domingo, noviembre 28, 2021
InicioMujer ActualChampús sólidos ¿Qué tengo que saber?

Champús sólidos ¿Qué tengo que saber?

Hace ya bastante tiempo una amiga me dijo que utilizaba champús sólidos. Me quedé loca ¿Pero eso era cómodo? ¿Funcionaría bien? Lo cierto es que como idea no me seducía demasiado pero por alguna extraña razón acabé probándolo… y hasta hoy. Yo no utilizo ningún champú líquido más desde entonces y la verdad es que estoy muy contenta con el cambio.

Me hacen muchas preguntas al respecto así que voy a tratar de responderlas a todas.

Champú sólido hecho a mano. Cómpralo aquí.

¿Es cómodo lavarse el pelo con una pastilla?

Sí. La verdad es que para mí es más cómodo incluso que los champús normales. Pensaba que no, así que no os culpo, pero lo cierto es que sí. Controlo mucho más la cantidad que me aplico. Puedes aplicarlo de dos maneras: puedes frotarte la pastilla contra el pelo directamente o bien mojarte la mano y frotar la pastilla ahí, y después el pelo.

Yo lo hago de las dos maneras. Si es un champú que hace poca espuma prefiero de la primera manera, si no, de la segunda. En todo caso en ambas controlas muchísimo más la cantidad que aplicas.

¿Hace mucha espuma?

No, en general los champús sólidos hacen muchísima menos espuma que los líquidos, así como concepto. No esperes que te llenen el pelo de un festival de espuma porque no va a ser así. Aún así, unos producen más que otros.

Jabón de índigo de Sapone di Valeria

¿Es más caro?

En abstracto, sí. En la práctica, no, o al menos no mucho más. Las pastillas de jabón sólido cuestan unos 10 euros como mucho, algunas menos. Esto así da un poco de susto pero lo cierto es que a mí una pastilla me dura siglos. Meses, para ser concreta. Suelo tener siempre un par de ellos para utilizar simultáneamente y la verdad es que al final los rentabilizo mucho más. Según la web de Lush una pastilla equivale a tres botes de champú y más o menos es lo que me vendría a durar a mí.

¿Los compras por motivos ecológicos?

No. No solo, al menos. Es cierto que trato de utilizar menos plásticos pero si no me gustaran no los utilizaría. El caso es que me gustan mucho y la logística no es demasiado complicada para mí. Tengo en el baño un bol de bambú con los champús y ya está. Para viajar los meto en una latita que tengo de metal. Eso sí, cuidado con meter el jabón ahí cuando todavía está mojado porque si no no lo vais a poder sacar ni a tiros.

Me gusta y es más respetuoso con el medio ambiente ¡pues qué mejor! En cambio con el acondicionador sólido no he podido. Me dejaba el pelo fatal y no me convencían, así que me pasé a uno de The Body Shop (brillo de fresa) que me gusta más. Odio con toda mi alma su envase; es un plástico reciclado lo que está bien porque no genera más residuos, pero no hay manera de que el producto caiga, así que es un rollo. Pero el acondicionador me encanta, así que lo sigo usando.

¿Me van a funcionar bien desde el principio?

Es posible que no. Antes de dar el salto a los champús sólidos tenemos la cabeza acostumbrada a los otros así que es posible que los 15 primeros días tengas sensaciones encontradas. Tienes que dar algo de tiempo a limpiar de porquerías tu cuero cabelludo.

¿Da igual uno que otro?

Pues no. Que sea sólido sólo es el formato: al final hay champús que te van mejor y otros que te van peor. Deberías escogerlos no sólo en función del formato sino también según el tipo de cabello que tengas. Yo compré uno que en teoría era maravilloso de la muerte y a mí me va fatal. No me gusta nada de nada. El caso es que lo tengo ahí muerto de asco porque me da cosa tirarlo, pero al mismo tiempo odio utilizarlo ¡y parece que no se gasta nunca! Creo que tiene que ver con mi tipo de pelo porque otras personas están encantadas de la vida con él.

¿Sulfatos en los champús o no?

Leí en Cultura Científica sobre los sulfatos, un poco alarmada. La verdad es que este artículo me resultó muy aclarador. Los sulfatos no son necesariamente malos, aunque si nos lavamos mucho el pelo o tenemos el cuero cabelludo un poco sensible es mejor comprar algún champú que no tenga SLS.

A mí personalmente me da igual; los champús de Lush me encantan y me van fenomenal (sobre todo Jason and the argan oil ) pero hay gente a la que no le gustan nada de nada porque les escuecen. Es la misma gente a la que le gusta el champú que yo odio, así que posiblemente nuestra piel sea muy distinta.

¿Dónde comprarlos?

Afortunadamente cada vez hay más sitios donde se pueden comprar champús sólidos y cada vez más marcas los fabrican.

  • Lush. Tienes unos cuantos champús con distintos ingredientes y para distintos tipos de pelo. Todo eco, vegano y sin experimentación animal. A mí me encanta.
  • Planeta Huerto. En esta tienda tenéis multitud de marcas variadas y champús eco, veganos y sin sulfatos. A mí que sean veganos o no me da un poco lo mismo, pero hay gente para quien esto es importante y merece la pena decirlo.
  • Sapone di Valeria. Jabones sólidos artesanales.

Si queréis comprarlo en Amazon también podéis. Estas son algunas de las opciones

  • I should cocoa. Para cabello sin brillo.
  • Ucradle Champu Bar. Distintos tipos de champús de plantas para varios tipos de cabello. Son veganos y champú+ acondicionador. Vienen cada uno en una lata.
  • Valquer. Jabones sólidos sin sulfatos. La marca es de Toledo.
  • We are family. Champú para toda la familia.
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

  1. Yo hace un año y medio que solo uso champú sólido y estoy encantada, además para viajar en avión y no facturar es perfecto. He probado varios y me quedo, sin duda alguna, con los de Lubrei, que son artesanos. Los de Lush fueron los primeros que probé y para mí no están a la altura: colores muy bonitos, huelen de maravilla pero los sulfatos resecan mucho el pelo (al margen de que puedan irritar, que no es mi caso), y cuando pasas a usar champú sin sulfatos se nota la diferencia.

    • Yo sé que a mucha gente los de Lush no les van bien, pero a mí me encantan. Tal vez es porque tengo el pelo más graso y quizás ese reseco que te va fatal a ti a mí me viene estupendamente. Desde que los uso me lo noto mejor que nunca, la verdad y además me aguanta más limpio.

      Al final es probar y dar con el que más le apaña a cada uno.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Verónica Trimadre on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?