Champús sólidos ¿Qué tengo que saber?

4

Hace ya bastante tiempo una amiga me dijo que utilizaba champús sólidos. Me quedé loca ¿Pero eso era cómodo? ¿Funcionaría bien? Lo cierto es que como idea no me seducía demasiado pero por alguna extraña razón acabé probándolo… y hasta hoy. Yo no utilizo ningún champú líquido más desde entonces y la verdad es que estoy muy contenta con el cambio.

Me hacen muchas preguntas al respecto así que voy a tratar de responderlas a todas.

Champú sólido hecho a mano. Cómpralo aquí.

¿Es cómodo lavarse el pelo con una pastilla?

Sí. La verdad es que para mí es más cómodo incluso que los champús normales. Pensaba que no, así que no os culpo, pero lo cierto es que sí. Controlo mucho más la cantidad que me aplico. Puedes aplicarlo de dos maneras: puedes frotarte la pastilla contra el pelo directamente o bien mojarte la mano y frotar la pastilla ahí, y después el pelo.

Yo lo hago de las dos maneras. Si es un champú que hace poca espuma prefiero de la primera manera, si no, de la segunda. En todo caso en ambas controlas muchísimo más la cantidad que aplicas.

¿Hace mucha espuma?

No, en general los champús sólidos hacen muchísima menos espuma que los líquidos, así como concepto. No esperes que te llenen el pelo de un festival de espuma porque no va a ser así. Aún así, unos producen más que otros.

Jabón de índigo de Sapone di Valeria

¿Es más caro?

En abstracto, sí. En la práctica, no, o al menos no mucho más. Las pastillas de jabón sólido cuestan unos 10 euros como mucho, algunas menos. Esto así da un poco de susto pero lo cierto es que a mí una pastilla me dura siglos. Meses, para ser concreta. Suelo tener siempre un par de ellos para utilizar simultáneamente y la verdad es que al final los rentabilizo mucho más. Según la web de Lush una pastilla equivale a tres botes de champú y más o menos es lo que me vendría a durar a mí.

¿Los compras por motivos ecológicos?

No. No solo, al menos. Es cierto que trato de utilizar menos plásticos pero si no me gustaran no los utilizaría. El caso es que me gustan mucho y la logística no es demasiado complicada para mí. Tengo en el baño un bol de bambú con los champús y ya está. Para viajar los meto en una latita que tengo de metal. Eso sí, cuidado con meter el jabón ahí cuando todavía está mojado porque si no no lo vais a poder sacar ni a tiros.

Me gusta y es más respetuoso con el medio ambiente ¡pues qué mejor! En cambio con el acondicionador sólido no he podido. Me dejaba el pelo fatal y no me convencían, así que me pasé a uno de The Body Shop (brillo de fresa) que me gusta más. Odio con toda mi alma su envase; es un plástico reciclado lo que está bien porque no genera más residuos, pero no hay manera de que el producto caiga, así que es un rollo. Pero el acondicionador me encanta, así que lo sigo usando.

¿Me van a funcionar bien desde el principio?

Es posible que no. Antes de dar el salto a los champús sólidos tenemos la cabeza acostumbrada a los otros así que es posible que los 15 primeros días tengas sensaciones encontradas. Tienes que dar algo de tiempo a limpiar de porquerías tu cuero cabelludo.

¿Da igual uno que otro?

Pues no. Que sea sólido sólo es el formato: al final hay champús que te van mejor y otros que te van peor. Deberías escogerlos no sólo en función del formato sino también según el tipo de cabello que tengas. Yo compré uno que en teoría era maravilloso de la muerte y a mí me va fatal. No me gusta nada de nada. El caso es que lo tengo ahí muerto de asco porque me da cosa tirarlo, pero al mismo tiempo odio utilizarlo ¡y parece que no se gasta nunca! Creo que tiene que ver con mi tipo de pelo porque otras personas están encantadas de la vida con él.

¿Sulfatos en los champús o no?

Leí en Cultura Científica sobre los sulfatos, un poco alarmada. La verdad es que este artículo me resultó muy aclarador. Los sulfatos no son necesariamente malos, aunque si nos lavamos mucho el pelo o tenemos el cuero cabelludo un poco sensible es mejor comprar algún champú que no tenga SLS.

A mí personalmente me da igual; los champús de Lush me encantan y me van fenomenal (sobre todo Jason and the argan oil ) pero hay gente a la que no le gustan nada de nada porque les escuecen. Es la misma gente a la que le gusta el champú que yo odio, así que posiblemente nuestra piel sea muy distinta.

¿Dónde comprarlos?

Afortunadamente cada vez hay más sitios donde se pueden comprar champús sólidos y cada vez más marcas los fabrican.

  • Lush. Tienes unos cuantos champús con distintos ingredientes y para distintos tipos de pelo. Todo eco, vegano y sin experimentación animal. A mí me encanta.
  • Planeta Huerto. En esta tienda tenéis multitud de marcas variadas y champús eco, veganos y sin sulfatos. A mí que sean veganos o no me da un poco lo mismo, pero hay gente para quien esto es importante y merece la pena decirlo.
  • Sapone di Valeria. Jabones sólidos artesanales.

Si queréis comprarlo en Amazon también podéis. Estas son algunas de las opciones

  • I should cocoa. Para cabello sin brillo.
  • Ucradle Champu Bar. Distintos tipos de champús de plantas para varios tipos de cabello. Son veganos y champú+ acondicionador. Vienen cada uno en una lata.
  • Valquer. Jabones sólidos sin sulfatos. La marca es de Toledo.
  • We are family. Champú para toda la familia.

4 COMENTARIOS

  1. Yo hace un año y medio que solo uso champú sólido y estoy encantada, además para viajar en avión y no facturar es perfecto. He probado varios y me quedo, sin duda alguna, con los de Lubrei, que son artesanos. Los de Lush fueron los primeros que probé y para mí no están a la altura: colores muy bonitos, huelen de maravilla pero los sulfatos resecan mucho el pelo (al margen de que puedan irritar, que no es mi caso), y cuando pasas a usar champú sin sulfatos se nota la diferencia.

    • Yo sé que a mucha gente los de Lush no les van bien, pero a mí me encantan. Tal vez es porque tengo el pelo más graso y quizás ese reseco que te va fatal a ti a mí me viene estupendamente. Desde que los uso me lo noto mejor que nunca, la verdad y además me aguanta más limpio.

      Al final es probar y dar con el que más le apaña a cada uno.

Comments are closed.