jueves, mayo 19, 2022
InicioEl Vermut¿Qué le pides a 2017?

¿Qué le pides a 2017?

Ha llegado el momento: se acaba el año, aunque parezca que hace nada que estábamos cerrando el anterior ya toca pensar qué le pides a 2017. Desde las más pragmáticas a las más místicas, que aquí hay de todo como en botica, las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine volvemos a confesar qué nos gustaría cumplir en el nuevo año. ¿Y vosotras? Nos encantará leeros en comentarios.

Que la adolescencia de mi hija me sea leve  (Sara)

adolescencia

Ante la pregunta de qué le pides a 2017 iba a contestar que virgencita, virgencita, que me quede como estoy. Pero no. Estoy viendo con cara de pánico cómo se acerca corriendo la adolescencia de mi hija mayor y sinceramente me estoy haciendo caquita me estoy muriendo del susto. Por favor, 2017 tráeme KILOS de paciencia, que me van a hacer buena falta

No hagáis caso de la foto que veis aquí arriba. La realidad da mucho más miedo que esto.

Que el deseo de Sara nos afecte a todas (Merak)

2017

Pues sí, que nos afecte en tooooodos los sentidos. Y ya os digo yo que somos realmente afortunadas si lo más “gordo” que le podemos pedir al 2017 es que nos quedemos como estamos y que la adolescencia, al menos este año, no se instale de lleno en nuestra casa. Si encima mi empresa sigue pagándome al día y nos sentamos a la mesa en fin de año del 2017 los mismos que en el del 2016, me doy con un canto en los dientes.

Mucha energía (Nat)

energia

Mi mayor deseo me lo han quitado mis compis Sara y Merak, seguramente igual que a muchas de vosotras, pero puestos a pedir… ¡a 2017 le pido energía! Si hay algo que nunca me contaron antes de ser madre es lo agotador que puede llegar a ser. Por eso yo a 2017 solo le pido energía para sobrevivir a mi maternidad, para dar la talla y disfrutar a tope del nuevo año con mis hijas como he disfrutado de este.

Salud… y trabajo (Let)

que-le-pides-a-2017-salud

Se suponía que este 2016 sería mi año de recuperación, tras un 2015 más bien desastroso. Pero no. La recuperación no ha llegado en 2016. Ha sido más laboriosa, más larga y más pesada de lo que yo esperaba. Lo escribo y se me saltan las lágrimas. Es curioso cómo cuando estás metida en la rueda del hámster eres incapaz de bajarte aunque creas que debes hacerlo. Tremendo cómo el tiempo es capaz de alargarse o encogerse sin que te des cuenta, a mí este año se me ha pasado en un suspiro.

Lo que hace la falta de conocimiento. Quien conoce un poco en qué se basan las crisis de estrés como la que yo tuve sabía que esto se iba a alargar. Pero yo soy una ingenua, qué le vamos a hacer.

Así que a 2017 solo le pido salud. Mucha salud. Con salud se va a todas partes.

Bueno, y ya que está, un trabajito tampoco me vendría mal. Que no nos alimentamos del aire.

Comer bien, sobre todo (Pilar)

que-le-pides-a-2017-comer-bien
Ensalada de salmón

No me preocupa mucho la adolescencia de mi hija mayor (lo llevamos realmente bien), el trabajo me va estupendamente (menos mal), no voy  mal de energía y tengo bastante salud. Sin embargo desde que hice el reto de no comer ni azúcar ni hidratos durante una semana, he querido mantener este estilo de vida en cuanto a las comidas durante mucho tiempo y conseguir que sea mi forma habitual de comer.

Cuando como así me siento mejor, mis digestiones son buenas, no me siento hinchada, tengo más energía, duermo mejor, etc.

Muchos viajes, celebraciones y eventos varios me han impedido mantener este reto (vale y mi falta de constancia también), pero ahora estoy realmente decidida a hacerlo, así que….dieta paleo ¡ven a mi! ;).

Cambios (Núria)

deseos 2017

Al 2017 yo le pido cambios. Y no es que no me guste mi vida… este año ha sido bueno. Precisamente, ha sido un año de cambios. Los años de cambios siempre son buenos. Tengo muchas cosas que agradecer. Personas, encuentros, trabajos en entornos amables ¡al fin! Amigas. Personas que me quieren. Personas a las que quiero.

Desde que descubrí que para lograr mis deseos tengo que verbalizarlos no quiero quedarme corta así que yo al 2017 le pido… DE TODO. Mi bisabuela solía decir que éramos pobres ¡hasta para pedir! Pues por pedir que no quede, oiga. Le pido: aventura, movimiento, crecimiento, atrevimiento. No miento… Nadie dijo que solo pudieramos pedir un deseo ¿no? Al 2017 le pido un libro publicado y un perro.

Virgencita, que me quede como estoy (Majo)

que-le-pides-a-2017-familia

En los últimos años hemos pasado momentos muy malos, laborales y económicos, si bien es cierto que la salud nos ha acompañado, y que hemos mantenido la familia por encima de todo unida.

Hemos visto llegar gente a nuestras vidas y salir por motivos varios. Las enfermedades nos han dejado tranquilos y de cada mal paso hemos aprendido y crecido.

Así que, aunque finalizamos con un susto laboral que espero que sea momentáneo, al 2017 no le pido nada, que nos mantenga la salud, la unión y el trabajo. De todo lo demás ya me encargo yo: de poner energía, ganas, esfuerzo y mucho amor.

Salud, constancia y tiempo (María Jardón)

salud, tiempo, constancia

Yo como Let al 2017 sólo puedo pedirle salud, después de dos años de médico en médico espero que con la dieta sin gluten llegue mi recuperación y mi agenda deje de estar llena de citas médicas.

Pero, como dice Nuria, por pedir que no quede así que también le pido constancia para cumplir mis sueños y deseos. Constancia para escribir mi libro, constancia para terminar de adelgazar, constancia para que el deporte sea mi día a día…

finalmente, le pido tiempo. Tiempo para poder disfrutar de los míos, para que los días no se me escapen de las manos sin haber jugado con mis hijos, sin haberles abrazado y sin decirles a mis seres queridos lo mucho que los quiero.

Y tú, ¿escribiste ya tus deseos en algún lugar? ¡Mira que lo que pides se cumple! ;-).

Fotos: Pixabay

Equipo MMM
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo