domingo, julio 3, 2022
InicioMujer ActualNecesito ser asocial...

Necesito ser asocial…

ser-asocial

A veces, me gustaría ser topo, esconder mi cabeza bajo tierra y que no se me viera. Reconozco que puede sonar borde, pero así me siento últimamente. Soy, y siempre he sido, de amistades escasas. Amistades bien  escogidas y muy cuidadas. Vamos, que pocas pero buenas y duraderas. Pero desde que soy madre tengo la sensación de que mi vida “social” se ve forzada a crecer de forma desorbitada y sin control y, la verdad: no me apetece nada, de nada.

La maternidad me ha brindado la oportunidad de conocer gente nueva, algo que nunca imaginé antes de ser madre. Algunos de ellos son amigos de los buenos, de los que quieres cuidar y de los que sabes que se mantendrán en el tiempo pase lo que pase. Pero también me he llevado muchas decepciones y desde entonces voy con cautela y midiendo muy mucho con quien comparto mi vida y la de mi familia. Hay gente que merece mucho la pena, pero también hay gente que aparenta ser una cosa y luego es todo lo contrario. Gente retorcida e infantil que no merece nada la pena. Gente que sale igual de rápido que entró en tu vida, en plan ventolera.

Las relaciones en el cole me dan pereza, mucha pereza. Que mi hijas se lleve bien con sus compañeros no significa que yo me tenga que llevar igual de bien con todos los progenitores. Vamos, que algunos me caen bien y me relaciono con ellos encantada, pero con otros como que no me apetece nada de nada. Y hay momentos en los que imperdonablemente te ves forzada a pasar por el aro: en los cumples masivos de clase, en los festivales de Navidad, en las fiestas de fin de curso… Las amistades a pie de colegio dan para mucho, para que nos vamos a engañar, y los corrillos y las comidillas ni te cuento.

De un tiempo a esta parte busco el silencio en muchas más ocasiones de las que me gustaría. Con lo charlatana que he sido siempre. Necesito soledad, bajar al parque y disfrutar de la calma y el silencio mientras mis hijas juegan y disfrutar de ese momento. Quiero ir en autobús al trabajo y no encontrarme a un vecino y verme obligada a sentarme con él, para darle conversación durante todo el trayecto. Quiero coger un taxi y dar con un conductor que no me comente las últimas noticias o me comente el último cambio de tiempo. Quiero estar en mi mundo y no relacionarme con nadie.

Voy a clase de Pilates a desconectar y, aunque es verdad que cuando vas al gimnasio con algún conocido te motivas mucho más, últimamente me gusta más ir sola y no tener la necesidad de hablar con nadie y así poder desconectar de verdad. Dejar volar mi cabeza sin más. Son mis momentos y me gusta disfrutarlos sola  y sin relacionarme con los demás. Y aunque el cuerpo me lo pide a gritos me empiezo a preocupar, la verdad… ¿me estaré volviendo asocial?

¿Le pasa a alguien más?

Natalia Martín
Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

22 COMENTARIOS

  1. A mi me pasa, que necesitas silencioooo. Como se agradece ese silencio. Yo digo que mi hijo tiene mas vida social que yo, pero es que me veo al final que yo tambien por él tienes que relacionarte con padres a los que antes ni loca ….y lo del corrrillo, y los cotilleos del cole me mata…yo no soy asi. Y lo que hago es una retirada…no me interesa formar parte de ciertas cosas. Ser educada y diplomatica. Y encontrar silenciooooo please como lo hecho de menos…Me encanto tu post!

    • ¡Muchas gracias Rut! Lo peor es que las relaciones que tenemos por nuestros hijos, no las elegimos nosotros, y eso es lo que más cuesta arriba se hace en algunas ocasiones

  2. Pues cuando yo digo que tengo un punto ermitaño, me refiero ni más ni menos que a lo que tú describes aquí.
    O sea que, o no eres rara… o no eres la única. 🙂

  3. No sé si es ser asocial pero yo también necesito mi espacio y el silencio. A veces encontrar un poco de soledad y poder pensar o hacer aquello que quieres sin tener que contar con nada ni nadie es bueno para el espíritu. Vivan las antisociales!!!

  4. Pues a mi me parece que estás madurando.
    Ya no necesitas cosas o personas superficiales para ser tú misma, no buscas más, lo encontraste dentro de tí.
    Me ha gustado mucho, pensé que ibas a enfocarlo de otra manera.
    A mi me pasa lo contrario, soy muy sociable, necesitos mis amigos, pero desde que mudé a otro país lo paso fatal, la gente es muy fría, quizás por eso valoro tanto a los amigos verdaderos, a los pequeńos momentos de felicidad con las peques, a ver el mundo a través de sus ojos y no cómo otros quieren que lo veas.
    Saludos.

    • Muchas gracias Gemma. Igual es solo un temporada pero ahora es como me siento, y por lo que estoy leyendo no soy solo la única. Sentirse así es más nomal de lo que yo pensaba… ¡Un abrazo!

  5. Tu deberías vivir en mis zapatos por unas horas, tengo mellizas y un niño de 2 años y medio, y a veces no puedo salir del supermercado!!!!, me paran todas las señoras mayores de 60 años para ver a las pequeñas ( que ahora mismo tienen un año) y después de saludar y agradecer todo lo que comentan tengo que aguantar que me den lecciones de cómo tratar al niño , así que apoyo tu moción , silencio si!!!!!!!!!!!!!!! y Muuuucho por favor!!!!!!!!!!

    • Que gracia encontrar a tanta gente que piensa como yo, y yo pensando que era la única. Ahora me siento mejor… Marcharndo silenciooooooo 😉

  6. Yo fui madre hace 14 meses y temo TEMO, el momento en que no me quede más remedio que ir al parque y tener que relacionarme …. Yo tb busco el silencio, mis momento… Trabajo de cara al público y bastante me relaciono ya por obligación …

    Así que te entiendo bien, y si somos asociales, pues oye, de todo tiene que haber….

    Me ha encantado tu post, por si no queda claro. 1 besito!!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión