jueves, junio 30, 2022
InicioLifeStyleObjetivo: dejar de ser una pathetic runner

Objetivo: dejar de ser una pathetic runner

corredora

Desde hace un un año o dos tengo como objetivo dejar de ser una pathetic runner. He tenido temporadas en las que he conseguido mejorar mi forma física y coger una rutina para correr, pero la verdad es que me dura poco tiempo.

Lo tengo algo complicado porque cuando iba al colegio y hacía educación física, normalmente aprobaba con nota cualquier disciplina deportiva excepto las carreras de fondo.

Si me decían que corriendo 30 minutos tenía un cinco pelao y corriendo 32 minutos iba a conseguir un 6, yo corría 29 minutos y medio y luchaba por escaquearme de los 30 segundos restantes y aprobar justito.

Yo soy más de potencia en velocidad y elasticidad. El fondo físico no es lo mío.

Sin embargo, a pesar de mis dificultades para aguantar sin ahogarme, pienso que salir a correr es el deporte perfecto para mí porque:

  • No tengo que ir al gimnasio
  • En total pierdo menos de una hora (en comparación con el gimnasio que siempre tardo más)
  • Puedo salir en cualquier sitio (si me voy de viaje también puedo hacerlo)
  • No necesito tener un horario fijo. Si tengo media hora, puedo salir a correr
  • Es un deporte que puedo practicar con mis hijas y a ellas les encanta (ahora son ellas las que me lo piden)
  • Está de moda lo que significa que hay dos pasillos enteros en el Decathlon con material ¡dos pasillos!
  • Es un deporte perfecto para mejorar tu capacidad pulmonar, tus huesos y tu circulación (y de paso adelgazar)

Y además reconozco que aunque sufro cantidad, cuando termino de correr me siento genial.

Y es una cosa que me da rabia porque cuando consigo por fin coger una rutina y salir a correr con regularidad veo que avanzo muy rápido, me siento mucho mejor y tengo más ganas de seguir corriendo.

Así que he decidido que esta primavera voy a conseguir pasar de aquí:

Corredor_cansado

A aquí:

corredora_ok

¿Qué voy a hacer para conseguirlo?

La teoría la tengo bastante clara. Cada vez que consigo dejar de sentirme como un pato mareado es porque he seguido estos pasos que te voy a contar.

Comprometerme conmigo misma

Si no me comprometo conmigo misma no lo voy a conseguir, eso lo tengo clarísimo.

Así que este post me sirve como compromiso público conmigo y con todos los que lo estén leyendo 😉

Tener mi música lista

Me ha pasado varias veces que salgo a correr y me dejo el móvil, o los auriculares no funcionan bien…o lo que es peor, mis canciones de correr están mezcladas con audio-chistes de los que me mandan mis primos por el wasap.

Ya se que los puristas dicen que lo mejor es correr en silencio, escuchando tu respiración y tus pies golpeando el suelo…pero lo siento mucho, a mi no me motiva nada.

Yo sin mi música no aguanto ni cinco minutos corriendo.

Yo necesito música fuertecilla además, que me de fuerza en los momentos difíciles.

¿Mis imprescindibles? Linkin Park, Metallica, System of a down, Queen y Pink.

Apuntarme a carreras populares

Casi todos los domingos hay alguna carrera popular en la que se puede participar y no hace falta tener mucho nivel para hacerlo. Es la suerte de que el running esté de moda, que todo el mundo se apunta al carro.

En las carreras hay de todo, corredores principiantes y con mucha experiencia.

Lo que importa no es ganar, sino pasar un buen rato y terminar la carrera.

Apuntarse a una carrera te obliga a tomarte más en serio los entrenamientos.

Implicar a mis hijas

Lo tengo comprobado. Cuando meto a mis hijas en el ajo, todos estamos mucho más motivados para salir a correr.

Además, es mucho más fácil para mi organizarme para salir con ellas, que tener que buscar a alguien que se quede con mis hijas para que yo pueda salir sola.

Cuando sales con tus hijos no puedes correr muchas distancias, ni tampoco ir muy rápido, pero el pasar un rato juntos y pasarlo bien, compensa todo.

Superar el primer mes

El primer mes siempre es el peor.

  • Estás fatal de forma y te entran ganas de llorar cada vez que sales a correr
  • Como no estás acostumbrado a reservar un rato para correr siempre surge algo que te empuja a postponerlo
  • La pereza es horrible

Pero si superas el primer mes empiezas a ver cómo mejoras, te apetece salir a correr y cada vez te sientes mejor.

¿Y después qué?

Pues intentaré mantener mi motivación en lo más alto para no volver a dejarlo otra vez y conseguir de una vez por todas dejar de ser una pathetic runner.

¿Crees que lo conseguiré?
Pilar Martínez
Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

18 COMENTARIOS

  1. Yo también me he propuesto empezar a correr pero de momento no he salido ni un día…me apunto los pasos que dices a ver si con eso me voy animando, voy a empezar por la música jejeje. ya te contaré si lo consigo 😉

  2. Me pillas que acabo de llegar de una carrerita… Y mientras te leía iba asintiendo con la cabeza, jajaja…
    El primer mes es el peor, sí, pero lo peor es echarle ganas y que virus propios y ajenos te impidan salir… Así he estado yo dos meses. Lo bueno es que he vuelto a cogerlo con ganas.
    Y es cierto lo que dices, que cuesta mucho (yo a los 5 minutos ya estoy pensando en darme la vuelta), pero al final recompensa.
    ¡Y yo también lo prefiero al gimnasio! Más barato, más flexible y, para mí, mucho mejor porque voy yo sola y nadie me ve más de 3 segundos hacer el pato mareado, jajajaja…
    Besotes

    • Totalmente de acuerdo Arusca!
      aunque vaya haciendo el cuadro por la calle, al menos sólo me pueden ver durante unos minutos no durante una hora de clase de body combat 😉

      Es cierto que en invierno los virus a veces fastidian todos los planes, pero vale la pena hacer un esfuercito ¿no??

      Bueno!!! a ver si para el verano ya somos unas corredoras natas!
      Un besazo!

  3. Claro que lo conseguirás…. Vamos, y a correr mediasmaratones. Llegando a cierta edad…como que el cuerpo te pide echarte a correr!!

    • Mediasmaratones??
      no creo que llegue a tanto jajaja
      Con aguantar el tipo en un 10K ya me doy por contenta 😉

      Aunque si tú lo haces yo te animo desde la grada jaja
      Un besazo!!

  4. La verdad es que a veces cuesta hacer determinadas cosas, a mi no me gusta correr, pero lo hago, y por que??? pues porque no necesito un gimnasio, y lo adapto a mis horarios, que siendo madre trabajadora como otras tantas parece que una no llega nunca a tener tiempo para nada.

    Así que mientras mi señor esposo está frito como un oso en la cama, y mi hijo ronca como una morsa, a las 6 de la mañana me levantó a pegarme una carrerita, pero como he estado un par de meses floja he vuelto ahora a retomarlas con sudor y lágrimas jaja

    • Me pasa lo mismo Miri!
      me parece que es la forma más independiente de hacer deporte porque las madres tenemos muy poco tiempo y tenemos que optimizar todo lo posible.
      Aún así, te aplaudo de pie ¿a las 6 de la mañana??? madre mía, si todavía no están puestas las calles! jajaja
      Un besazo y venga!!! que lo vamos a conseguir!

  5. Me he sentido tan identificada, que ahora mismo comparto el post.
    Yo tengo más de un año siendo una pathetic runner jaja! Por razones muy parecidas, pero este año me he propuesto correr de verdad y pasar, como tú dices, de una foto a la otra, así que me apunto.
    Un abrazo desde el otro lado del charco!

    • Hola Mirtha,
      a mi lo que más me cuesta es incorporar el running a mi vida normal, al menos al principio.
      Una vez ya tienes la rutina, todo cuesta mucho menos.
      Genial que te animes conmigo!!! en grupo todo es mejor!
      Un besazo

  6. A mí me encanta salir a correr. Intento seguir yendo al gimnasio, pero para hacerlo le robo el tiempo a mi hora de comer, así que ahora, como tengo el gimnasio al lado del trabajo, lo utilizo algún día como vestuario y salgo a correr. No hago mucho, 30 minutos por ahora, pero me sienta estupendamente. Os animo y os apoyo, yo saldré con vosotras una vez a la semana, y en cuanto haga bueno, Whisky (mi perro) nos acompañará algún fin de semana.

    • Ohhhh me encantaría tener perro para poder salir con él!!
      Pero creo que mi gato no me acompañaría en mis carreritas jaja

      Muy buena idea esa de usar el gimnasio de vestuario. Yo conozco gente que se apunta a esos gimnasios low cost y hace lo mismo, así por 20 euros al mes, pueden ducharse y cambiarse después de correr y seguir trabajando.

      Un besazo y a correr!!!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión