jueves, diciembre 9, 2021
InicioLifeStyle7 consejos para supera el cambio de hora

7 consejos para supera el cambio de hora

Años tras año, prácticamente cada seis meses, en otoño y primavera, se repite la misma cantinela. El cambio de hora para adaptar la rutina de este país a la luz solar enciende el debate acerca de la idoneidad de un proceso en el que de forma paulatina gana adeptos el bando de quien lo considera totalmente innecesario. A las dos de la madrugada de este sábado día 25 tocará adelantar los relojes una hora. Así que el domingo 26 amaneceremos un poco más somnolientos y, sobre todo, preparados para escuchar la retahíla de todos los años de aquellos que se quejan de que los biorritmos se les descontrolan. Seas de los que el cambio de las manecillas del reloj te deja para el arrastre; seas de los que pasas el trance sin apenas darte cuenta, vamos a compartir algunos consejos para sobrellevar el cambio de la mejor forma posible.

A pesar de que hay estudios de prestigiosas universidades que achacan al cambio horario una mayor incidencia en accidentes de tráfico o ataques al corazón en las jornadas posteriores, la mayor parte de expertos en la materia coinciden en apuntar que la incidencia en nuestro organismo del cambio de hora es mínima y se circunscribe apenas al par de jornadas siguientes. Alteraciones en el sueño, mayor cansancio, apatía, tristeza, irritabilidad… son algunos de los síntomas que podemos llegar a parecer y que, todo sea dicho de paso, coinciden bastante -efluvios alcohólicos aparte- con los que experimentamos tras una noche de juerga, o al estado permanente en el que viven los padres en los primeros meses -años- de vida de sus retoños.

cambio de hora

En este caso, la asunción del horario estival implicará que del sábado al domingo los españoles durmamos una hora menos y ese sí será un trastorno evidente, sobre todo para los que tienen hijos pequeños que impondrán su rutina a la hora de tocar diana. Así que vamos a repasar algunos consejos que podremos aplicar para minimizar el trastorno -sí, que se queden a dormir en casa de un amigo/abuelos/tíos y tú descanses a pierna suelta esa noche es una opción, pero ¡recuerda que nosotros somos una publicación seria!-:

Desdramatizar la situación

Muchos de los efectos que el cambio de hora tiene sobre nuestro organismo son psicosomáticos, así que resulta fundamental no darle más importancia que la que tiene y no hacer de ello ni un drama ni un tema de conversación recurrente que ahonde en nuestro «decaimiento». Perder una hora de sueño siempre es más descorazonador que ganarla, pero no es para tanto. Viajar a Portugal, Canarias o de Londres a Madrid supone un cambio similar y, sin embargo, somos capaces de racionalizarlo mejor sin que nos «afecte» de la misma forma. Perderás una hora de sueño, como otras muchas veces te sucede cuando la película se prolonga más de la cuenta… y cambiará el horario de rutinas como la hora de la comida o de la cena, pero a muchos también les sucede los días festivos y fines de semana sin que nos genere un profundo trastorno.

Adaptar nuestras horas de sueño

Los más precavidos pueden comenzar a acostarse paulatinamente un cuarto de hora antes durante los días previos para llegar al sábado con la «hora cambiada» de forma menos drástica. Si eres de los que lo deja todo a última hora, procura no echar la siesta el sábado y sé disciplinado a la hora de irte a dormir y hazlo pensando en el «horario nuevo». Quizás no tengas sueño, pero una bebida caliente, una cena ligera o un poco de lectura antes de apagar la luz te ayudarán a relajarte y conciliar el sueño mejor.

cambio de hora

Exponte a la luz natural

Exponerse a la luz es la forma que tiene el cuerpo de ponerse en hora de forma natural, así que aprovecha, precisamente, que habrá más horas para hacerlo y sal a la calle. Tu cuerpo asimilará mucho antes las nuevas rutinas que, en el fondo, tratan de adaptarse, justamente, a la luz solar.

Practica ejercicio físico

Hacer deporte es una buena forma de ajustar nuestro reloj biológico pero, además, la práctica deportiva origina que nuestro organismo genere serotonina, una hormona que influye en el humor, regula el sueño, el apetito y la presión arterial. Así que, un poco de ejercicio nos ayudará a sentirnos mejor física y mentalmente.

Seguir con las rutinas

Aferrarnos a los viejos horarios no es solución. Las rutinas, en general, nos permiten ordenar nuestra vida y dan coherencia a nuestros ritmos corporales. Así que no tiene sentido intentar mantener los antiguos, pues acabaremos totalmente descontrolados.

cambio de hora

Vida más activa y positivismo

Retomando la idea inicial de que la mejor forma de combatir el cambio horario es con una buena actitud, debemos centrarnos en pensamientos positivos, pensar en el horizonte que se despliega ante nosotros en los próximos meses, con más tiempo de luz y temperaturas más benignas, excusas perfectas para hacer planes y llevar una vida más activa y plena.

Y tú, ¿eres de los que el cambio de hora te deja para el arrastre o lo llevas sin problemas? ¿Tienes algún truco para superar la situación?

Fotos: Pexel. Infografía: Europa Press

Artículo anteriorEsas costumbres molestas
Artículo siguiente¡Que no me gusta! ¡Y punto!
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…