lunes, mayo 16, 2022
InicioEscaparate"Me inspiran las cosas cotidianas" Violeta Rodríguez o la magia del instante

“Me inspiran las cosas cotidianas” Violeta Rodríguez o la magia del instante

Quedo con Violeta Rodríguez, una de las patrocinadoras de #elVermmmut, quien con su cámara retratará nuestras caritas de ilusión la tarde del 15 de abril, en un VIPS a las diez de la mañana. Llego media hora tarde y, aún así, me encuentro un abrazo inmenso y una sonrisa abierta. Eso es Violeta: cercanía y calidez. Antes de entrar en faena saco de la mochila mi Nikon y la pongo encima de la mesa. Violeta me pregunta entonces si quiero que me ayude con ella pero respondo que es sólo para ambientarnos.

Violeta-Rodriguez_mujeres

L.- ¿Cuándo decides que quieres ser fotógrafa?

V.- Yo trabajaba en Crisol, de cajera en temporadas chiquititas. Allí conocí a una compañera que era más mayor que yo y se iba a apuntar a un curso de fotografía en el Centro Cultural de Lavapiés. Yo no me había planteado nunca el tema de la fotografía como algo serio, pero me preguntó si quería ir y acepté. Cuando fue a empezar me dijo que  ella no podía pero, como me apetecía, yo sí fui. Estuve yendo a ese centro cultural varios años y… me picó. Después de un tiempo me apunté en el Centro Cultural de mi barrio, allí aprendí a hacer bicromatas, un proceso de negativo antiguo muy artístico, estuvo muy bien, hacíamos exposiciones colectivas…

L.- Eso es más chulo que lo de ahora, ¿no?

V.- Hombre, el laboratorio me gusta mucho -y se me ha dado muy bien-, pero no lo cambio por la era digital. El tema de los líquidos, de tener un sitio con espacio, era complicado. Yo tuve suerte porque mi padre era carpintero y vivíamos en una casa en la que en la parte de abajo él tenía su carpintería y allí había un cuarto sin ventanas. Era el cuarto oscuro perfecto. Me hizo un mueble encimera y allí me pasaba horas.

L.- Entraste por la puerta grande.

V.- Bueno, fue poco a poco, porque nunca ha habido mucho dinerito. Trabajé en un VIPS media jornada -veinte horas semanales- y todo lo que ganaba me lo gastaba en fotografía, tanto en los cursos como en el material.

Violeta-Rodriguez_bebe-durmiendo

L.- El material no es barato precisamente…

V.- Ya ves. De cursos de centros culturales pasé a academias más pequeñas y de ahí me metí en EFTI, que dentro de los estudios privados era la más prestigiosa… te hablo de hace veinte años, ahora es aún más importante a nivel internacional. Allí empecé el curso de profesional que finalizaba con un concurso en el que gané una de las becas y con ese premio hice el máster. Siempre me gustó la fotografía de moda e intenté montar un estudio con otros compañeros, pero lo acabé dejando. Entonces, el que hoy es mi marido montó una empresa de diseño gráfico y durante mucho tiempo estuve trabajando con él en publicidad. Pasaron los años, tuvimos a Celia y dejé de trabajar, pero cuando empezó a ir al cole pensé en volver a hacerlo. Entonces decidí intentarlo profesionalmente con la fotografía.

Me parece vital que una familia pueda hacerse una sesión de familia, de tal forma que todos los miembros puedan salir y se vean a través de un ojo externo. Violeta Rodríguez

L.- ¿Cómo defines lo que haces? Porque tú tocas muchos campos: haces fotos de familia, para profesionales…

V.- Yo soy retratista, me gusta la gente… si hago un paisaje necesito que salga alguien.

L.- ¿Cómo decides ser retratista entonces? A ti te gustaba la moda, no pudo ser, ¿cómo cambias el tercio?

V.- Pues yo creo que fue cosa de feeling. Vas viendo qué te tira y te pide el cuerpo, no es algo que decidas a propósito. A mi marido, por ejemplo, se le da fenomenal la foto urbana y ve cosas que yo no consigo ver. Yo veo los gestos de la gente.

L.- ¿Cuál es la parte que más te gusta?

V.- A mí me gustan mucho los niños, pero, más que los niños solamente, me gusta la familia. Creo que ahí doy el do de pecho. Me gusta mucho irme a los parques o meterme en la casa y conocer a la familia. Entro en sus casas como si los conociera de siempre… pero tampoco sorprende, creo que tras verlo en la web las familias lo dan por hecho.

Violeta-Rodriguez_familia

L.- Tú hablas mucho de confianza. En nuestra primera sesión te dije “A ver Ojazos si se da” y tú me dijiste “confía en mí”. ¿Por qué?

V.- Yo tengo fe en algo que no sé explicarte, un gesto que a los niños no les resulta extraño, una cara familiar. Es importante el trato que he tenido antes con los padres también. Tengo el caso de una clienta que no se sentía segura, tenía al niño todo el rato abrazado y el bebé, que tenía meses, lo palpó. Tuve que repetir la sesión, pero volvió a pasar porque ella no se daba.

L.- Cuando una sesión no sale, ¿qué haces?

V.- Se repite. Esto solo me pasó esa vez y, aunque cambiamos de entorno y salimos al parque, no salió porque ella, aunque fue muy respetuosa, tenía un muro. ¿Cuándo se repite una sesión? Cuando el niño está enfermo o si se ha atravesado mucho la sesión por lo que sea. No he repetido muchas, pero sí cuando lo he considerado conveniente.

L.- ¿Es importante conocer la localización antes?, ¿cómo te enfrentas a un lugar que no conoces?

V.- Claro que facilita el conocer el lugar, pero no siempre pasa, cada casa es diferente. Mi equipo me respalda para muchas situaciones e imagino que la experiencia es un grado, sabes lo que buscas y vas viendo cómo pasan las cosas.

Violeta-Rodriguez_Niña

L.- ¿Cómo eliges la cámara? ¿Empiezas por lo de “Nikon o Canon”?

V.- Creo que da lo mismo la cámara que tengas porque a nivel técnico son todas parecidas, pero es verdad que esto es como ser del Real Madrid o del Barça. Yo toda la vida he sido de Nikon y guardo todas las cámaras que he tenido. Si todos los objetivos son Nikon ya no te vas a comprar un cuerpo Canon. Además, es un poco de oficio. Nikon te da una tonalidad, Canon te da otra…

L.- ¿Cuál es el mejor momento de tu trabajo, qué es lo que más te gusta de todo? ¿Las fotos, la entrega…?

V.- Lo que más me gusta es el momento de las fotos, sobre todo cuando la gente se te da. También tengo mi momento blogger en el photoblog, pero yo no me doy cuenta de que la gente me lee hasta que llegan los clientes y me dicen “sí, como lo que comentaste de tal”… Recibo buenas críticas de él, me dicen que mis textos son muy positivos…

L.- Yo, que te conozco un poco, creo que es reflejo de lo que tú eres…

V.- (Se ríe) Yo es que soy así. Trato de contar lo que hay.

Me inspiran las cosas cotidianas. La gente. Cojo una cámara y saco lo que veo. Violeta Rodríguez

L.- Quiero saber, así de tirón: ¿qué inspira a Violeta?, ¿qué te ha dado la fotografía? y ¿por qué siempre sonríes? (Violeta ríe otra vez) En mi cabeza la imagen que tengo de Violeta es ésta.

V.- Me inspiran las cosas cotidianas. La gente. Cojo una cámara y saco lo que veo. Creo que es algo que tienes o no tienes, algo que no se puede enseñar, y creo que por eso cada fotógrafo tiene un estilo diferente.

L.- ¿Qué te diferencia de otros?

V.- Pues yo creo que las chicas de Marketing Expresso me retrataron de diez con lo de “La magia del Instante”: sin darme cuenta capto el instante. No todas las sesiones son iguales, hay sesiones perfectas y no tanto, pero cuando vas preparada salen. Lo que le gusta a mis clientes de mi trabajo es que se identifican en mis fotos y es algo que potencio. Las fotografías reflejan el momento que estás viviendo ahora mismo y no te das cuenta. Te transportan. Me parece vital que una familia pueda hacerse una sesión de familia, de tal forma que todos los miembros puedan salir y se vean a través de un ojo externo.

Violeta-Rodriguez_niños

L.- ¿Qué te ha dado la fotografía? Más allá de un modo de vida…

V.- Más allá de que vivo de esto…

L.- ¿Se puede vivir de esto?

V.- Sí se puede vivir. Al no tener un estudio para mí es más fácil, porque hay muchos gastos que no tengo. Pero en cualquier caso es mucho trabajo, además de que ahora la competencia es atroz ¿Qué me aporta la fotografía? Conocer gente, una forma de expresarte, un modo de vida…

L.- ¿Una fotógrafa lleva siempre la cámara en el bolso?

V.- Yo no. Veo fotos todo el rato pero eso no significa que necesite hacerlas todas. Si coges la cámara ya no la sueltas y no estaría sentada aquí hablando contigo.

L.- Y, ¿por qué sonríes siempre?

V.- Porque soy feliz.

Let B. Díaz
Let B. Díazhttp://estonoescomomelocontaron.com/
Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. Violeta no puede ser más bonita. La verdad es que es un lujo tenerla en mi vida ¡a todos los sentidos! Profesionalmente sin duda, pero personalmente más aún

    • Ay, me he emocionado!! en serio, siento congoja…
      Tú ya sabes lo que significas para mi, por suerte te tengo cerca ¡¡en todos los sentidos!!
      Gracias Sara, por todo.

  2. Contar con Violeta, se ha vuelto una necesidad para nuestra familia. Me encanta ver como crecen nuestros hijos a traves de su objetivo. Las sesiones fluyen entre juegos y risas… Con ella me doy cuenta de “La magia del instante”.
    Gracias Violeta!!!!

    • Gracias Pilar, para mi es un regalo contar con vuestra confianza.
      Aunque entre nosotras ya no solo hay un lazo profesional, hay mucho más, y eso no pasa siempre… pero cuando pasa ¡¡es tan bonito!!

      Un súper abrazo Pilar.

    • Muchísimas gracias, Diana, valoro muchísimo tu opinión.
      El trabajo de Violeta es tan espectacular que dan ganas de hacerse una sesión todos los meses. Pero es que, además, como persona es un 10.
      Un beso enorme.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión