miércoles, octubre 27, 2021
InicioEl VermutProblemas del primer mundo

Problemas del primer mundo

Hoy nos vamos a quejar de vicio. Nosotras sabemos que somos unas privilegiadas que vivimos rodeadas de comodidades que otros no pueden más que soñar tener. Pero nos vamos a quejar igual, porque incluso en la vida más perfecta hay margen de mejora, así que vamos a hacer un repaso de todas esas situaciones que nos incomodan en el día a día. Estos son nuestros absurdos problemas del primer mundo.

Pongámonos escatológicos, por Sara

Baño

Dónde hacer caca es un problema muy del primer mundo. Los hay que no se ponen a ello si no se dan las circunstancias óptimas. Luego estamos los que tenemos que ir y tenemos que ir ya, así esté el baño como el de la foto. Por supuesto tenemos los baños públicos localizados y clasificados para que si nos da un apretón podamos ir a un lugar óptimo lo más rápido posible.

Pero como dice mi amiga Teresa, no hay como conseguir colocar a los niños, dejándolos entretenidos con lo que sea para escabullirte rumbo al baño y descubrir cuando acabas de poner el trasero en pompa que … te has dejado tu diversión. Ni móvil, ni revista, ni nada. ¡Rato de distracción a la mierda! (nunca mejor dicho)

Maldito lápiz de memoria, por Nuria

usb-stick

Que tu madre lleve semanas dándote la plasta con que le envíes las fotos de las vacaciones porque quiere hacer un álbum. Quedarte sin excusas porque la mudanza ya pasó, los niños ya van al cole con normalidad, tú has retomado más o menos tu rutina e incluso… ¡has inventado maneras de volver a alterarla!

No hay más excusas. Es momento de sentarte descargar las tropecientas mil fotos organizarlas (cribarlas mínimamente), empaquetarlas en un lápiz de memoria y enviárselas a toda prisa para que se calle ya se quede tranquila. Y entonces sucede. Tu maldito lápiz de memoria (ese que te mando ella un día y pensabas mandarle de vuelta) ES DEMASIADO PEQUEÑO. ¿Adónde vas con 500 Megas si has de endiñarle 3 Gigas de imágenes. Ya ves. Qué poco imaginaban los griegos que sus palabros iban a alterarnos miles de años después.

El grosor de las puñeteras lonchas de pavo, por Merak

fiambre

Cuando en un Magazine como este te descubres a ti misma contando dos veces las mismas cosas no es por falta de originalidad -lo juro-, es simple y llanamente porque algo te perturba. Te perturba de verdad de la buena. Te perturba hasta unos límites que te hacen rozar el trastorno obsesivo compulsivo. Te perturban hasta el extremo de condicionar tu vida. Como yo ya confesé cuando aireé a los cuatro vientos que yo ya era oficialmente una señora, uno de los grandes dramas en mi día a día es, sin duda, conseguir que la/el charcutero me corte las lonchas de pavo «finitas». Y por eso se lo repito en bucle cada vez que me paro delante de su mostrador.

A veces temo que salte desde detrás de la cámara de frío cual ninja desbocada y me rebane el pescuezo con el cuchillo jamonero, que me lo tendría merecido por plasta; pero entonces un día hago acopio de fuerzas, me pongo en estado zen, me muerdo la lengua, me trago mis demonios y mis labios contienen ese «cortamelo finito» sin llegar a pronunciarlo y ¿qué creéis que pasa? ¡Premio! que al abrir el paquete en casa me encuentro esos lonchones que con uno haces ya el bocadillo, que parece que te metes carne cruda en la boca y se me pasan todos los remordimientos.

La batería del móvil (que nunca dura lo suficiente), por Let B. Díaz

problemas-primer-mundo_bateria-movil

Mi marido dice que soy adicta al móvil y creo que casi tengo que darle la razón, aunque ante él lo negaré siempre. Y es que cuando salgo de casa procuro tener el móvil con el 100% de batería y llevar un cargador de emergencia (el portátil o el que se enchufa a la red eléctrica, uno al menos) no vaya a ser que tenga que tuitear, whatsappear o subir algo a Facebook o Instagram y no pueda hacerlo… porque siempre tengo (o se me ocurre quién sabe) que usar la cámara del móvil cuando la batería ya no da para que se encienda el flash.  Pero es que, además, hasta hace unos meses yo llevaba dos móviles encima y vivía tan feliz pensando que si uno se apagaba siempre me quedaría el otro… y ahora ya no. Desde entonces a última hora de la mañana estoy en un sinvivir mirando la pilita de la parte superior derecha del teléfono móvil. En realidad es por lo único que echo de menos el otro terminal. ¡Mi vida por un enchufe!

Los llantos oportunos por María Jardón

bebe llorando

Que alguien me explique porque los bebes se duermen plácidamente a su hora, las 8, las 9…la que sea, pero cuando después de aprovechar ese ratito para recoger cocina, preparar ropas del día siguiente, trabajar, leer o tirarte a ver la tele, tu por fin te vas agotada a la cama y apoyas la cabeza en la almohada pensando en lo bonito que vas a soñar… ¡buahhhhhh!!!!! ¡No me lo creo!. No sé si a ti te pasará, pero en mi casa parece que hay un resorte que conecta mi almohada con la cuna del peque, porque es matemático! Da igual a que hora me acueste, que en cuanto lo hago, comienza la fiesta. Y digo yo ¿a nadie se le ha ocurrido inventar un mecanismo que haga que esto no pase? No sé, un holograma o algo que haga que parezca que seguimos levantadas, porque es obvio que ellos saben cuando nos acostamos.

Pero no os creáis que pasa sólo aquí, también en la siesta del mediodía, cuando después de recoger la cocina, etc. piensas «que bien, un ratito de tranquilidad para trabajar, leer o lo que te apetezca»…¡Buahhhhh!. En fin, sin comentarios.

Los parones inoportunos de tu serie favorita por Pilar

walking_dead

Puede parecer una tontería, pero hay series que tienen la maldita costumbre de emitir unos capítulos (digamos 5 o 6) y entonces paran la serie durante dos o tres meses para continuar donde lo habían dejado.

¿Pero por qué hacen esto? sólo para fastidiar al personal, estoy segura.

Yo propongo que todas las cadenas hagan como Netflix, que emitan toda la temporada completa el mismo día, así los nerviositos como yo pueden pegarse un atracón de capítulos si lo necesitan 😉

Perder la tapa del tacón, por Nat

zapatos_tacon

Y es que me pasa tan a menudo que casi ya es una costumbre. Salgo de casa tan mona estrenando mis tacones nuevos, dispuesta a comerme el mundo, y antes de llegar a la oficina ya he perdido una de las tapas por el camino. Y una de dos, o buscas un zapatero (ya hay pocos) y le suplicas que te solucione el problema con urgencia o te resignas y pasas el día bien acompañada por un suave tintineo. ¡Qué coraje!

El edulcorante, por Ruth

azucar

Soy de las que almuerza un cortado con edulcorante y un mini de bacon queso. Sí, bacon. Del que la OMS consideró el peor alimento del mundo mundial. Así somos los humanos del primer mundo, atiborrándonos a comida para luego sentirnos fatal. Comida baja en calorías, eso sí. Devoramos de forma inconsciente los recursos alimentarios del planeta, y luego nos empeñamos en compensar los excesos a base de gimnasios, dietas y coaches. Pagamos por comer y por eliminar lo comido. Pero yo, el cortado con sacarina, por favor.

Imágenes: Pixabay 

Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

  1. Yo descubrí que lo del bebé era porque me olía cuando entraba a comprobar que estaba tapado. Empezó a entrar su padre y problema resuelto.

  2. Entiendo a Let perfectamente con lo de la batería. Yo tampoco salgo de casa sin un cargador extra ¡y de los gordos!

  3. Yo salgo de casa con tanta batería para el móvil como si no fuera a encontrar corriente eléctrica en varios días. ¡Pánico a quedarme sin ella! Y esta moda de las series de dividir las temporadas de esta forma también me pone de los nervios. Hasta el punto de que ya prefiero esperar meses a que acabe la serie completa antes de empezara verla y seguirla de esa forma. Lo del bacon y la sacarina lo entiendo ¡es que tenemos que compensar mujer!

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

Viajar a Praga en familia, todo un descubrimiento | MyM on Descubrir Roma en familia, un viaje para crear recuerdos
María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques — Mujeres y Madres Magazine – Entre Mujeres… on ¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro) — Mujeres y Madres Magazine on La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro)
¿Te sumas al regalo azul de Unicef? — Mujeres y Madres Magazine on ¿Te sumas al regalo azul de Unicef?
10 cosas por las que los hijos te cambian la vida – Título del sitio on Trucos de maternidad que aprendí viendo Jurassic World
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
¿Cómo comprar una casa o piso? - Mamis y bebés on ¿Quieres ese vestido? Los realities de vestidos de novia
Estudio sobre el juego en los hogares – Mamá también sabe on El Club de los niños cansados
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
Como Decorar Con Plantas | Berryd.com on 10 ideas para decorar tu casa con plantas y flores
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Dar una conferencia, consejos para que sea épica on Pierde el miedo a hablar en público
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Lunes en Positivo. Navidad a la Vista - Se me cae la casa encima on Calendarios de Adviento
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
8 de marzo 2017: día de la mujer | Violeta Rodríguez   on Así viví #elVermmmut
Omar on Odio Star Wars
Las madres del cole, ese mundo paralelo – La aventura de mi embarazo on Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers
FastPass en Disneyland Paris - Las historietas de mamá on Cómo disfrutar en Disneyland Paris
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Novedades para llevar a los niños en el coche - Las historietas de mamá on Por lo que más quieras, los pequeños a contramarcha
5 cosas que echo de menos de cuando no era madre - Las historietas de mamá on ¿Cuándo nos levantamos?
Un DIY muy fácil para el Día del Padre - Las historietas de mamá on Ideas para sorprender a Papa el Día del padre
Las alfombras de Lorena Canals - Las historietas de mamá on Redecora tu vida
Mi médula es tuya #retounmillon - Las historietas de mamá on ¿Por qué hacerte donante de médula ósea?
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Channing Tatum publica una foto de su mujer desnuda on Niños y nuevas tecnologías: teoría vs realidad
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Palacio de Cibeles en Madrid | Violeta Rodríguez   on Harry Potter y el Legado Maldito
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
“Cómo prevenir que abusen sexualmente de nuestros hijos”. Verónica Trimadre. | Fundación Hugo Zárate – blog on Siempre son los hijos de los demás
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Otra agresión sexual
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Historias de Conciliación: parte 2 - Pack WordPress on #ConciliarEsVivir ¿Luchamos por la conciliación?
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Cerrar etapas para...¿abrir otras? - Mujeres y Madres Magazine on 40 cosas que aprendes al cumplir 40
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Río 2016: olimpiadas y machismo
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on De tutús, pelucas y masculinidad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Diez historias conmovedoras de Río 2016
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Libros para ninos de mujeres de la historia {Con sorteo} - Tigriteando on Sin mujeres no hay historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on El brownie, muerte por chocolate
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 dias sin comer carne ni pescado
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Planes para hacer en la ciudad en verano on Y tú… ¿viajas o haces turismo?
Planes para hacer en la ciudad en verano on Las cosas que más odias de ir al cine
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano