jueves, mayo 19, 2022
InicioMujer ActualSatisfyer o como las mujeres comenzaron a hablar de masturbación

Satisfyer o como las mujeres comenzaron a hablar de masturbación

Hace un tiempo comprar dildos, vibradores y cualquier otro tipo de juguete sexual era algo que se hacía poco menos que en la clandestinidad. Recuerdo aquellos sexshops horribles de finales del siglo pasado con un tufillo a caspa y a secreto poblados mitad por viejos verdes mitad por gente que trataba de comprar algo para una despedida de solteros. Afortunadamente hoy en día la cosa ha cambiado mucho. En el camino del trabajo a casa paso por delante de al menos tres tiendas que venden juguetes eróticos y tienen de todo menos de casposo. Ahora son locales llenos de glamour, con escaparates cuidadísimos y que están situados en calles perfectamente respetables en pleno centro de la ciudad.

Al auge de los juguetes sexuales han contribuido mucho los negocios online. Hay a quien le parece fenomenal ir a una tienda física y lo hace con orgullo pero también hay muchas personas a las que esto les da una vergüenza horrible. Negocios como SexyDream son perfectos para estas personas que prefieren comprarlo en línea. Tú lo compras y en nada lo tienes en casa en un paquete que no da ninguna pista de lo que contiene. Rápido, fácil… y anónimo. Nadie porqué tiene que enterarse de lo que haces en tu casa.

Satisfyer

Y esto ha supuesto una revolución para las mujeres. Nuestro clítoris, ese gran olvidado, de repente ha saltado a la palestra y le hemos comenzado a hacer más caso. Tener orgasmos no tiene ningún tipo de contraindicaciones y sí muchas ventajas, entre ellas:

  1. GASTO DE CALORÍAS. Correr hace que gastemos un montón de calorías, pero el verbo en reflexivo también. Podemos gastar entre 100 y 200 calorías teniendo relaciones sexuales y el orgasmo es el fin de fiesta perfecto.
  2. MENOS RIESGO DE INFARTO. El sexo reduce la presión sanguínea.
  3. MÁS OXITOCINA. Al tener un orgasmo aumenta la oxitocina que es la hormona de la felicidad.
  4. DORMIMOS MEJOR. La oxitocina relaja y hace que durmamos mejor. Tener sexo o masturbarnos puede ayudarnos a combatir el insomnio.
  5. MEJORA EL SISTEMA INMUNITARIO. Con los orgasmos aumentan las inmunoglobulinas A (IgA) que combaten a virus, bacterias y también toxinas. 
  6. TE DEJA LA PIEL FANTÁSTICA. Aumenta la circulación de la sangre, el oxígeno llega a la piel y se eliminan toxinas.
  7. REDUCE EL DOLOR. Los orgasmos ayudan a aplacar el dolor por las endorfinas y la oxitocina.

Entonces ¿Por qué si es tan bueno para (casi) todo, si no tiene contraindicaciones era tan invisible el orgasmo femenino? ¡Cuántas veces hemos oído hablar de la masturbación masculina! Da igual además que sea en privado o en prime time: los chistes y bromas sobre pajas masculinas están a la orden del día. ¿A las mujeres se nos suponía castas y puras, o es que nuestros orgasmos eran un poco de segunda?

Mujer teniendo un orgasmo

Pues un poco de eso había. La liberación de la mujer y todo el movimiento feminista han supuesto un gran avance en este sentido. Ahora se habla de sexualidad femenina con muchísima más normalidad, tanto en serio como en broma como ocurre con la masculina. Todavía queda mucho camino por avanzar hasta la normalización de verdad pero últimamente están en boca de todos y sobre todo de TODAS las bondades del Satisfyer.

Es un juguete sexual diseñado para mujeres. Con las mujeres en el pensamiento. Nuestros gustos sexuales son distintos; no dudo que haya mujeres a quienes un dildo hiperrealista les excite un montón, pero por lo general las mujeres preferimos cosas más elegantes y menos explícitas. Nos han vendido durante mucho tiempo que existen dos orgasmos, uno de primera (el vaginal) y otro de segunda (el clitoriano). Esto es una idiotez como un templo: existe el orgasmo, y punto. Es muy difícil que una mujer consiga el orgasmo simplemente con el mete-saca y sobre todo una absurdez teniendo en cuenta que tenemos un órgano diseñado únicamente para darnos placer, el clítoris. Y a él se dirige el Satisfyer.

Meg Ryan Cuando Harry encontro a Sally

El Satisfyer va al grano, señoras. Succiona el clítoris y algunos incorporan hasta vibración. Es por eso que los orgasmos llegan uno detrás de otro a gran velocidad. Y además es una monada. Es tan eficaz y cumple tan bien su trabajo que las mujeres están encantadas de la vida y algunos hombres, que no se dan tanta maña como debieran o que no se preocupan por el placer de sus compañeras, están bastante preocupados.

A mí esto me parece una tontería. Es mejor aprender del Satisfyer y plantearnos porqué nos gusta tanto y porqué se vende como churros. Las parejas sexuales (ojo, hombres y mujeres) deberían apuntar que dedicarle tiempo a nuestros clítoris nos hace felices… y hacer eso mismo. ¡No hay más!

Ya es hora de dejarnos de tonterías y hablar más del placer femenino. Y si ha sido el Satisfyer el que ha abierto el debate ¡bienvenido sea!

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marcela on