miércoles, mayo 25, 2022
InicioMujer Actual... y lo metió en casa

… y lo metió en casa

pareja-playa

“Y lo metió en casa, qué loca.” Llevo días escuchando esta frase y cuantas más vueltas le doy más me preocupa que pensemos así.

Os voy a contar un secreto: Yo un día… ¡metí a un tío en casa!

Nos conocíamos de vista desde hacía un tiempo y habíamos coincidido en alguna fiesta pero habíamos tratado relativamente poco. Fue una relación que surgió de repente y creció con rapidez. Tras un par de salidas con amigos y un mes de intercambiar emails, quedamos para tomar unas cervezas. Otro día lo invité a cenar…

Ese tío desconocido que metí en mi casa, con quien vacié una botella de vino (y compartí manjares ibéricos que escandalizan hoy a la vegana que brega por manifestarse en mí) podría haber sido un psicópata perverso o un asesino en serie… Ese, por aquel entonces cuasi extraño, es hoy el padre de mis hijos.

¿Os cuento lo que me preocupa? Me preocupa el peligro que entraña la frase “Y lo metió en casa”.

Miles de mujeres están, en estos momentos, metiendo a un tío en casa. Algunas relaciones evolucionarán, otras terminarán tras un par de encuentros. Unas serán grandes historias de amor, otras nos harán crecer. Muchas nos harán sufrir, nos harán pensar, nos inspirarán, nos harán ser mejores personas, nos enseñarán a compartir o a defender lo nuestro, nos harán pelear por lo que creemos justo. Durarán más, durarán menos pero, por suerte, serán muy pocas las que acaben con un hecho violento, como la tragedia que nos sacudió hace unos días.

Cuando escucho “y lo metió en casa,” me echo a temblar

¿Cuántas veces hemos escuchado aquello aquello de “no me lo puedo creer, si era un muchacho la mar de normal”. Desconocemos cuál es el detonante de ciertos comportamientos (una enfermedad mental, psicotrópicos… a saber. La mente es tan compleja). El caso es que… estas barbaridades que suceden a nuestro alrededor dan taaanto miedo. Da tanto miedo pensar que nuestro vecino/amigo/tío, que es la mar de normal, de repente pueda cometer una atrocidad, que necesitamos ponernos a salvo como sea. ¿Y cómo lo hacemos? Pues como siempre: alejándonos, tratando de diferenciarnos de la víctima. Sí, sentimos compasión pero pronto empezamos a buscar “dónde cometió el error”, “qué hizo ella que yo jamás haría”, para así conseguir tener la tranquilidad-espejismo que da el pensar “yo lo habría hecho de otra manera y, por tanto, estoy a salvo”. Dicho al revés, “tendría que haberlo hecho de esta otra manera, para que no le hubiera pasado eso”.

pareja-danza

Con la frase “y lo metió en casa” estamos, implícitamente y sin darnos cuenta, culpabilizando a la víctima de su suerte. Haciéndola responsable de la fatalidad que la arrolló. Siempre volvemos a lo mismo. “Algo habrá hecho ella” necesitamos urgentemente encontrar el fallo en la víctima para sentir que a nosotros no nos puede pasar. “Claro, si no se hubiera vestido así”, “Claro, si lo hubiera metido en casa”… vamos que indirectamente ella es la responsable de la barbarie porque, claro, a quién se le ocurre.

Vamos, que tú que me estás leyendo jamás has metido en tu casa a alguna persona que no conocías en profundidad (el técnico del gas, el arquitecto que revisa las obras de la comunidad, el presidente de tu escalera, un amigo de un amigo…) Porque, exactamente, ¿cuál es el tiempo prudencial que hay que esperar para meter a alguien en casa?, ¿cuándo podemos considerar que conocemos a alguien? ¿quince minutos? ¿siete tardes? ¿La vida entera?

Nosotras hemos confiado

Hemos confiado igual que otros confían y podemos darnos con un canto en los dientes por la suerte que hemos tenido. ¿No os parece? Tal vez, lo que deberíamos hacer es dar gracias por esa suerte nuestra, en lugar de responsabilizar a los desgraciados contra los que se ha cometido una atrocidad. Que bastante tienen con lo que tienen. ¿No?

Cualquier persona que invite a otra a su casa se expone. Se expone también el que acude a una cita. Uno se expone a que el otro le haga daño y, si eso sucede, la responsable es la víctima… ¿por exponerse?

Para no andar por ahí expuestos, deberíamos circular en una burbuja de cristal. O no salir de casa jamás. Nos pasamos el día expuestos a merced de los demás, a merced de la casualidad, a merced de la fatalidad. Y a veces… nos topamos con ella.

pareja-banco

BASTA.

Las víctimas son víctimas. Y una madre a la que le violan y asesinan a una hija (algo tan salvaje y tan brutal) ES UNA VÍCTIMA. No puedo imaginar dolor más grande. Esta mujer no duerme, ni dormirá jamás, pensando en lo que podría haber hecho o haber omitido. No va a haber descanso para ella. Va a culparse de todo lo sucedido el resto de su vida y, por si eso no fuera suficiente, ahí vamos todos a cargar contra ella, porque se expuso, porque confió en otra persona.

Confiar en el prójimo te hace vulnerable. Si confías en las personas, te pueden pasar cosas pero… ¿en serio la solución es un mundo de desconfianza?

Creo que lo que deberíamos hacer es clamar justicia por la niña fallecida y rezar porque jamás nos encontremos en una situación tan terrible, tras la cual la sociedad nos juzgue sin saber a ciencia cierta lo que pasó. Sin sentir jamás nuestra pérdida como nosotros la sentimos.

Ojalá jamás tengamos que comernos nuestras propias palabras.

Imágenes: Aditya Rakhman, Iqbal Saggu, Rodrigo Paredes.

Nuria Puig
Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

10 COMENTARIOS

  1. “Si confías en las personas, te pueden pasar cosas pero… ¿en serio la solución es un mundo de desconfianza?”
    Brutal, Núria… Aquesta te l’agafa prestada

  2. Hasta ahora no había escuchado esa terrible frase para este caso, quizá no he leído suficiente raro sobre el tema, pues me da bastante desasosiego. Y es que no me entra en la cabeza que haya gente que culpabilice a esta chica. Terrible. Y gracias por sacarlo a relucir y dejar las cosas claras.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión