Cosas que (quizás) no sabías de Carrie Fisher

4

El día de Nochebuena Carrie Fisher sufría un ataque al corazón durante un vuelo. Tres días después fallecía dejando a la familia de Star Wars desolada. Hoy queremos rendir un homenaje a la actriz que llevó a la pantalla a la primera princesa a la que quisimos parecernos de niñas y también de adultas, la primera princesa feminista, la que daba estopa como la que más.

Carrie Fisher

1. Era hija de dos estrellas

Su madre, que todavía vive, es Debbie Reynolds actriz de cine cuyo gran éxito fue la (espectacular-imperdible-maravillosa) Cantando bajo la lluvia. Su padre Eddie Fisher fue cantante y artista de gran éxito en los 50. Tenía incluso un show televisivo propio y unas ventas de millones de discos.

Singing in the rain / Cantando bajo la lluvia
Aquí, la mamá.

2. Tuvo una infancia poco común

Los padres de Carrie Fisher se separaron de manera muy traumática: su padre se divorció de su madre para casarse con Elizabeth Taylor, que había enviudado un año antes de Michael Todd, que era a su vez el mejor amigo de Eddie Fisher. La Taylor se divorciaría de Fisher cinco años después para casarse con Richard Burton (por primera vez, se casaron dos). Sí, un follón. El Hollywood de aquellos años ya era bastante endogámico.

Carrie Fisher en un programa de la televisión inglesa dijo en 1995 que crecer como hija de dos estrellas había sido difícil y que le había proporcionado un trasfondo poco habitual. “Estoy sola en esto. He tenido una vida rara y exótica. Sé que la única persona que me entiende es Jamie Lee Curtis. Así que, ¿vamos a reunirnos una vez a la semana y hablar sobre todas estas cosas? Sí, ¡mi padre era un donjuán y un poco drogata también! ¡Wow!”. Decía esto porque Jamie Lee Curtis es a su vez hija de Janet Leigh (la que muere en la ducha en Psicosis, por si no la ubicáis) y el actor Tony Curtis.

3. La guerra de las Galaxias no fue su primera película…

Su debut en el cine fue en 1975 con 19 años en Shampoo, la película que protagonizaron Warren Beatty, Julie Christie y Goldie Hawn. También, aunque es menos conocida por ello protagonizaría más tarde Cuando Harry encontró a Sally, en donde tiene el papel de la mejor amiga de Meg Ryan.

4. … aunque sí la película que la lanzó al estrellato

Algunas curiosidades relacionadas con la película:

  • Como el vestuario de la Guerra de las Galaxias no permitía llevar ropa interior tuvo que llevar cinta adhesiva para taparse los pezones “Como todo el mundo sabe, en la galaxia no había ropa interior” dijo Carrie.
  • Carrie Fisher odiaba los rodetes de la princesa Leia.
  • Como era mucho más baja que Harrison Ford muchas de las escenas en las que aparecían juntos las tuvieron que rodar con ella subida en una caja.

El resto, pues es historia (Si queréis os recomiendo que echéis un vistazo a un post que escribí sobre cómo ligar con Star Wars para echaros unas risas).

Un beso por guapetón

5. Una chica talentosa

A Carrie Fisher todo el mundo la recuerda como actriz, pero fue una gran escritora. Publicó cinco novelas (Postales desde el filo, Surrender the Pink, Delusions of Grandma, Hollywood Moms y The Best Awful There Is) además de tres libros autobiográficos (Whisful Drinking, Shockaholic y The Princess Diarist). Todas se inspiraban en ella, ya fueran autobiográficas o no. Postales desde el filo se llevó a la gran pantalla, protagonizada por Meryl Streep y Shirley MacLaine. Meryl y ella se hicieron grandes amigas a raíz de esto.

Además, Carrie Fisher se convirtió en lo que en Hollywood se conoce como script doctor, o sea, el guionista al que le pasan un guión que no funciona para arreglarlo total o parcialmente y hacerlo viable. Su mano se encuentra detrás de los guiones de El bar Coyote, Kate & Leopold, Hook, Arma Letal 3, Un asunto de amor, Sister Act y también los Episodios I, II y III de Star Wars.

Leia smiles

6. Los hombres de su vida

Se casó solo una vez, con Paul Simon, el moreno de Simon & Garfunkel. Estuvieron únicamente casados entre 1983 y 1984 pero estuvieron juntos de manera intermitente hasta 1991. De él dijo: “Mi padre era un judío bajito. Paul era un judío bajito. Saquen ustedes sus propias conclusiones”.

Tuvo en 1992 una hija con Bryan Lourd, un agente muy poderoso en Hollywood, Billie Lourd, también actriz. Sale brevemente en el Episodio VII de Star Wars y actualmente está actuando en la serie de la Fox Scream Queens (una serie llena de estrellas que tiene muy buena pinta).

Curiosamente, el 22 de noviembre de este mismo año se presentó su última autobiografía, The Princess Diarist,  en la que reconocía que ella y Harrison Ford estuvieron liados cuando rodaron La Guerra de las Galaxias. Ella era muy joven y él pasaba la treintena. Por aquel entonces estaba casado con Mary Marquandt.

La relación duró tres meses y Fisher contó que la primera vez que se acostaron no fue gran cosa aunque para ella tuvo lo suyo porque “él era muy guapo.” Ella soñaba con regalarle una “banda de oro con diamantes (inscrita) ‘Carrison’”algo que no llegó a pasar porque cuando concluyó el rodaje en mayo de 1976 Ford volvió con su mujer y sus dos hijos. Fisher nunca había hablado de ello hasta este libro en el que pensó que ya no se hacía daño a nadie y total, daba ya lo mismo.

Carrie Fisher episodio VII
Harrison Ford, Mark Hamill y Carrie Fisher durante la presentación del Episodio VII

7. Descenso a los infiernos

A Carrie Fisher le diagnosticaron un desorden bipolar siendo adolescente, algo que le costó mucho asumir. Esto, unido con el descomunal éxito de la Guerra de las Galaxias, que le llegó con veinte años, la arrojó a una espiral de drogas que la llevó a clínicas de desintoxicación e incluso a sufrir una sobredosis. Esto lo cuenta ella en sus autobiografías sin pudor, en las que reconoce que fue la escritura la que la ayudó a salir de este infierno.

Libros Carrie Fisher

8. Las críticas por su aspecto

Carrie Fisher era corrosiva y tremendamente feminista. Mucho criticó el famoso bikini dorado de El imperio contraataca: “No entendía por qué yo tenía que enseñar tanta piel y los protagonistas masculinos no. Discutí mucho con el director, pero no conseguí cambiar nada. Por lo menos no me quedé callada”. A Daisy Riley, protagonista de la nueva saga le dijo que luchara por ponerse lo que quisiera, que no fuera una esclava.

Con motivo de la grabación de la nueva trilogía a Fisher y a Mark Hamill les forzaron a perder 15 kilos cada uno. Fisher no llevó nada bien que se cebaran especialmente con ella. Como dijo en Twitter “por favor, dejad de debatir sobre si he envejecido mal o bien. Lamentablemente me hace daño. Mi cuerpo no ha envejecido tan bien como mi cabeza”

9. Siempre agradecida

“La gente quiere oírme decir que estoy harta de interpretar a Leia y que ese personaje arruinó mi vida. Pero si mi vida era tan fácil de arruinar, entonces merecía ser arruinada”, dijo en 2015 en una entrevista. Leia siempre le acompañó toda la vida. Que la fuerza te acompañe, Carrie.

Comparte
Artículo anteriorInocentadas de bombero
Artículo siguiente¿Qué le pides a 2017?

Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!

4 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre