miércoles, mayo 25, 2022
InicioMaternidad10 cosas que harás con tu hijos este verano, sí o sí

10 cosas que harás con tu hijos este verano, sí o sí

Amigas mías, no sabemos qué ha pasado, si hace nada estábamos en plena cuesta de enero y ¡ya es junio! ¡junio!, ¡horror! Hay que pensar en el verano, el largo tiempo de ocio, las mañanas de niños remolones (o de los que madrugan como si siguieran en el colegio), las tardes sofocantes, las noches de verbena… Es el momento de los campamentos, las colonias de verano en la ciudad o bien lejos (afortunados… los niños, digo). Y es el momento de renovar propósitos. Porque esos que hicimos en enero ya no nos sirven, ahora necesitas unos nuevos, otra lista más con “las cosas que haré este verano”.

Bien queridas, dejad de engañaros, porque para la mayoría de las madres trabajadoras, el verano son solamente 15 días de no trabajo y 8 fines de semana. Así que, estas son las 10 cosas que harás con tus hijos, qué el verano no da para más… y lo sabes.

1. Aburrirte.

Siento soltarlo así, pero es que vas a acabar echando de menos a las vecinas, cuando te hayas dado varias vueltas al pueblitobueno, los niños ya no tengan más piedras que tirar al río o se te hayan agotado las ideas para construir castillos y fosos de arena. Te vas a aburrir y es bueno. Y que se aburra tu prole es magnífico: ponen su imaginación a funcionar y puede que les surjan temas para varios días. Eso sí, el rato de pesadez, en plan “mamá, me aburro”, no te lo quita nadie.

2. Castillos con el cubo y la pala

No necesariamente en la playa, que se que hay muchas que no la pisáis en todo el año. Porque no se necesitan varias toneladas de arena para esta efímera construcción. Con unos centímetros cúbicos que pueda rascarle tu hijo al suelo de debajo del columpio del parque, te tocará estar un rato construyendo lo que sea. Y así empezó Calatrava…

3. Comer helados

helados fuentes
Ramón, el heladero de Soria, en la puerta de la Dehesa

¿Qué queda de un verano si no se comen helados? Alguna afortunada habrá que los coma todo el año. Nosotros solemos dejarlos para el verano-verano. En Soria, el heladero tiene un par de carritos y se pone a vender polos en la puerta del parque. Son los mejores del planeta, el polo de vainilla y el cucurucho de leche merengada. En mi casa, el verano no empieza hasta que no vemos (y catamos) el helado del Fuentes.

4. Cantar a grito pelado la última canción de Morat

Porque para mitad de junio, nos sabremos la letra entera y habremos entonado su pegadizo estribillo unas… doscientas veces. Para las que no sabéis de quién hablo, os dejo a la banda colombiana de moda.

5. Ver una y otra vez los mismo capítulos de Ladybug o La Patrulla Canina

ladybug

¿Qué les pasa a los programadores de televisión? Entiendo que se vayan de vacaciones, pero podrían dejar alguna novedad en la parrilla. Si en mayo habíamos visto unas diez veces el capítulo de Lady Bug en el que Marinette quiere regalarle a Adrien un pañuelo, espera a julio… De la Patrulla Canina, ¿qué te voy a contar a ti, que cuando te confundes de nombre, llamas a tus hijos Rocky o Marshall?

6. Negar tres veces

O alguna más… Porque negarás tener ganas de que se acabe el verano. Negarás que tu prole te canse. Y negarás, por encima de todas las cosas, querer pasar unos días en un playa paradisíaca con tus tres mejores amigas y un bidón lleno de mojito.

7. Intentar emular algún DIY divino de Pinterest

concha

Venga, que todas lo hemos hecho. Y ese es el quiz de la cuestión: si otra madre igual de ocupada que tú, con el mismo poco tiempo y las mismas morcillas por manos ha conseguido crear un cuadro tan mono de animales con las conchas que recogió en la playa… tú también puedes. Y te vienes arriba, compras todo lo necesario y visualizas el final, esa foto en Instagram o en tu tablero DIY de Pinterest. ¡Ay, alma cándida! Que lo nuestro, más que Do It Yourself, es Deja de Intentarlo Ya.

8. Bailar Cantajuegos en una verbena

O en la terraza del hotel o camping de turno, mientras la minidisco entona. Bailar La Taza y la Tetera es un clásico del verano, como en su momento lo fueron Los Pajaritos. Las madres nos venimos arriba y nos emocionamos si nuestros pequeños están en un escenario subidos, dándolo todo. “Mira Paco, ha salido artista como su madre”.

9. Coger moras y espachurrarlas pensando que es mermelada

cogiendo moras

Nos acercamos al final del verano, cuando empiezan las moras y los higos. Me encantan esas semanas (son las que suelo estar con mis peques de vacaciones en el campo). Las moreras se ponen a tope y, con la excusa, nos damos un paseo todas las mañanas. Y luego me creo Alma Obregón y me meto en la cocina, enchufo la TMX hasta llenar lo menos diez botes de un sospechoso líquido morado. “Es mermelada”, le digo a mi madre. Y ella siempre sonríe en plan “claro cariño, si tu lo dices…”

10. Desear que empiece el colegio

¿O no? Puede que no todos lo días, a todas horas… Pero a veces el verano se nos hace muuuuy largo. Todavía estamos en junio, deseando que acabe el colegio, las extraescolares, los festivales de todas las extraescolares, la fiesta del colegio, que se paralicen los grupos de whatsapp y escapemos de la rutina. Sí, esa que en 12 semanas, estarás deseando que vuelva.

Imágenes: Pixabay, Desde Soria y propias.

Ruth de R.
Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Yo estoy deseando que llegue el verano ¡me encanta eso de no madrugar y no tener horarios fijos para nada!
    Nosotros pasamos el verano en modo “asilvestrado playero” que significa que vivimos en bañador y chanclas y tan contentos oye jaja

  2. Jajaja, me ha encantado. Muy de acuerdo con lo de negar tres veces.
    Besos y feliz verano

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.