lunes, mayo 16, 2022
InicioMujer Actual¿Sabes que significa apadrinar a un niño o niña?

¿Sabes que significa apadrinar a un niño o niña?

Apadrinamiento

El Área de Desarrollo de las Flores está en Ahuachapan, una región a 100 kms de San Salvador. Durante la estación lluviosa, llueve a mares. Tanto que los niños casi no pueden ir a la escuela, lo cual les fastidia un montón. Porque en las escuelas se encuentran seguros, cómodos, se divierten y se relacionan con niños de otras comunidades. De aquí son los niños que hemos apadrinado durante estos años.

Wilmer Adonay es uno de esos niños a los que les cuesta más de una hora llegar al cole. Vive en Juayua, una de las 16 comunidades que participan en el Área de Desarrollo. Sus padres trabajan en los cafetales y algunos otros productos para el consumo propio. No tiene hermanos y vive en una casa de autoconstrucción, hecha de block y láminas. En Juayua tampoco hay un centro de salud, así que mejor no pensar en enfermar durante la temporada de lluvias.

Wilmer nació en 2009 y acaba de entrar en el programa de apadrinamiento de Ayuda en Acción. Él es la cara, la foto que nos envían a las familias que apadrinamos. Pero él es su comunidad. Es todo su municipio. Nuestras aportaciones mensuales no son para él o para su familia: son para toda la comunidad.

bc5b51fc4f2d1823a71fab40ebd582cf

En eso consiste el apadrinamiento, en colaborar, a través de un niño o niña, con toda la comunidad sin discriminación. Las ONG que desarrollan programas de apadrinamiento (hay muchísimas), centran sus actividades en la zona en función de las necesidades de sus habitantes. La educación es una de las patas fundamentales en estos proyectos, tanto en dotaciones e infraestructuras, como en acercamiento de las posibilidades de enseñanza a niños y adultos. Pero también trabajan en programas de salud, de atención a la mujer (sobre todo a mujeres embarazadas), de saneamiento (servicios higiénicos, basuras, canalización de aguas…). Trabajan en las comunidades fomentado la reforestación y conservación de los suelos, del agua, de los bosques; se implican en las actividades económicas y productivas de la comunidad, apoyando los microcréditos, la microempresa y las asociaciones locales.

Katerine Guadalupe llegó a nuestra casa en el año 2005, con 9 años. Desde entonces, la hemos visto crecer, hemos comprobado como cada vez escribía mejor, nos iba contando sus progresos y los de su familia. Conocíamos los nombres de sus amigos, lo que le gustaba comer, como intentaba hablar en inglés… A finales del año pasado llegó su última carta. Tiene 18 años ya, así que sale de la escuela y del programa de apadrinamiento. Ella quería seguir estudiando, esperemos que lo haya logrado. Hemos recibido cartas y notificaciones del programa puntualmente, 2 o 3 cada año.

Las cartas de Katerine

Si apadrinas un niño o una niña tienes que ser consciente de que para ellos, cada carta que reciben tuya, es una fiesta. La leen en la escuela, la enseñan a sus amigos y familiares. Por eso tienes que tener cuidado con lo que cuentas y como lo cuentas. Hablas de la familia, de la situación, les preguntas como están…y poco más. Hay ONG, como la Fundación Vicente Ferrer, que facilitan a los padrinos o madrinas poder viajar hasta la comunidad que recibe los apoyos, para conocer las zonas y los programas.

Cuando los mensajes o las fotos hacen el recorrido inverso, cuando llegan a mi casa, por ejemplo, intento que también sea una fiesta. Katerine llegó a mi familia cuando solamente éramos dos. Pero con Wilmer va a ser diferente. El día que nos llegó su foto les dije a las niñas: “mirad, es vuestro hermano salvadoreño”. Y así ha comenzado una nueva etapa. Cuando llegue su primera carta, la leeremos, buscaremos donde vive, lo que cuenta… Y responderemos. A ellas les hace mucha ilusión también: lo cuentan en el cole, animan a otros niños a tener hermanos al otro lado del océano. Apadrinar les aporta una nueva perspectiva de la generosidad. Y al final, contribuimos a que otros niños sonrían. ¿Hay algo mejor?

0b3633278526d099769901934ef47701
Todas las imágenes de este post pertenecen a Celso Aragón

 

 

 

Ruth de R.
Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. Hola Ruth, tengo muchos años pensando en hacer esto y leer tu artículo me ha hecho, no solo recordarlo sino volver a considerarlo como parte de mi proyecto de vida.

    Es un acto de amor y generosidad lo que haces. Cosas que hacen alimentan mi fe en la bondad humana.

    Saludos venezolanos desde Budapest

    • Ya sabes como hacerlo. Y sobretodo, las ventajas que tiene el apadrinamiento para toda la comunidad…
      Un saludo guapa!!

  2. Con mi familia ya conocía el apadrinamiento de niños porque lo habíamos hecho y, estábamos esperando a que el mayor fuera lo suficientemente mayor para repetir apadrinamiento y vivirlo de la manera tan bonita que tu se lo has planteado a tus hijas. No sólo por todo lo que ayudas a tu ahijado y a su comunidad, si no, también, por lo que esta experiencia nos ayuda y enseña a nosotros.
    Muchas gracias Ruth por este artículo.

  3. Que buen ejemplo les dan a sus hijas! Mis padres patrocinaban, y ahora yo también lo hago. He cambiado de ONG tres veces en 15 años y las tres veces me llené más de motivación. Desde hace 3 años patrocinó un niño con déficit de desarrollo, y es muy gratificante recibir las fotos y cartas con sus avances 🙂 como tu dices, ayudas no sólo al niño, apoyas a la comunidad. Facilitarle apoyo a un niño, le ayuda a todo su entorno.
    Bien por el post Ruth! Ojalá mucha gente se inspire a hacerlo después de leerte.

  4. Hola Ruth,
    Una cosita que no sabes de mi es que tengo 3 niños,
    una tiene ya 10 años y la apadrinamos desde los 3años;
    se llama Anabel y con ella su familia también apadrinada, es deEcusador un pueblecito de las montañas..nos mandan postales del desarrollo de Anabel y de las condiciones de la familia.

    los otros niños ya los conoces;)
    La verdad que es satisfactorio el apadrinar lo recomiendo!!

    besos Amiga

    RBK

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión