miércoles, mayo 25, 2022
InicioMujer Actual¡Qué haría yo sin mis amigas!

¡Qué haría yo sin mis amigas!

Hay cosas en las que creo que los hombres y las mujeres somos diferentes. Así, en bruto, como concepto, que luego particularizas y tal vez Mengano de tal y Fulana de tal no, pero en general creo que es así. Una de las cosas es en cómo manifiestan la amistadYo veo que los grupos de amigos y los de amigas no funcionan de la misma manera. A mi marido le preguntan sus amigos qué tal y dice que bien. Yo cuando les pregunto a mis amigas qué tal, lo que quiero es detalles. Para mí la respuesta “bien” es insuficiente pero he observado que a sus amigos les es perfectamente válido. Observo cosas en su amistad que a mí me hubiesen ofendido ¡y mucho! en la mía con mis amigas… pero ellos simplemente las pasan por alto. Y no deja de sorprenderme.

Creo, sinceramente, que las mujeres tenemos relaciones interpersonales más complejas. Unos dirán que nos complicamos más la vida, y no digo yo que no, pero en mi caso también os lo digo: viva la complejidad. Me gusta tener amigas y me gusta la relación que establecemos entre nosotras. ¿Creo que es posible ser amiga de hombres? Claro que sí. Pero como estoy un poco harta de esa manida frase de que las mujeres somos nuestras peores enemigas, también os diré que es posible que sea así, pero también somos nuestras mejores amigas. Hoy quiero hacer una exaltación de la amistad. Sé que no va mucho conmigo esto de ser una moñas y hacer post paulocoelhistas pero… amigas, os quiero. Gracias por hacer de mi vida algo mejor

niña

Gracias por estar ahí desde siempre

Esas amigas que te conocen desde que llevabas aparato en los dientes y que han permanecido ahí contra viento y marea. Llevan tanto tiempo ahí que ni siquiera tal vez te acuerdes de cómo os conocisteis. O tal vez sí. Yo recuerdo perfectamente la primera vez que hablé con una de mis mejores amigas. Se presentó a mí diciendo “hola soy Coco y voy a explicaros la diferencia entre cerca y lejos” estando en el comedor del colegio. Su sentido del humor me ha acompañado desde entonces y la hice madrina de una de mis hijas.

Cuídadlas. Amigas que llevan tanto tiempo ahí, contra viento y marea, en épocas fáciles y difíciles son escasas y más valiosas que el oro.

no amigos
“pasé por épocas de mi vida en las que no tuve amigos”

Gracias por quererme como soy

Doña Perfecta todavía no ha nacido y todos tenemos nuestras cosas. Cuando se es niña a veces se tarda en encajar, y cuesta más cuanto más compleja eres. Gracias a esas personas que se atrevieron a ir más allá de la superficie, a rascar en tu personalidad y conocerte de verdad, más allá de lo que proyectamos. Con nuestras cosas buenas y también con las malas, porque todas tenemos zonas oscuras que no nos gustan demasiado a nosotras mismas.

Patetico
Te llamo patético por no decirte tontolculo, chaval

Gracias por estar ahí cuando estoy jodida

Ya sé que cuando estoy anímicamente hecha unos zorros pierdo mucho. Gracias por no mandarme a la mierda cuando he llorado en bucle, he repetido cien mil veces los mismos argumentos, cuando he dado vueltas sobre lo mismo. Gracias por tu infinita paciencia, por ayudarme cuando más lo necesitaba. Y sí, también necesitaba que insultaras a ese idiota que me dejó escapar, aunque fuera en petit comité. A veces no necesitamos que nos pongan los pies en el suelo (sobre todo cuando estamos en ese momento en que sólo nos apetece oír a Los Secretos porque estamos hechas un asco) sino que se solidaricen con nosotras. Saber cuando no queremos oír la verdad y sólo necesitamos que nos consuelen y nos den la razón como a los tontos también es de buena amiga.

Haciendo tonterias

Gracias por aceptar mis disculpas

No conozco a nadie que no la cague alguna vez y yo menos que nadie. Gracias por no mandarme a freír churros cuando yo no he estado a la altura. Esa frase de “amar es no tener que decir nunca lo siento” me ha parecido una gilipollez siempre: la gente normal se enfada y sólo lo que merece la pena se arregla. Gracias por considerar que yo merecía la pena aunque actuara como una capulla.

Locura
Estoy loquiiiiiisima

Gracias por aceptar mis manías

Tú me conoces mejor que nadie. Sabes que a mi casa no se puede llamar a ciertas horas y que cuando estoy cansada es mejor hacer mutis por el foro. Gracias por no tenerme en cuenta esos momentos ñu en los que no me aguanto ni yo misma. Mis hijas no han aprendido a identificarlos aún, pero tú sí, y sabes que es mejor quitarse de en medio. Gracias por no odiarme por mis pequeñas cosas, como ser una fanática de la ortografía, una pedante y a veces una impertinente. ¡Ah! Y por tener la misma delicadeza que un elefante en una cristalería. Sabes cuáles son mis puntos débiles y también cuáles son los fuertes. Gracias por centrarte en los últimos.

Getting back

Gracias por los buenos momentos

Has estado en lo malo, pero también en lo bueno. Y me encanta. Me has hecho reír, me has iluminado con tu sabiduría mundana y has convertido mi vida en algo más divertido. Gracias por habérmelo hecho pasar tan bien. Eres lo más.

amigas

Gracias por alegrarte por las cosas buenas que me pasan

Porque sé que te alegras de verdad. Te has alegrado con cada éxito profesional y personal ¿Y sabes que es lo mejor? Que yo sé que lo has hecho de verdad de la buena porque yo me he alegrado cada vez que te han pasado cosas buenas a ti. Brindo para que cada vez sean más y más. ¡El mundo necesita saber lo grande que tú eres! ¡Que tengas todos los éxitos que te mereces! 

Poderosas

Gracias por hacerme sentir poderosa

Gracias por estar ahí para hacerme sentir poderosa. Sé que de no tenerte no hubiese tenido valor para hacer un montón de cosas. Tú me haces sentir valiosa y a veces la reina del mundo. Y si se me pasa, tú me lo recuerdas.

Momentos raros

Gracias por ser mi grano en el culo

Alabar a alguien no tiene mérito: tener la valentía de coger el toro por los cuernos y decir las cosas que no mola decir es mucho más difícil. Gracias por no achantarte y decirme las verdades incómodas. Gracias a ti pude cambiarlas y ser mejor de lo que era. Aunque no me gustase cuando lo hiciste. Pero tenías razón: era necesario.

amigas

¡Ah! Y por supuesto SABES que si alguna vez gano un Óscar o cualquier otro premio, va por vosotras. Porque os lo merecéis y porque sé que si no debería temer por mi vida 😉

Amiga

P.D. Todo el post está ilustrado con gif de Taylor Swift porque es la chica que más BFF (best friends forever) tiene por metro cuadrado. Y porque me cae bien (apedreadme)

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.