Necesito ser asocial…

22

ser-asocial

A veces, me gustaría ser topo, esconder mi cabeza bajo tierra y que no se me viera. Reconozco que puede sonar borde, pero así me siento últimamente. Soy, y siempre he sido, de amistades escasas. Amistades bien  escogidas y muy cuidadas. Vamos, que pocas pero buenas y duraderas. Pero desde que soy madre tengo la sensación de que mi vida “social” se ve forzada a crecer de forma desorbitada y sin control y, la verdad: no me apetece nada, de nada.

La maternidad me ha brindado la oportunidad de conocer gente nueva, algo que nunca imaginé antes de ser madre. Algunos de ellos son amigos de los buenos, de los que quieres cuidar y de los que sabes que se mantendrán en el tiempo pase lo que pase. Pero también me he llevado muchas decepciones y desde entonces voy con cautela y midiendo muy mucho con quien comparto mi vida y la de mi familia. Hay gente que merece mucho la pena, pero también hay gente que aparenta ser una cosa y luego es todo lo contrario. Gente retorcida e infantil que no merece nada la pena. Gente que sale igual de rápido que entró en tu vida, en plan ventolera.

Las relaciones en el cole me dan pereza, mucha pereza. Que mi hijas se lleve bien con sus compañeros no significa que yo me tenga que llevar igual de bien con todos los progenitores. Vamos, que algunos me caen bien y me relaciono con ellos encantada, pero con otros como que no me apetece nada de nada. Y hay momentos en los que imperdonablemente te ves forzada a pasar por el aro: en los cumples masivos de clase, en los festivales de Navidad, en las fiestas de fin de curso… Las amistades a pie de colegio dan para mucho, para que nos vamos a engañar, y los corrillos y las comidillas ni te cuento.

De un tiempo a esta parte busco el silencio en muchas más ocasiones de las que me gustaría. Con lo charlatana que he sido siempre. Necesito soledad, bajar al parque y disfrutar de la calma y el silencio mientras mis hijas juegan y disfrutar de ese momento. Quiero ir en autobús al trabajo y no encontrarme a un vecino y verme obligada a sentarme con él, para darle conversación durante todo el trayecto. Quiero coger un taxi y dar con un conductor que no me comente las últimas noticias o me comente el último cambio de tiempo. Quiero estar en mi mundo y no relacionarme con nadie.

Voy a clase de Pilates a desconectar y, aunque es verdad que cuando vas al gimnasio con algún conocido te motivas mucho más, últimamente me gusta más ir sola y no tener la necesidad de hablar con nadie y así poder desconectar de verdad. Dejar volar mi cabeza sin más. Son mis momentos y me gusta disfrutarlos sola  y sin relacionarme con los demás. Y aunque el cuerpo me lo pide a gritos me empiezo a preocupar, la verdad… ¿me estaré volviendo asocial?

¿Le pasa a alguien más?

Comparte
Artículo anteriorCuando tienes la regla se corta la mayonesa y otros 6 mitos
Artículo siguienteMamá, ¿el mundo es un lugar seguro?

Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.

22 COMENTARIOS

  1. A mi me pasa, que necesitas silencioooo. Como se agradece ese silencio. Yo digo que mi hijo tiene mas vida social que yo, pero es que me veo al final que yo tambien por él tienes que relacionarte con padres a los que antes ni loca ….y lo del corrrillo, y los cotilleos del cole me mata…yo no soy asi. Y lo que hago es una retirada…no me interesa formar parte de ciertas cosas. Ser educada y diplomatica. Y encontrar silenciooooo please como lo hecho de menos…Me encanto tu post!

    • ¡Muchas gracias Rut! Lo peor es que las relaciones que tenemos por nuestros hijos, no las elegimos nosotros, y eso es lo que más cuesta arriba se hace en algunas ocasiones

  2. No sé si es ser asocial pero yo también necesito mi espacio y el silencio. A veces encontrar un poco de soledad y poder pensar o hacer aquello que quieres sin tener que contar con nada ni nadie es bueno para el espíritu. Vivan las antisociales!!!

  3. Pues a mi me parece que estás madurando.
    Ya no necesitas cosas o personas superficiales para ser tú misma, no buscas más, lo encontraste dentro de tí.
    Me ha gustado mucho, pensé que ibas a enfocarlo de otra manera.
    A mi me pasa lo contrario, soy muy sociable, necesitos mis amigos, pero desde que mudé a otro país lo paso fatal, la gente es muy fría, quizás por eso valoro tanto a los amigos verdaderos, a los pequeńos momentos de felicidad con las peques, a ver el mundo a través de sus ojos y no cómo otros quieren que lo veas.
    Saludos.

    • Muchas gracias Gemma. Igual es solo un temporada pero ahora es como me siento, y por lo que estoy leyendo no soy solo la única. Sentirse así es más nomal de lo que yo pensaba… ¡Un abrazo!

  4. Tu deberías vivir en mis zapatos por unas horas, tengo mellizas y un niño de 2 años y medio, y a veces no puedo salir del supermercado!!!!, me paran todas las señoras mayores de 60 años para ver a las pequeñas ( que ahora mismo tienen un año) y después de saludar y agradecer todo lo que comentan tengo que aguantar que me den lecciones de cómo tratar al niño , así que apoyo tu moción , silencio si!!!!!!!!!!!!!!! y Muuuucho por favor!!!!!!!!!!

  5. Yo fui madre hace 14 meses y temo TEMO, el momento en que no me quede más remedio que ir al parque y tener que relacionarme …. Yo tb busco el silencio, mis momento… Trabajo de cara al público y bastante me relaciono ya por obligación …

    Así que te entiendo bien, y si somos asociales, pues oye, de todo tiene que haber….

    Me ha encantado tu post, por si no queda claro. 1 besito!!

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre