domingo, mayo 22, 2022
InicioOcioBarbie en todas las formas y tamaños

Barbie en todas las formas y tamaños

Barbie Fashionista 2016
Fijaos en la de peinados que llevan, en mi casa solo tengo “pelos locos” y “esto no lo desenredo ni de Blas”

Yo desde pequeña he preferido las Barbies a otras muñecas. Sí, tenía una Nenuca (que ha heredado mi hija) y algunos Barriguitas pero mi juguete estrella era la rubia de piernas largas. La verdad es que nunca me traumatizó no ser como ella (o sea, rubia y alta) pero sí que es verdad que teniendo tres (una heredada) al final había que tirar de imaginación porque las tres eran prácticamente iguales.

Por eso me ha encantado el nuevo anuncio de Barbie en el que cuentan que han hecho muñecas con diferentes cuerpos, colores y tamaño y que se llaman Fashionistas 2016. Supongo que en las pelis seguirán tirando de la rubia pelosa (que para eso es un icono) pero me parece una buena noticia que haya variedad:

De hecho me hace gracia la primera niña que habla en el anuncio, que dice que ahora sus muñecas parecen personas, como si antes la Barbie no se pareciera a nadie (y entre vosotras y yo algo de verdad hay en ello por mucho que las rubias neumáticas se empeñen). Incluso me gusta cómo más adelante hay una niña que dice que una muñeca es como ella y otra como su madre.

Los nuevos cuerpos serían una más alta que la Barbie normal, otra más bajita y una más curvy (esta creo que tiene la misma altura que una Barbie pero no me hago mucho a la idea). Además las han hecho con distintos colores de pelo y tonos de piel para que haya más gente que se vea reflejada.

No obstante, os recuerdo que en la sección de Barbie ya se podían comprar Barbies de todas las razas y con cuerpos distintos (la adolescente se llama Skipper y la niña se llama Stacie o Chelsea, depende de si es más mayor o más pequeña. Esto os lo cuento a las madres de niños, que las de niñas ya nos lo sabemos). E incluso hay Ken (entiéndase Ken como “Barbie chico”) con muchos pelos, razas y tamaños distintos. Ninguno de ellos lleva el equipamiento de hacer pis por si lo dudabais.

Sobre el discurso de si las Barbies promueven la baja autoestima

Hay un discurso latente en la sociedad por el que si juegas con una muñeca alta, rubia y de largas piernas en teoría tu ideal de belleza es ese, pero yo estoy en desacuerdo (por el mismo razonamiento, si juego con un Gusiluz me querría convertir en gusano y luego en capullo para ser una Gusimariposa). Creo que ahí no está el problema, sino que es una cuestión que afecta a todos los discursos que recibimos de la sociedad y las muñecas Barbie son solo una gotita más en un mar en el que hay ríos de princesas Disney, lluvia de publicidad en la tele y por supuesto el chorreo de las revistas para que aspires a ser “tu mejor tú” (el texto entrecomillado se lee “tu tú más delgado posible”) o te aboques al ostracismo social.

Creo que es bueno que las niñas puedan elegir si jugar con una muñeca aria o con otra que se parezca más a su madre o a su profesora, pero no le daría al movimiento más importancia de la que tiene. Sí, es un paso más hacia la aceptación de “todos los cuerpos” pero no olvidemos que esto no habría sucedido si las ventas de Barbie no estuvieran en caída libre desde hace años.

En resumen, aplaudo que Mattel se haya sumado a la corriente body positive pero seguiré haciendo mi parte de trabajo para que mi hija, cuando sea mayor, no se sienta menos que otras personas si no tiene el físico que se espera de ella. Y por supuesto le compraré la muñeca que a ella le guste más, sin importarme si es una Barbie o una Barriguitas o una muñeca Anabelle (bueno, si es una muñeca Anabelle casi mejor que no que dan muy mal rollo).

Patch
Patchhttp://www.noesundesfile.com
Periodista, bloguera, amansadora de fieras, @communitymadre y tratando de conquistar el mundo desde los 80. Puedes encontrarme en No es un desfile donde voy contando mis tonterías desde 2003. ¡Ah! Y ahora he escrito un libro Responde primero a la segunda pregunta.
RELATED ARTICLES

8 COMENTARIOS

  1. Muy bueno compañera,
    mis hijas tienen muchas barbies (de momento todas rubias y tetudas) y yo no le veo el problema.
    También tienen patinete, Nancy, peluches, una comba para saltar, pinypon, legos, juegos de mesa y doscientas cosas más.
    Que mis hijas tengan una buena autoestima o se dejen manipular por los medios de comunicación depende más de mi que de Barbie y ese es mi trabajo 😉
    Besos!

  2. Coincido contigo. Me parece genial que Mattel se haya puesto las pilas y haya hecho muñecas con diferentes cuerpos, pero yo solo tuve Barbies rubias y delgadas y no tengo tampoco ningún trauma por no tener su cuerpo perfecto. Lo de Barbie es un pequeño paso, pero hay que hacer muchos más para que acabe la tiranía del cuerpo perfecto que solo crea complejos e infelicidades.
    Por cierto, mi hija (que tiene unas cuantas Barbies ya) tiene una Barbie de pelo castaño desde hace unos meses y es su preferida. Igual porque la ve más parecida a las mujeres de su alrededor (muchas rubias nórdica no suele ver…).

  3. Yo de estoy de acuerdo contigo,a mi me gustan más las nancys,a mi hija las barbies pero ninguna queremos ser alta rubia y delgada,queremos elegir,y me parece bien que sean distintas

  4. A mi también me encanta que haya más variedad. Al final las barbies eran todas iguales…
    Ponen en peligro el autoestima?? Y cuando juegas con un nenuco que son muñecos preciosos y perfectos, no pueden caer en el error de que no hay bebés perfectos?? Venga ya hombre!!

  5. Casi que estoy por agradecer que mis padre no me compraran una una Barbie original. Tuve alguna muñeca de ese estilo pero todas falsas y con más carnes. creo que lo hicieron por no pagar lo que cuestan, no por cuestiones de autoestima, aunque la verdad es que nunca pensé que semejante muñeca pudiera dificultar la aceptación personal del propio físico. En cualquier caso, me gusta mucho la nueva colección de Barbies de varias tallas.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on