demasiado el tenis femenino, y eso que en España teníamos a Arantxa en primera línea dándolo todo. De pronto aparecieron en escena las rubias del este y los vientos cambiaron de dirección. Fiu, fiuuuuu...

Kournikova, Caroline Wozniacki, Aranzeka y, por encima de todas ellas, la versátil Sharapova, son ejemplos de mujeres tenistas que cumplen con determinados cánones de belleza. Dos en uno, señores. (Un avance respecto a las azafatas florero de la Fórmula 1, todo hay que decirlo).

Pues bien, puestos en situación, yo confieso que el único deporte que practico es el tenis, pero que cuando lo hago me siento como la antítesis hegeliana de Sharápova. Soy algo así como un híbrido fifty-fifty entre Nadal y su gesto elcalzónsemeteenelojete, por un lado; y Serena Williams doña aibaquetemetodosyoyas, por el otro.

 

serena williams animated GIF
Santiago, cierraEspañaAAAARRGHHH

El otro día mi amiga Pilar se comprometía a dejar de ser una pathetic runner. Ja. Lo mío no tiene remedio.

Definitivamente, y por si alguien lo dudaba, esto de la elegancia no es una cuestión de género. Sin cambiar de deporte, Roger Federer tiene cuarenta raciones más que yo de ese “je ne sais pas” que llamamos glamour.

¿Que por qué soy la anti-Sharapova?

Aquí están las razones por las que soy un fake como tenista:

 

1.- La típica faldita de tenis, descartada para mí. Primero porque llevarla exige estar al día con la depilación incluso en invierno. Pffff... Segundo, porque mis troncomuslos no están hechos para el estilo “minimalista”. Así que ya empiezo con unas mallas tipo running que encontré de oferta en el Decathlon. Mal.

2.- Me pongo un sujetador deportivo porque el tamaño de mi pechonalidad lo exige. Pero he de reconocer que su mera colocación me parece una tortura, y que ya acudo a la pista desempoderada, antesala de lo que me espera.

3.- Tengo un truco de supervivencia, pero desgraciadamente remata definitivamente mi look. Como me sofoco con bastante facilidad, me visto como una cebolla, a tope de capas. Así, durante el partido voy quitándome ropajes y disfrutando durante unos minutos de la ilusión sensitiva de que estoy controlando la respiración y mi termostato interno. Obviamente, a costa de parecer Michelín durante la primera media hora de partido.

4. No tengo el don de la elegancia: mi pose básica es “piernas abiertas, posición sentadilla”, tipo boxeador esperando un gancho de su rival. Lo peor es que mi compañera juega mucho a Paddel: movimientos refinados, giritos a lo Bisbal, saques estilosos, mechones sexys… Ejem. Las comparaciones son odiosas.

 

maria sharapova animated GIF

Así ejecuta la Sharapova un revés, ejem, ejem.

 5. Cuando ha transcurrido media hora de partido estoy agotada y cada golpe de raqueta me produce ganas de emitir un aullido nivel parto. Peeeeero me da una vergüenza terrible: el grito orgásmico y/o psicomágico del tenis está reservado a gente que juega al tenis. Lo mío es peloteo y del chungo.

6. No tengo estrategia contra mi contricante, no hay jugadas tácticas ni nada por el estilo. Cuando le lanzo la pelota a la otra punta de la cancha solo busco ganar tiempo para respirar. Me la refanfinfla la puntuación y mucho menos mi ego que, en ese momento por cierto, lo tengo atascado en la red como el ochenta por ciento de pelotas que lanzo.

7. Mientras juego, mi idea de paraíso se convierte en una simple playa (¡me vale hasta Benidorm!), y dos palas: un peloteo sencillo, sin acelerones ni carreras, mientras las olas del mar me bañan los tobillos y sobre todo, donde no me encontraría una red mierder dejándome el ego como un higo chumbo.

Foto via Everystockphoto
Foto via Everystockphoto

 

8. Cuando empiezo a cansarme seriamente, me entra hambre. Me anonadan esas mujeres que dicen: “estaba tan agotada que me fui a la cama sin cenar”. ¡Pavisosas! (desde el cariño). A mí la fatiga me abre el apetito. Bueno, y el aburrimiento, y el estrés y respirar. A lo que iba: siento hambre al hacer ejercicio y muero por ese plátano que diligentemente he guardado en la mochila antes de salir de casa. Lo visualizo, hummmm, me apetece… Me babo, pero ¡ops! Hay una regla no escrita que toda aprendiz de tenis conoce:  la ingesta de fósforo durante el partido está reservada a las diosas del Olimpo. Yo soy una recogepelotas con ínfulas de raquetewoman. Así que puesta a deglutir algo, trago saliva que llama menos la atención.

9. Con este panorama me paso casi todo el partido con la moral underground. Y entonces, una pelota de la cancha contigua cae en mi terreno. Miro a los dueños de la esférica: dos hombres fornidos, fenotipo ñam. Hay que devolverles la pelota. La profecía se cierne sobre mi cabeza: vas a hacer el mongui, vas a hacer el mongui. Me agacho. Mido consecuencias distancias. Repaso mentalmente: raqueta o no raqueta. Me separo, dos pasitos adelante María, me acerco. No hay tiempo para más. ¡Lanzo!

Oh-oh-oooooohhhh 

La pelota golpea en la verja de alambre que nos separa y cae de nuevo en mi cancha. Los mozos cómplices se miran entre ellos y yo quiero correr lejos, muy lejos. Hasta Benidorm como poco.

La culpa es del sujetador, ¡ya he dicho que me desempodera!

 

OFF THE RECORD: A pesar de las nueve razones anteriores, hay una décima que me anima a volver a pasar por lo mismo una y otra vez. Cuando llego a casa, sudorosa y me encuentro a mi marido en pleno zafarrancho con mis criaturas, me reciben toooodos como si fuese una auténtica heroína. Yo les miro con ojitos de algodón, me seco el sudor de la frente y me siento como si viniese de levantar la copa del Roland Garros.

 

wins animated GIF

 ¡Va por ustedes!

Esto es lo que de momento mantiene vivo mi espíritu deportivo – aunque respira con dificultad -. Cuando ya nadie me haga caso al llegar a casa, optaré por la Gimnasia para vagas que proponen desde WeLoverSize.

Y tú, ¿cómo te sientes al practicar deporte?

Equipo MMM
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

20 COMENTARIOS

    • Jajajajaja, que no, que noooo.. Que es completamente cierto!! Soy un desastre en estilo cuando hago deporte. Repito. Cuando hago deporte
      ¿Qué tal va lo tuyo del running? 😉
      Besazos

    • Jajajajaja, se nota la ironía en el post, ¿no? Veo que la has captado perfectamente. Hasta el retuétano de que debamos ser perfectas. Cuando una hace deporte, suda, grita y aúlla si es necesario, hombre yaaa!!

      Besazos

  1. Mi querida Vero, de mañana no pasa que nos hacemos con una faldita, un par de culotes y un sujetador feel beautiful…Ah¡ y llevaté una camiseta de recambio, que a eso del primer cuarto de hora, va a estar tan empapada que habrá que cambiarla, a pie de pista….y sin sombrilla….(aquí chorradas las justas)….

    • Jajaja, venga vale!! Quedamos a la salida del curro, y me acompañas a Ferrer que tiene algo más de Glam que el Decathon!De todas formas lo que es vital es que dejes de hacer esas posturitas paddlelianas que me bajan la moral cosa fina. Venimos a mandar la pelota a Cuenca y se nos tiene que ver de lejos la intención, XD

      Besotes!

  2. jajajajajaaja me encanta el post! ¿Lo has escrito para mi? Lo único que yo añadiría es el novio de Sharapova…..mmmmmmmmm

    • Jajaja, Darina, pues mira, no tengo el placer de conocer al novio de la susodicha, pero me has creado una necesidad.¡Voy a googlear, jaja! XD

    • Jajaja, a mí eso de “descampado” me suena a música celestial. Seguro que ahí podías hacer el mongui en plena libertad, sin sentirte observada XD
      ¡Gracias por la visita!

  3. yo hago deporte desde siempre, y me ha horrorizado siempre la ropa de deporte.. usarla para ir por la calle? que me dices!!…

    siempre he ido cómoda, mallas largas, sudadera, camisetas holgadas, etc.. pelo despeluchao pero oye, no se me mete en la cara… y poco más.

    Salgo a correr que si me vieras te cambiabas de acera seguro, pero vamos a ver, yo a que voy? a ligar con el portero de un bloque que es el único despierto a esas horas? nooo .. voy a correr, a que me de el airecito y a no preocuparme de si mis lorzas, pelujos, y derivados… están donde tienen que estar..

    Te gusta correr? ajajja

    • Jajajajaja, si es que tienes toda la razón del mundo. De ahí la ironía subterfugia del post, es que tenemos que estar divinas hasta para hacer deporte!! Yo soy de tu club, voy a lo que voy. A dejarme la piel en la cancha, sudar like a piggy y pasar un ratito de vergüenza si hay expectación XD
      Correr no, no me gusta nada. Me da mucha fatiga y no tengo tiempo para respirar en medio. Es un de 0 a 100 que a mí me mata 😀

      ¡Gracias por tu comentario, Miri!

  4. De pequeña iba a clases de tenis (hace décadas que no cojo una raqueta) y era más del tipo Arantxa: modelito que sienta mal, tipo de botijo y corriendo de una a lado a otro de la pista como si no hubiera un mañana por tal de no perder ni una bola. El “Sharapovo” era mi hermano, que parecía que ni se despeinaba ni tenía que correr para ganar. Ahora, el deporte ha pasado a mejor vida. Desde que parí me dijo la matrona: “como andarás escasa de tiempo, por lo menos aprovecha para dar el paseo con la niña lo más deprisa que puedas.” Así es que la llevo cada tarde a merendar a casa de mi madre y tratamos de hacer tiempo récord cada día pateando los casi 4 kilómetros de ida y vuelta entre una casa y la otra. Y aquí termina mi última relación con el deporte. Por cierto ¡yo tampoco entiendo cómo se salta la gente las comidas por cansancio!

    • Madre mía, 4 kilómeeeetros!! Y CADA DÍA!!! Pero niña, tú juegas en otra liga, alma de mi vida. No, yo con suerte hago deporte los domingos, dándome el madrugón padre y justito antes de ir a misa XD Imagínate cómo escucho yo el sermón con este periplo que he contado a de mis espaldas, jajaja

      Me encanta lo de tu hermano Sharapovo, y es que siempre ha habido clases y gente con clase 😉

      Besos hermosa

  5. Genial entrada. Yo te reto a ver quién tiene menos estilo que tienes que verme a mí recogiendo la pelota … ejem, ejem . Feminidad, elegancia? Y eso que voy divina. Porque hablas del tenis, pero yo ya me he pasado al paddle que por lo menos las pistas son más pequeñas y hay que correr menos. Qué cansino esto de hacer deporte, por favor!

    • Jajajaja, no sabes tú nada, amiga. Yo cuando veo a cuatro personas en un cubículo pienso que eso no es hacer deporte. Es como jugar al futbolín, XD
      Pero mi amiga paddleliana dice que qué atrevida es la ignorancia, jajaja. Igual os hago caso y pruebo a cambiar de deporte 😀

      Un saludo!!

  6. Ja ja ja me identifico contigo y por eso hace mucho deje de jugar al tenis, pensare en tu motivo y volveré a hacer deporte

    • Jajaja, bienvenido sea siempre el espíritu deportivo, que dicen que es muy bueno

      Me alegro de haber contribuido a reavivártelo XD

      Un abrazo linda

    • Jajaja, desde luego el punto 9 es el mejor!!!! Y real, real.. vamos, que me pasa siempre! O me paso o no llego XD
      Debe ser causa de algún defecto de fábrica 😀
      Besotes

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión