jueves, agosto 11, 2022
InicioMaternidadMamá, ¿el mundo es un lugar seguro?

Mamá, ¿el mundo es un lugar seguro?

atetados 5

Por Elena Frisuelos, Psicología para Mamás:

No sé si estos tiempos que estamos viviendo son más revueltos que otros, la verdad es que creo que no, pero lo que sí creo es que estamos todos más expuestos a la barbarie, cercana y lejana. La era de la comunicación tiene muchas ventajas y también algunos inconvenientes.

Los trágicos sucesos de estas últimas semanas, las crisis humanitarias de cada verano, los graves accidentes y demás acontecimientos de este mundo que nos ha tocado en suerte nos están obligando como padres a enfrentarnos a todo un reto: qué hacer al respecto con nuestros hijos. ¿Deberíamos explicárselo o no? ¿Cómo hablar con unos niños de todo esto? ¿Cómo y cuánto les afecta? Probablemente, estas y otras muchas preguntas se os han pasado por la cabeza.

Seguro que ya has buscado alguna que otra respuesta, y que las claves generales de sinceridad, adecuación del lenguaje, dejarles hacer preguntas etc… ya las has leído por ahí. Pero hay más aspectos que a veces se nos escapan y que hoy querría que reflexionáramos juntos:

Lo primero y fundamental es que es muy difícil mantener a los niños ajenos a todo esto, desde luego, pero sí quisiera que pensáramos hasta qué punto los y nos sobreexponemos. Los medios de comunicación se alimentan del morbo y de la necesidad casi enfermiza de ver y saber hasta el último detalle y se pasan el día repitiendo una y otra vez las escenas más escabrosas. Y casi peor que eso es el sonido. Haced la prueba, cerrad los ojos y solo escuchad los tiros o los gritos… Eso es lo que nuestros hijos escuchan mientras creemos que están en la habitación de al lado. Y es horrendo.

atentados 4

Por supuesto que llegada una edad, debemos hablar con ellos antes que nadie, de hecho, es vital para que nuestra explicación de los acontecimientos sea lo que más les quede. No dejemos en mano de otros, que además no sabemos si sabrán adecuarse o no a la criatura, la “temida charla”. Pero creo que hasta una edad madura (lo cual es muy individual, pero yo diría 12-13 años) ¡no es necesario que vean una y otra vez las imágenes más crudas!

Quiero aprovechar y decir, porque ha habido quien me lo ha preguntado, que a niños de 4-5 años no es necesario en absoluto que les contemos nada, de manera general. Tal vez tu hij@ sea muy maduro o este acostumbrado a dialogar sobre este tipo de situaciones, entonces adelante, no lo dudes, pero personalmente no me gusta “empujar” su maduración y creo que esas edades son aún para vivir en un mundo seguro donde estas cosas no ocurren y no es difícil mantenerlos ajenos a ello.

En segundo lugar, sé lo difícil y temido que es enfrentarse a dos preguntas claves: ¿Por qué pasan estas cosas? y ¿esto puede pasarnos a nosotros? Ya se ha repetido hasta la saciedad la importancia de ser honestos con nuestros hijos, pero a veces uno no sabe o duda cómo hacerlo.

atentados 3

Ante el porqué, sé que mucha gente responde, “yo no sé por qué”… no digo que sea un error, pero sí me gustaría que valoráramos, según la edad de nuestro hij@s, qué es lo que ellos entienden cuando oyen eso. Desde luego, si nuestro hijo es adolescente o tiene una madurez para que reflexionemos juntos por qué hay terrorismo o por qué no se permite el paso a refugiados a determinados países, pues me parece genial que abramos el debate en familia partiendo de un: “yo no lo tengo claro, ¿tu por qué crees que pasa?”. Pero, si son más pequeños o inmaduros, ellos solos no sacaran conclusiones y necesitan un porqué, como los necesitamos todos.

Es más, seamos sinceros, todos tenemos nuestras propias teorías del porqué pasan estas cosas. Porque el ser humano es así, necesita respuestas y, cuando no las tiene, surge la religión, supersticiones etc… Así pues, suavicémosla, adecuémosla a su edad, pero si pregunta por qué… dale un porqué, tu porqué o el que quieras.

Frente al “¿y esto puede pasarnos?” surge un debate muy personal. Si somos honestos deberemos decir, en muchos casos, que estamos expuestos, desgraciadamente, a un atentado terrorista, por ejemplo. Pero de nuevo acudo a la importancia de la edad. Porque con más madurez, ni tan siquiera la harán, puesto que ya saben la respuesta, pero a un niño de seis o siete años, le aterroriza pensar que algo así pueda ocurrir en su casa, en su ciudad, a sus padres.

atentados

Tal vez no nos sentimos cómodos mintiendo descaradamente y diciendo que eso jamás ocurriría aquí, pero tal vez sí podamos hacer más hincapié en la baja probabilidad, a que no frecuentamos sitios con aglomeraciones etc… Habrá niños menos impresionables, pero los hay que pueden tener pesadillas y terror frente a la idea de que cualquier día lo que ha pasado en París puede ocurrir en Madrid y eso no ayuda a nadie. Así pues, ojo con un exceso de sinceridad.

Aquí hay un detalle muy importante que hay que tener en cuenta, nuestros hijos escuchan “detrás de la puerta”, mientras hablamos con una amiga en la calle o en voz alta con la tele. Si nos escuchan decir lo preocupadísimos que estamos, el miedo que tenemos… ¿de qué sirve entonces que luego digamos que no pasa nada cuando ellos nos preguntan? Solo sirve para crear confusión y que duden de nosotros de aquí en adelante. Así pues, adecuemos todos nuestros discursos cuando ellos estén cerca, creamos o no que nos prestan atención, porque en realidad ellos siempre están escuchando.

atentados 2

Y, por último , querría reflexionar sobre cómo puede afectar esto a nuestros pequeños. Desde luego que eso es muy individual, pero hay que tener en cuenta que cuanto más identificado o cercano sea el hecho, más les preocupara la situación. Por ejemplo, en el accidente ferroviario de hace unos años en Galicia, mi hijo estaba muy muy afectado, más que con otros hechos. Hablando con él me confesó que estaba muy asustado porque “papa y tu cogéis mucho el tren”… A todos nos pasa, cuanto mayor es la identificación, más fuerte es la impresión, cuidado con esto. Si, por ejemplo, tenéis familia en Francia, se verá mucho más impresionado que si no.

Espero haber ayudado y aclarado un poco la difícil tarea de enfrentar, junto con nuestros hijos, situaciones que ojalá nunca tuviéramos que explicar ni hablar de ellas. ¿Cómo habéis hablado vosotros de los últimos acontecimientos? ¿Os ha resultado sencillo? ¿Habéis notado según la edad de vuestros hijos alguna diferencia?

Fotografías: Pixabay

Colaboraciones MMM
Colaboraciones MMM
Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos. Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Gracias por este artículo! Muchas veces es muy complicado hablar con nuestros niños y nunca sabemos cual es la mejor forma de hacerlo…

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.