miércoles, diciembre 8, 2021
InicioOcioCosas que pasan en las cenas de empresa

Cosas que pasan en las cenas de empresa

Diciembre es el mes por excelencia de las cenas de empresa, entre otras muchas. Como no tenemos suficiente con andar de comilona en comilona en las fiestas navideñas unas semanas antes nos dedicamos a juntarnos con nuestros compañeros de trabajo, amigas de la infancia, amigos de la universidad y cualquier grupo random para celebrar lo que sea.

Las cenas de empresa encierran grandes paradojas. Lo mismo no aguantas a tus compañeros porque tú eres de las que vas al trabajo a hacer lo tuyo y no tienes ningún interés en hacer vida social con la gente a la que ves todos los días, pero sabes que a la cena de empresa tienes que ir. Y es que ese momento en el que descubres a tus compañeros fuera del hábitat natural de la oficina da pavor, pero sabes que si no tienes una buena excusa es algo que tienes que hacer.

Como quien más quien menos ha estado en una cena de empresa recopilamos esos momentos que a todos nos resultarán familiares. Si se te ocurre alguno más, añádelo en los comentarios.

Cenas de empresa

Cosas que pasan en las cenas de empresa

1. ¿Y quién la organiza?

Hay sitios en los que es la empresa la que lo decide todo y de lo único que tienes que preocuparte es de ir. Pero en otras muchas la cena de empresa es algo que se organiza internamente. Consigna: nunca, repito, nunca, te presentes voluntaria para organizarla. Si algo sale bien nunca será gracias a ti y en cambio todas las quejas, problemas, etc. de antes, durante y después serán culpa tuya.

esconderse
A mí no me mires…

2. Las discusiones para decidir la fecha

Cuando le viene bien a Paco de Contabilidad, Merche de Recursos Humanos no puede. A Jaime le pilla de viaje (porque siempre está de viaje). Marta pide que, por favor, sea entre semana y Luis dice que o es en fin de semana o no puede.

Indecision
Pues ya me contaréis cuando lo hacemos…

3. ¿Dónde la hacemos?

Si ponerse de acuerdo en cuándo es complicado, decidir dónde lo hacemos no es más sencillo. A unos no les gusta un tipo de comida, unos están pelados y otros quieren hacerlo por todo lo alto. Tampoco sabes exactamente cuántos vais a ser porque siempre hay unos cuantos que tardan la mundial en confirmar la asistencia, así que cuando se va a reservar el sitio habéis tardado tanto que ya está lleno. Y vuelta a empezar.

Yo sólo quiero ir a cenar, en serio, donde sea
Yo sólo quiero ir a cenar, en serio, donde sea

4. El paganini

Un punto fundamental porque ¡no es lo mismo!, ¡el vino siempre sabe mejor cuando no lo pagas tú! A veces se da por hecho que paga cada uno lo suyo y de repente tu jefe te sorprende cuando sacan la cuenta lanzando su tarjeta de crédito. Pero otras veces descubres que no, que os habéis pasado ocho pueblos y os toca pagar a cada uno. DOLOR. Dejarte una pasta y encima con el insufrible de Atilano al lado.

Cenas de empresa 01
Pásame otra botella ¡paga el jefe!

5. ¿Qué me pongo?

Pues tú eres muy feminista y sabes que la única respuesta a la pregunta de qué te pones es «lo que te venga en gana». Pero tu realidad es mucho más complicada: vas a trabajar ahí todos los días y conoces lo asquerosamente sobón que es Antúnez de Ventas y lo cotillas que son los que se reúnen alrededor de la máquina de café todas las mañanas a poner a todo el mundo de vuelta y media. En tu mano está pasar de todo el mundo y ponerte lo que te venga en gana u optar por una visión más conservadora.

Pues estoy super mona
Pues estoy super mona

6. Baile de sillas

Siempre pasa y nadie lo reconoce: cuando se produce la estampida hacia la mesa es importante coger posiciones. Objetivo: Lo más lejos posible de los que te caen mal, lo más cerca que se pueda de quien te cae bien. Para eso es importante llegar pronto… si llegas cuando ya está la gente sentada no te quejes de que te han dejado el peor sitio.

¿Era necesario que me tocara al lado?
¿Era necesario que me tocara al lado?

7. Tus compañeros en estado puro

Una vez que salimos del ambiente habitual conocemos a nuestros compañeros de oficina de un modo diferente al habitual. Resulta que Paula, la de Compras, que parecía una sosa es un encanto y Julián, el de Jurídico, es más pesado de lo que creías.

vergüenza
Mejor me doy a la bebida para no pasar (más) vergüenza

8. La fiesta

Cuidado porque el alcohol nos desinhibe y no estamos seguros del todo de querer ponernos ciegos con nuestros compañeros de trabajo. Tal vez la cena de empresa no sea el mejor sitio para agarrar el pedo de nuestras vidas salvo que no nos importe que se hable de ello en la oficina como algo legendario.

Dandolo todo
¡Dándolo todo, sí señor!

9. El paseo de la vergüenza

Normalmente el paseo de la vergüenza se refiere a cuando volvemos con la misma ropa, el maquillaje corrido y pelos de loca después de haber tenido sexo en una noche de fiesta (aunque aquí cuentan que porqué llamarlo paseo de la vergüenza y no paseo del triunfo #muyfan). En el ámbito laboral el paseo de la fama es cuando vuelves al trabajo con resaca y todo el mundo habla de tus hazañas … de las que no te acuerdas porque estabas cocida como un piojo.

No me lo recuerdes
No me lo recuerdes

Al final lo único importante de las cenas de empresa es sobrevivir a ellas. Y ya.

Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. jaja qué bueno Sara!!! tienes razón en todos y cada uno de los puntos.
    Yo me presenté voluntaria una vez para organizar la cena de empresa y «una y no más santo Tomás» y todavía recuerdo con una sonrisa en los labios cuando uno de mis compañeros de trabajo se pasó con el vino y terminó encima de la mesa haciendo un streaptease XD

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Maria Mivinailart on Frases de madre
Maria Mivinailart on Se vende
Peña on Frases de madre
Limonerías on Se vende
Cristina Prieto on Se vende
Limonerías on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Se vende