miércoles, diciembre 8, 2021
InicioMujer ActualCalladita estás más guapa

Calladita estás más guapa

El otro día, tomando café con unas compañeras, comentábamos lo sucedido el fin de semana, cuando una de ellas, cansada de que su amiga le enseñara las preciosas y cuquis novedades de su casa gracias a un montón de fotos en su móvil, le dijo, de forma amable, que no le gustaban. En privado, el resto de la cuadrilla le recriminaron su actitud. ¿Cómooooo? Pues sí, esa misma cara se le quedó a ella.

Porque era de forma amable, de verdad. No en plan «tía, vaya horteradas que tienes en casa, parece la versión barbie de una tienda de chinos». Que no, que ella fue amable en plan «cari, son bonitos, pero yo esos manteles en mi casa no los podría, no son mi estilo, ya sabes».

Pues no, al parecer eso no es lo políticamente correcto. Lo ideal en ese momento, según el resto, era seguir siendo zalameras y decirle al paso de cada foto «ohhhh», «ahhhh», «oyyyy, monísimo». ¿Dónde quedó la honestidad de la amiga? ¿Acaso es mejor amiga la que te regala los oídos para que no te sientas mal que la que, de tan sincera, roza la bordería? Prefiero la sinceridad, aunque no siempre acabe bien…

gif carmen maura

Soy de la opinión de que hay que ser bien educado en cualquier circunstancia y que eso no debería ser problema para poder expresar opiniones sin tapujos. Si algo no nos gusta, creo que se puede decir sin herir los sentimientos de la otra persona. Peeeero (algo tenía que haber) es muy complicado hacerlo si nuestro interlocutor se está pasando de la raya.

Primer ejemplo: chica bailando con su amiga en una discoteca; chico lanzado a por ella

-Hola guapa, ¿que haces?

Bailar -silencio- ¿Qué se puede hacer en una pista de baile? -empieza la cosa a ponerse tensa, pero la chica intenta ser amable y sonríe.

-¿Puedo decirte una cosa? -si él empieza a pedir permiso… ejem, mal vamos- Estás muy buena.

-¿Tu crees? -la chica fuerza una sonrisa, en plan Pantoja-dientes-dientes

-¿Te vienes a la barra a tomar algo? -él ha metido tercera, ahí «to loco».

No gracias, estoy con mi amiga -respuesta educada, amable y sin cerrar puertas, que nunca se sabe.

-Seguro que a ella no le importa, y tú y yo tenemos mucho de qué hablar -sale el puntito macho man.

-Te he dicho que no, de verdad, gracias -es súper amable esta chica, ¿no?- y no insistas.

-¿Qué no insista? -ahora despliega él todo su argumento- Guapa, tú misma. Pero no seas tan borde.

chica baile dedos v

¿Alguien puede decirme en que momento ha sido borde esta pobre criatura? Amable hasta la saciedad, ni una palabra mal sonante, ni un «vete a tomar por c**o» (aunque con las ganas se ha quedado). Y encima tiene que escuchar que es una sota. ¿Qué hubiera preferido este caballero?, un «Tío, largo de aquí, ¿no ves que estoy con mi amiga? No, seas pesado».

No ha sido borde, ha sido amable y educada. Pero muchas veces, tenemos que aguantarnos estas lindezas solo por el mero hecho de ser mujeres educadas que además:

a) No sonreímos como bobas cuando un hombre nos halaga.

b) No somos amables  y correctas, que parece que es lo mismo que ser «una borde» hoy en día.

Segundo caso: el del chat del whatsapp

Grupo de madres del colegio. Hay dos o tres que escriben fatal. Pero muy, muy mal. Y no es un tema de corrector ni de ir escribiendo rápido. Es que no diferencian la « de la «, no saben cuando el verbo va precedido de «ha» o de «a«, no aciertan ni una con los tiempos verbales y confunden el subjuntivo con el condicional y las croquetas con las cocretas (hasta intentan colarte la «q» por algún sitio).

misojos

¿Qué haces en estos casos? Porque lo de las dos amigas en la discoteca, lo veo un poco viejuno, pero lo de las madres que hacen que te lloren los ojos… eso es de lo más reciente. Mi dilema es corregirlas en público, en privado o pasar de todo. «Seguro que no soy la única que se lo ha dicho», piensas. Así que te armas de valor, piensas en mil formas de decírselo y sales al patio. Cuando la encuentras, le comentas:

«Marichu, ¿tu sabes que haya, cuando es del verbo haber, es con «y»? Y cuando es del verbo «hallar«, de «encontrar», ¿es con «ll»?» Y Marichu te mira con esa mirada de perdonavidas que tiene, mitad desprecio, mitad indiferencia y te espeta: » Ya lo sé, ¿por?». Y tú haces como el Mr. Potato cuando abre la boca. Y piensas: «Calladita, estoy más guapa».

Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

15 COMENTARIOS

  1. Pues muy buen post,yo suelo todo ,demasiado y luego me llevo broncas porque haymal interpretaciones,tendre que estar calladilta o poner sonrisa tonta

  2. Jajajajajaja. Me ha encantado el post. Yo suelo ser sincera con mis amigas, con las que tengo confianza y sé que no se lo toman a mal porque somos todas así. Aunque en grupos de whatshap lo que hago es dejar de leer a la gente que escribe mal. Si es mi madre la corrijo tal cual, ahora que me haga caso es otra cosa.

    Por cierto, eso de la discoteca me ha pasado a mi. De verdad, tal cual lo pones. Y en ese momento pensaba: tendría que haberte soltado. Contigo no, BICHO!! a lo mejor no era borde. En fin…. jajajajaja no sé que es mejor para algunas personas.
    Saludos

    • El «contigo no, BICHO» es genial!! Y creo que podemos aplicarlo en un montón de «zascas» a lo largo de la semana ??

  3. jeje yo suelo callarme generalmente (menos en la situación del moscón que soy menos educada que la chica de tu ejemplo) pero siempre he pensado que si se dicen las cosas con educación y respeto no tienen por qué sentar mal ¿no?

    Eso sí…lo de señalar cuando alguien comete faltas de ortografía me parece un poco feo fíjate tú, porque hay personas con muchos complejos por eso y además el que esté libre de pecado que tire la primera piedra jaja (yo la primera)

    • Cierto, que se hace con buena voluntad. Pero fíjate que cuando lo he hecho es porque pienso: si a mí me pasara, antes de que me estuvieran criticando por escribir mal una palabra constantemente, preferiría que me lo dijeras..

  4. jajaja Muy bueno el post, la verdad que yo souelo quedarme calladita… Menos en el caso de las amigas, que se supone que hay más confianza y además te conocen y sabes que no lo dices a mal, que lo dices con todo el cariño…

  5. Yo pienso igual…
    Las cosas claras, bien dichas y con educación pero claras, nada de zalamerías ni ocho cuartos…

    Y con las amigas y familia, la sinceridad ante todo.

    De buenas maneras pero siempre siendo sincera y diciendo lo que pienso hay veces que me ha ido bien y otras mal pero pienso que no se ha de mentir y que a nadie se le han de » regalar los oídos » por muy amiga que seas…

  6. Yo confieso que soy de las que me callo. Temo siempre herir los sentimientos de alguien. Pero sí es cierto que, con respeto, deberíamos poder decir cualquier cosa que fuese necesaria. Ahí está la clave: «ser necesaria», porque hay veces que no lo es meterse en berenjenales

  7. Muy bueno! Yo suelo ser la «borde»… solo me falta corregir en público la madre del chat que se cree que la H como es moda tampoco se escribe

  8. Uy, corregir la ortografía a los demás puede explotar en la cara. Yo lo que me digo a mí misma es «Calladita estás más segura». Si alguien en la edad adulta escribe de culo, seguirá haciendolo por más que alguien le corrija alguna palabra, así que… con su pan se lo coman!

  9. Me has recordado a un compañero con el que tenía que programar en equipo. Él cada vez que tenía que poner un comentario ponía «pograma» ¡y era programador! Me ponía muy nerviosa pero nunca le dije nada 🙁

  10. Yo creo que según la situación sí hay que callar. Detesto «mentir» y ser falsa, pero no creo que la sinceridad o la asertividad siempre sean gratuitas. Si por ejemplo tu amigo se compra unas gafas de vista nuevas que le quedan como el culo días antes de su boda y sabes que en caso de dar tu opinión lo único que vas a conseguir es que se sienta mal por llevarlas, o que tenga que ir a ciegas, pues qué quieres que te diga, mejor me callo. Igual que si voy a una boda en la que veo cosas feas pero sé que no han sido a conciencia de los novios; ¿para qué voy a decirles nada luego? ¿Para que se queden con mal sabor de boca de su propia boda? Son ejemplos reales, por eso los pongo.
    Tu compañera no me ha parecido borde; por lo visto ni siquiera le ha dicho a su amiga que no le gusta directamente. Ese tipo de comentarios están aceptados como sinceros-educados, al menos por mí jeje.
    Lo del tío de la disco, que le den! Si no sabe pillar la indirecta yendo con tanta jeta…
    Lo del whatsapp lo sufro a diario, pero no lo corrijo. Me sangran los ojos, pero sinceramente, me parece muy violento y no sé si serviría para algo más que para hacer sentir mal a la otra persona, o humillarla en caso de corregirla en público.
    Por cierto, genial post que da que pensar 😉

  11. Vaya, son casos desde mi punto de vista, muy distintos, creo que todos conocemos.gente que de la ilusión que le hace decorar su casa, nos agobia con detalles, tal vez por eso mismo y aunque no.coincidamos en gustos es mejor sonreir y callar, porque la otra persona se puede ofender, despues de todo podria interpretarse como una acusación de tu mal gusto, esquivar el tema o evitarlo pero ser cortés porque con el agobio sonaras borde aunque no quieras. El caso del.chico es inseguridad, estamos hasta arriba de hombres que creen que se merecen siempre un si, y no lo es a esos seas borde o no, responderan igual, pasando!!!… y el grupo de whatsapp bueno, mejor callar, porque la ortografía no mejorará en el siguiente mensaje seguirá igual de incorrecta, no todo el mundo está abierto a recibir criticas constructivas, y te podrias sorprender de lo hostil que puede ser alguien por corregirle.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.