sábado, diciembre 4, 2021
InicioLifeStyleYo también hago cosas políticamente incorrectas

Yo también hago cosas políticamente incorrectas

Ha llegado el día de decir las cosas claras y es que, por mucho que digamos que no, que disimulemos o que nos hagamos los sorprendidos, cuando vemos hacer a alguien algo políticamente incorrecto… ¡seamos honestos! ¡nosotros también lo hacemos! ¿Acaso tú no has hecho alguna vez algo parecido? Estoy segura de que en algún momento tú también habrás hecho cosas políticamente incorrectas, cosas como las que hoy vengo a contaros.  A ver si consigo animaros y obtengo alguna confesión también de vosotras. ¡Seguro que nos reímos un rato!

Ahorrar agua

Lo de mear en la ducha es todo un clásico y para mí algo tremendamente irresistible, para ser más claros. Ese momento en el que abres el grifo y solo el sonido del agua te invita a hacerlo. No seáis mentirosas, porque que sé que os mola tanto como a mí y además se ahorra agua, que se van casi 20 litros cada vez que tiramos de la cadena. ¡Merece la pena practicarlo!

¡Me estoy haciendo un Mercedes Milá!
¡Me estoy haciendo un Mercedes Milá!

Hacerte la sorda cuando llama la suegra

Y quién dice la suegra, dice esta tía lejana que de vez en cuando aparece o tu mismísima madre que es la quinta vez que te llama ese día.  Y entonces tú con voz suave dices: «¿Me llamaste? Uy pues estábamos en casa pero no lo oímos, estaríamos con el lío de los baños o la cena y no nos enteramos»

grita mucho que no te escucho
grita mucho que no te escucho

Practicar el pedo piscinero

¡Qué levante la mano la quien no lo haya hecho alguna vez! Sumergida en el agua te dejas llevar, confiando plenamente en que será silencioso y no te dejará mal, y entonces notas como justo después de darle libertad se queda atrapado entre tu trasero y la braga del bikini o el bañador. Entonces llega lo mejor, notar como la burbuja asciende lentamente hasta salir a la superficie. Si en realidad puede resultar hasta relajante.

¿las Sirenas también se echan pedos?
¿las Sirenas también se echan pedos?

Tú y tus llamadas ficticias

El teléfono es un arma de lo más socorrida para evitar saludos de vecinos a los que no te apetece saludar o conversaciones banales y absurdas en la puerta del colegio de las que aburren a cualquiera. Con la edad una tiende a ser algo asocial y la excusa de la llamada siempre cuela o, por lo menos, eso quiero pensar. ¿Se me notará?

¿Cuela?
¿Cuela?

Explotar… ¡granos!

Igual te parece una asquerosidad, pero para mí (y seguro que para más de una o dos de vosotras) lo de ir explotando granos es casi un vicio. Esos que  parece que te están pidiendo la liberación a gritos. Y si hacen «¡chof!» será aún mucho más divertido. Ahora, eso sí, los granos tienen que ser de confianza, no os penséis que ataco a los granos de cualquiera.

Esta es la cara que se te pone cuando ves un grano a lo lejos
Esta es la cara que se te pone cuando ves un grano a lo lejos

Probar el horno holandés

Y he dejado para el final lo mejorcito, aunque reconozco que no lo hago a diario (juas, juas, juas…) El horno holandés es algo mítico que hacía en mis tiempos mozos, con amigas, con mi hermana e incluso con mi novio (el que ahora es mi marido) Divertido a más no poder y un excelente somnífero, además de la guarrada del siglo.

¡Huele que alimenta aquí dentro!
¡Huele que alimenta aquí dentro!

Creo que después de este post igual dejo de ser la cuqui de la redacción, pero lo que me he reído escribiéndolo lo compensa todo. Ahora es tu turno, ¿te animas a contarnos esas cosas políticamente incorrectas que seguro también haces? Compártelas con el hashtag #yotambiensoypoliticamenteincorrecta. Lo sé, es largo de narices, pero seguro que nos lo puedes contar en los 104 caracteres que quedan restantes 😉 ¿Te atreves?

Artículo anteriorHija, tu cuerpo será tu prisión
Artículo siguienteReinventarse a los 40
Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

19 COMENTARIOS

  1. Me parto!
    El pis en la ducha es un clásico en mi casa…es por el medio ambiente decimos…pero la verdad es que mola! jajaja

    • ¡Me parto contigo Nu! ¿De verdad crees que después de esto seguiré siendo cuqui? ¡Tengo mis dudas!

  2. Me partoooooooooo!!!!!!!!!!
    Reconozco que algo he hecho, ¿quién no? jeje. Aquí el de los granos es el maromo, que se le ilumina la cara en cuanto ve uno de confianza, qué suplicio!

  3. Mira que soy friolera yo, pero por eso del horno holandés no paso, vamos que no!
    Pero te voy a contar un secreto.
    Me acuesto con calcetines, me los quito en la cama… Y los rescato cuando me acuerdo.
    Y otra cosita, tu glamour mejora cuando confiesas estas cosas

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on