domingo, mayo 29, 2022
InicioMaternidadUna difícil decisión… tener o no un segundo hijo

Una difícil decisión… tener o no un segundo hijo

Artículo escrito por Laura.

A mis 35 años, casi 36, creía que ya estaba convencida de que mi hijo, con sus cinco años, se quedaría como hijo único. Había leído sobre las ventajas del hijo único, reflexionado sobre la logística que implicaría un segundo hijo… hasta que una tarde de sábado, en el desván de mis padres, encontré juguetes de mi infancia. Juguetes que reavivaron en mí esa sensación, o añoranza, por tener una niña… o sencillamente otro niño.

segundo hijo

A mí siempre me han gustado, no, mejor dicho, encantado los niños, hasta el punto de que si me tocara la primitiva, aparte de tener familia numerosa, mi sueño sería poner una guardería para poder tratar con niños cada día.

Pero mi hijo no fue un niño de esos tranquilos, que los dejas ahí y ale, se duermen, que puedes poner a dormir en su cunita y no te reclama en horas. No, mi hijo fue un bebé de alta demanda (gracias mil a los blogs que tratáis este tema, no sé si sabéis el bien que hacéis, de verdad…). Y no me voy a extender sobre lo que ello supone, pero básicamente a mí me supuso hacerme pronto a la idea de que traer un segundo hijo sería un desastre para nuestra familia, en especial si salía a su hermano mayor…

Así fue como pasaron los años, y sí, ahora con cinco años ya llevamos unos meses que empezamos a respirar y es cuando entran las dudas… ¿deberíamos darle un hermanito? ¿No será ya demasiado mayor y la diferencia de edad demasiada?

segundo hijo

Debo reconocer que le he preguntado, si quisiera tener un hermanito, y bueno, me ha contestado que no. Aunque un día cuando le dije que iba a tirar unas zapatillas que se le habían quedado ya pequeñas me dijo que no “porque ama, nunca se sabe, si un día se te pone la tripa gorda gorda y tienes un bebé las necesitará”. Y es esta parte, la de reutilizar lo que ya tenemos (la silla casi nueva, la mochila portabebés que descubrí un poco tarde, etc…) y sobre todo “reutilizar” lo que he ido aprendiendo en estos años de crianza lo que más me hace replantearme si no sería capaz de salir adelante a pesar de los pesares.

Porque como bien me recuerda mi marido, que tiene más los pies en el suelo que yo, sería mucho más trabajo, más estrés para los dos, menos tiempo para disfrutar de los avances del mayor y para atender al recién llegado, por supuesto menos dinero para pequeños disfrutes… Sé que todo esto son nimiedades para las que tenéis dos o más, y que por supuesto que se puede, pero cada familia conoce sus circunstancias, ya no sólo económicas, sino también en cuanto a carácter y aguante…

Por no olvidar el gran inconveniente moderno… la conciliación. Y es que mi marido no puede coger una reducción de jornada y sin embargo su sueldo es inferior al mío… por lo que aunque yo pudiera plantearme reducirme algo… no sé cómo llevaría el tener que dejar a un bebé en una guardería. Quizá es porque con el primero no tuve que hacerlo, estaba mi madre (y está, pero en estos momentos no me planteo dejarle a otro bebé, bastante que va a buscar al cole al mayor al mediodía para que coma en casa). Y me da pánico empezar con los virus, que por ahora y quizá por la lactancia prolongada prácticamente no hemos conocido. Me gustaría poder criarle cogiendo una excedencia por lo menos hasta que tuviera un año más o menos.

segundo hijo

Por todo ello creo que, a salvo de que en los próximos meses me toque una lotería (preferentemente primitiva millonaria) que me permitiera quedarme en casa esos primeros meses hasta que empezara a andar, y luego una reducción de jornada para minimizar las horas de separación… seguiremos pensando en los hermanos que de mayores apenas se hablan, y leyendo sobre las ventajas de ser hijo único.

Imágenes: Pixabay

Colaboraciones MMM
Colaboraciones MMM
Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos. Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Yo siempre tuve claro que no quería un solo hij@. Desconozco los detalles de tu situación y por eso, es muy arriesgado (incluso, maleducado por mi parte!) pero te diría que te lances a la piscina. Los problemas se arreglan sobre la marcha. Aunque te toquen dos hermanos que no son uña y carne como en el caso de mis hijos, la crianza del segundo es infinitamente mas fácil en madres como tú, informadas y preparadas. Ánimo!! Decidais lo que decidais, será lo correcto!!

  2. Creo que esta es una de las mejores ocasiones para callarme cualquier consejo, creo que ya te los sabes todos.
    ¿No?
    Así que te voy a hacer un ruego:
    Que decidas lo que decidas, no te sientas culpable.

  3. Hola, no soy nadie para decirte que hacer pero puedo contarte mi experiencia, mis hijos se llevan 7 años, el mayor tiene 15 y la peque 8. El mayor fue un bebe tranquilo, un hijo trampa y la peque es bastante intensa, yo siempre supe que quería tener más de un hijo así que no dude al respecto. Lo único es que si tienes un hijo no puedes tenerlo para darle un hermanito a tu hijo, tienes que tenerlo porque tú y tu pareja lo deseáis. Cada niño es un mundo y que le mayor haya sido intenso no significa que el segundo vaya a ser igual, pero ya te digo valóralo, chárlalo con tu pareja y seguro que tomáis la mejor decisión

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo