jueves, enero 20, 2022
InicioFrikismoTrolls, haters y agitadores varios. El lado oscuro de internet

Trolls, haters y agitadores varios. El lado oscuro de internet

Si le preguntas qué es un troll a una persona de 40 años lo primero que le va a venir a la cabeza de manera consciente o inconsciente sean los dibujos de David El Gnomo. Para muchos de nosotros y durante mucho tiempo los trolls eran algo casi mitológico o inventado. Hasta que llegó Internet y descubrimos que no, que de mitológicos nada y que estaban muy vivos, más que nunca.

trolls David El gnomo

Internet saca lo mejor de nosotros, pero también lo peor. Bajo el paraguas del anonimato un montón de personas dan rienda suelta a sus peores instintos. Los influencers de distinto tipo (lo mismo políticos, que famosos 1.0 o gente con relevancia en internet) suelen ser sus blancos preferidos.

¿Qué es un troll?

Los trolls son personas que buscan sobre todo molestar. Interrumpen las conversaciones, las llevan hacia sitios que no eran los que pretendía quien lo propuso, retuercen argumentos y sacan de quicio a todo el mundo.

Contenerse para no contestarles es difícil porque van ahí donde más duele. Siempre. Tratan de pinchar a las personas para que salten y poderse enzarzar en guerras dialécticas en las que la verdad importa poco o nada.

¿Y por qué hacen esto? Primero, porque son anónimos. Estar ocultos detrás de un nombre falso y de una imagen que no es la suya envalentona a las personas. Se crea la falsa sensación de que se es completamente impune y que se puede decir cualquier cosa sin temor a que nos cojan. Estas mismas personas probablemente nunca dirían nada en la vida real pero Internet… todo lo aguanta.

Segundo, lo hacen porque quieren desesperadamente llamar la atención. Generalmente son personas con una baja autoestima en la vida real y posiblemente crean que no están recibiendo la atención que merecen. En internet es mucho más fácil porque tienes acceso sencillo a un montón de personas.

Hay troleos divertidos que buscan ser creativos como este en el que un usuario pedía que pusieran sobre su dedo sobre la Torre Eiffel o este otro en el que una chica pedía que eliminaran a una persona de su fotografía.

La magia de Twitter hizo el resto

En el fondo son cosas graciosas, creativas y no se estaban riendo de una persona sino de una situación. Pero claro, otras veces no tienen ni la más mínima gracia y directamente lo que se busca es sacar a alguien de sus casillas.

Hombre capucha

Si topamos con un troll ¿qué tenemos que hacer?. Sobre todo no discutir con ellos. Es lo que nos pide el cuerpo, está claro porque un troll va allá donde hace más daño… pero no vamos a poderle ganar nunca porque lo único que quiere es que se le haga caso. La consigna es «Don´t feed the troll», o sea, no le des conversación. Nunca te enzarces en discusiones en las que lo pasarás mal, te sacará de tus casillas y acabarás hecho polvo. No te va a dar la razón. No vas a convencerle. Solo quiere que le des conversación y ocupar tu tiempo.

Intenta ignorarlos. Que no te afecte en la medida de lo posible. Es imposible no darte sofocones de primeras pero hay que hacer callo y aprender a no dejar que nos influya.

Y sobre todo no tengas miedo de utilizar el botón de silenciar y el de bloquear. Si no lo leemos, no nos afecta. Antes parecía que estaba mal utilizar estas dos posibilidades pero ¡qué paz dan!

Al fin y al cabo para algunas empresas tener trolls es signo de éxito. Ladran, luego cabalgamos. Todo perfil con una cierta relevancia los tiene en mayor o menor medida y si no los tienes es sencillamente que no eres lo suficientemente importante.

Haters (are gonna hate)

Los haters son odiadores, es decir, personas a las que no les va a parecer bien NADA absolutamente de lo que hagamos. Vienen a ser lo contrario de los fans, que defienden a capa y espada al influencer.

Ya lo decía Taylor Swift, que de esto sabe un montón. Haters are gonna hate (o sea, van a odiar) hagas lo que hagas. Así que no les dediques demasiada atención. Son el ying y el yang. Personalmente creo que un hater es alguien a quien no le caes bien y da igual lo que hagas. No se dedican a meterse contigo por deporte, como hacen los trolls, que disparan a todo lo que se menea. Un hater tiene muy claro lo que odia, está muy polarizado y lo mismo puede odiar a un cantante que adorar a otro.

¿Cómo sobrellevarlos? Pues igual que a los trolls. No los escuches y si te molestan bloquea o silencia.

Y denuncia

Bloquea. Silencia. Y denuncia. Puedes hacerlo en la misma red, lo que lamentablemente no suele ser tan eficaz como nos gustaría pero depende de lo que sea también a la policía, a delitos telemáticos. Sin piedad.

Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Alba on