domingo, julio 3, 2022
InicioLifeStyleEl control de las mujeres a través de los minibolsos de boda

El control de las mujeres a través de los minibolsos de boda

Clutch Angelina

El fin de semana pasado acabé con la temporada de bodas de este año y no puedo dejar de preguntarme hasta cuándo la sociedad nos torturará a las mujeres con la moda de llevar a las bodas un minibolso. Sí, ese bolso tan cuqui que viste en la tienda y que compraste a precio de oro porque era justo el que te hacía juego con los zapatos y con el tocado pero que cuando llegas a casa no te caben ni las llaves sin deformarse.

¿De quién es la idea de que las mujeres, cuando queremos ir arregladas, tenemos que llevar un clutch? Porque lo veo poco práctico, sobre todo en combinación con otra idea malvada como es hacer los vestidos sin bolsillos. Y no me vengáis con que me despegue del móvil porque incluso sin móvil, si meto el monedero en el bolso no me cabe nada más.

El bolso dino, súper ponible en bodas, bautizos, comuniones y armaggedons.
El bolso dino, súper ponible en bodas, bautizos, comuniones y armaggedons.

Porque si el objetivo de un bolso de mano es ser cuqui, casi prefiero llevar otro complemento como un reloj de pulsera que no me vaya a dejar encima de la mesa o que se destroce si lo cierras con mucho ímpetu. Eso por no hablar del consumismo al que te obligan en la misma zapatería donde te compras esos zapatos forrados de raso cuando el vendedor te insiste: “mujer, un clutch dorado es tan 2012, ¿por qué no te llevas este que simula una raja de sandía/un libro/un geranio?” Y claro, como ya te has dejado una inversión en los zapatos y como necesitas sentirte bien y sabes que tu bolso dorado no va a estar a la altura del resto de tu outfit pues sales de la tienda con tu clutch que tiene forma de cesta de rosquillas y sabes que vas a triunfar.

El bolso es mono, pero vas a tener que hacerle un Leticia Sabater para poder meter el móvil
El bolso es mono, pero vas a tener que hacerle un Leticia Sabater para poder meter el móvil

Otro de los problemas de los bolsos que llevamos a las bodas es que la mayoría se cierran con un imán, que como todos sabemos, es el mejor amigo de las tarjetas de crédito en particular y de los títulos de transporte en general. Vale que ya, con el pasar de las bodas, las nocheviejas y los años, ya nos hemos espabilado y no caemos en la trampa de poner la tarjeta dentro del bolso pero no me digáis que no es un engorro.

A este le llamaré "me voy de la boda la última y así paso la mopa"
A este le llamaré “me voy de la boda la última y así paso la mopa”

Por último está el tema de que los clutches no son nada ponibles, a no ser que vivamos en el universo de Gossip Girl donde todos los días son nochevieja y podemos dar rienda suelta a nuestro armario brilli brilli. ¿Veis cómo nos someten con un simple bolso o soy yo la única que veo aquí una conspiración?

Los bolsos son de Asos: bolso dino, clutch negro, bolso mopa.

Patch
Patchhttp://www.noesundesfile.com
Periodista, bloguera, amansadora de fieras, @communitymadre y tratando de conquistar el mundo desde los 80. Puedes encontrarme en No es un desfile donde voy contando mis tonterías desde 2003. ¡Ah! Y ahora he escrito un libro Responde primero a la segunda pregunta.
RELATED ARTICLES

15 COMENTARIOS

  1. Odio ese tipo de bolsos, sólo he usado una vez y nunca más. Por cierto ese que has mencionado en forma de corte de sandía me suena mucho… alguien puso una foto por las redes hace meses no? Walewska quizá? Me suena, me suena!

  2. Yo desde que tengo a los niños no llevo bolso. Con eso de que tengo que sujetar al bebé y al mayor, que no llega ni a los tres años, me he liberado. Que piensen lo que quieran. Bastante cargada voy con pañales, toallitas, ropa de cambio, puré, babero, trona portátil, etc. Vamos, que ya lo que me faltaba, tener que hacer tetris en el bolso. Si eso lo hago ya con el maletero.

  3. Cero prácticos, por eso nunca me he comprado uno. A la mayoría de bodas he ido sin bolso; a las últimas he llevado pero como mínimo cabía móvil, pelas, llaves y clínnex. Y seguro q algo más . Eso sí, mi época de bodas pasó hace años

  4. Hace unos años tuve 7bodas en el mismo año imagina que locura. A las últimas ya me cansé y busqué unos bolsos donde entrase algo mas que el DNI y un paquete de pañuelos. No soporto salir de casa sin mi DNI, algo de dinero o tarjeta del banco, movil y un paquete de pañuelos. Las llaves que las cargue mi marido Jajajaja.
    Suerte en la búsqueda del bolso perfecto para las BBC 😉

  5. Aquí la poco trendy de turno, a la que no se le había ni asado por la imaginación que el cierre de estos bolos me pudiera fastidiar la tarjeta. Ay señor, lo que me queda que vivir y que aprender!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión